Usted se encuentra en: »

P.T. (Personal Trainer) vs P.T. (Professional Trainer). El Eterno Inconformista

En la línea actual de llamar a las cosas por su nombre, hemos destacado las siglas de una de las profesiones mas en auge dentro del ámbito deportivo y por lo tanto que mayor ambigüedad provoca también.

 

Si hacemos un breve recordatorio histórico, podremos vislumbrar como la imagen/propósito del ENTRENADOR PERSONAL ha ido evolucionando desde algo elitista que solo parecía estar al alcance de actores, modelos y gente adinerada a un perfil mas común, mas cercano y abierto a tratar con todo tipo de públicos y sus diversas necesidades.

 

Bajaron los costes para hacer, de un servicio personalizado y elitista, algo mas terrenal, que permitiera al público general acceder a un medio de mejorar su rendimiento, potenciar su estética y cuidar su salud con mayores garantías, que intentándolo a solas o participando en sesiones colectivas.

 

Llegado este punto, se diversificó mucho también el perfil del ENTRENADOR, donde en un principio se exigía la formación mas elevada y elitista que tuviera congruencia con sus servicios/honorarios. Abriendo la oportunidad a otros profesionales que con una menor formación o con formación “en camino” ya podían ofrecer sus servicios a costes mas económicos. La época de crisis económica que pasamos acentuó aún mas esta situación, modificando incluso la manera de ofrecer el servicio y pasando de ser “INDIVIDUALIZADO” a realizarse en “PEQUEÑOS GRUPOS”.

 

La reflexión siguiente viene originada por la motivación y el empeños de aquellos que por encima de ser o de llevar una camiseta donde pueda leerse “ENTRENADOR PERSONAL”, bueno, “PERSONAL TRAINER” que parece mas profesional, se convierten en inconformistas de su trabajo, siendo conscientes de la importancia e influencia de estar trabajando con “personas” en muchos casos con situaciones peculiares que requieren gran atención y profesionalización.

 

Estos ENTRENADORES que no dejan de formarse, que ansían mejorar dia a dia, que no se conforman con sus conocimientos básicos , que leen, se instruyen, prueban, practican, vivencian cada ejercicio, cada progresión antes de aplicarla en cualquier cliente.

 

Que se apoyan en la ciencia, en las experiencias con criterio, que se atreven a innovar con respeto, pero sobretodo aquellos no dejan de preguntarse…

 

Preguntarse es la mejora manera de evaluarse, y como bien decía un famoso autor “la mejor manera de aprender es enseñar”.

 

Preguntas como:

-      Estoy haciendo el 100% de lo que puedo y de lo que se por mis clientes? En serio, no podría hacer algo mas?

-      Si entreno clientes, tengo en cuenta su alimentación en base a algún test fiable de intolerancias que ayuden a alcanzar el objetivo?

-      Estaré ofreciendo la mejor planificación para el objetivo que me han propuesto? Nadie podría mejorarla?

-      Los ejercicios propuestos, serán los mas adecuados teniendo en cuanta las “capas” evolutivas que vamos alcanzando?

-      Ofrezco la mejor variedad de ejercicios y métodos?

-      Mis clientes tiene la mejor técnica de ejecución?

-      Presto atención a la “RECUPERACIÓN” o hago como muchos, solo me encargo de las “CARGAS” y me olvido de que el entrenamiento no acaba con el ultimo ejercicio, sino tras una recuperación adecuada. “Mejoramos cuando descansamos, no cuando entrenamos”

-      Ofrezco lo mejores métodos de recuperación?

-      Se de lesiones? Tengo algún compañero especializado que pueda ayudarme?

-      Soy consciente del grado de supercompensación de cada entrenamiento?

-      Ofrezco una adecuada y “premeditada” atención al apartado mental?

-      Asesoro adecuadamente sobre el equipamiento necesario para entrenar?

-      Utilizo mi mejor versión en el apartado de “marketing profesional”?

-      Dedico el tiempo adecuado a “comunicación” para dar a conocer mi labor profesional?

-      Se comunicar adecuadamente? se usar las redes sociales?

-      Aporto la mejor imagen a mi trabajo?

-      Soy consecuente con mi ROL PROFESIONAL

-      Y un larguísimo etc…

¿Tú tienes las respuestas? O todavía no has empezado a preguntarte?

 

Y siguiendo con el inicio del artículo y hablando de las siglas utilizadas para la promoción del mejor servicio de atención deportiva que puede recibir una persona, con garantías de éxito y seguridad a largo plazo, aparece una nueva forma de leer P.T.

Pasando el PERSONAL TRAINER al PROFESSIONAL TRAINER.