Usted se encuentra en: »

Los Antiinflamatorios ¿Buenos o Malos para entrenar?

Los Antiinflamatorios ¿Buenos o Malos para entrenar?

El deporte no está exento de riesgos y cuando abusamos de él o incurrimos en una inadecuada ejecución, éste puede provocarnos diversos tipos de dolencias, que si no sabemos tratarlas derivarán en lesiones. La consecuencia directa y un mal menor, será tener que optar por un periodo de descanso obligatorio en que el trataremos de evaluar el alcance de nuestra lesión y en el que nos deberemos tratar la zona afectada de la mejor manera posible. Otro caso. sería hablar de una lesión seria, en el que los plazos son inciertos y no simplemente bastaría con reposo, si no que una vez determinado su importancia, podríamos incluso llegar a como último punto a una intervención quirúrgica.

A medida que más entrenemos, nuestro cuerpo se irá preparando para una exigencia mayor y serán menos las veces que nos lesionemos. Esto,será debido a que nuestros músculos estarán más preparados, serán más fuertes y, con ello, conseguiremos desarrollar de manera continuada nuestro cuerpo sin la necesidad de tener que detenernos por altercados sufridos por el camino.

A pesar de todo lo mencionado, aunque sea de manera fortuita, estas indeseadas situaciones terminarán haciendo acto de presencia. Todos aquellos que practicamos deporte, seguro que en algún momento de nuestra vida hemos sufrido algún tipo de lesión, por pequeña que sea. En este momento, como primera medida para tratar de atajar el problema, deberemos optar por aplicarnos hielo, tomar analgésicos, antiinflamatorios, etc.

Durante el presente artículo veremos la conveniencia o no de ingerir antiinflamatorios y los diferentes tipos que nos podremos encontrar.

Tipos de antiinflamatorios

Lo primero que hemos de intentar evitar es auto medicarnos, ya que de lo contrario, en la mayoría de los casos, no haremos más que agravar nuestra situación y alargarla en el tiempo. Por tanto, ante una dolencia persistente, nuestro primer consejo será que acudamos a un especialista, para que nos pueda aconsejar el tipo de tratamiento a seguir, acorde con la lesión que padezcamos. Dejándolo en sus manos ahorraremos mucho tiempo y, lo que es más importante, evitaremos lastimarnos otras zonas de nuestro cuerpo.

Uno de los tratamientos más generalizados será la ingesta de antiinflamatorios, ya que como indica la palabra, su función principal será evitar la inflamación de la zona afectada.

En el deporte, un músculo no se inflama porque si, sino que detrás de cada molestia se esconde una causa específica. En determinadas ocasiones, hay que buscar el origen de la inflamación y evitarlo o tratarlo de esa manera. Por ejemplo, si una tendinitis no se cura bien, puede dar lugar a una rotura del músculo. Es por ello que atajando la lesión de raíz podemos evitar que se agrave y conlleve males mucho peores. De ahí, como hemos comentado, la importancia de seguir un tratamiento recomendado por un especialista en la materia.

Las inflamaciones, se suelen aliviar con analgésicos y antinflamatorios, prescritos siempre por facultativo, no obstante, los entrenadores personales y también fisioterapeutas optan por otras técnicas como masajes, bandas adhesivas o bien aplicando hielo en la zona inflamada.

¿Cuáles son los tipos de antinflamatorios?

Dentro de la extensa gama de antinflamatorios, cada vez más hoy en día, podemos destacar varios que serán los más utilizados y que en algún momento seguro que hemos hecho uso de ellos.

Los antiinflamatorios se han pasado a ser unos fármacos cuyo uso se ha convertido en una práctica muy habitual en la clínica habitual por los médicos. De todos modos, por falta de conciencia, dentro de la población en general, hoy en día se produce un abuso de la toma de estos fármacos por rutina que puede conllevar graves consecuencias para la salud.

Se encuentran entre los medicamentos que se consumen más en el mundo, muchas veces sin darnos cuenta que un uso inadecuado puede desencadenar sobre nuestro organismo problemas, complicaciones digestivas, cardiovasculares, renales, hepáticas y hematológicas.
El principal problema es que se ha estandarizado su uso, tanto en pacientes crónicos como en la población en general, cuando lo recomendable es su utilización en ciclos cortos y en dosis bajas, debiendo ser siempre supervisado por un médico. Sólo de este modo conseguiríamos controlar las posibles repercusiones que conlleva su ingesta.

Diversos estudios han concluido que su uso no debería ser superior a un periodo de 48 o 72 horas, ya que su función principal no es curar la lesión, sino que se trata de paliar el dolor derivado de ella. Es por ello que no deberían consumirse si no fueran estrictamente necesarios.
Podríamos clasificar los antiinflamatorios en estos grandes grupos:

  • Corticoides o esteroideos
    Tratan una gran cantidad de problemas y se utilizan para lesiones muy concretas. Reducen la inflamación y a la vez afectan el sistema inmunitario. Suelen ser indicados para periodos los más corto posibles porque a ellos van ligados varios efectos secundarios como los que hemos comentado anteriormente y pueden llegar incluso a debilitar nuestros huesos y a causar cataratas.
    Por tanto, dentro de este grupo, se identificarían a aquellos fármacos más perjudiciales para nuestro organismo y que deberíamos controlar exhaustivamente para tratar de evitar la aparición de problemas mucho más serios.
  • No esteroides
    Conocidos como AINE (anti-inlamatorios no esteroideos). Se utilizan tanto para tratar el dolor como la inflamación. El antinflamatorio más utilizado es el ibuprofeno. Es tan conocido hoy día que se utiliza para inflamaciones agudas.
    El problema al que nos enfrentamos es que su uso es tan común que podemos adquirirlo con gran facilidad. Fuera de las farmacias, no nos resulta raro pedirlo en un bar o a un compañero de trabajo. Deberíamos restringir su uso, o al menos complicar de algún modo su acceso porque estamos contribuyendo a la aparición de multitud de efectos adversos en nuestro organismo.
  • Bromelina
    Se utiliza para pequeñas molestias, es natural y puede utilizarse para lesiones que se producen con más frecuencia y de uso más prolongado de tiempo.

Estudios realizados

Encuestas recientes, demuestran cómo solo en España más del 8 % de la población, ingiere más analgésicos y antinflamatorios del que debería.

Por otra parte, las encuestas revelan que más del 70 % de los corredores, admiten tomar ibuprofeno u otros antinflamatorios antes o después del entrenamiento y competición, para de esta manera mejorar su rendimiento físico.

¿Tiene efectos perjudiciales los antiinflamatorios?

La ingesta de estos medicamentos ,como si fueran caramelos, no nos va a servir para mejorar nuestro rendimiento y tampoco para evitar lesionarnos. Contrariamente a lo que se piensa, estudios realizados, demuestran cómo afectan directamente al intestino y, por tanto, dificulta la recuperación en el entrenamiento.

Además, se ha demostrado, como puede entorpecer el tejido dañado como tendones. Los antinflamatorios, pueden afectar directamente a las llamadas células satélites que son aquellas que se encargan de regenerar el tejido conectivo.
Por otra parte, queda demostrado en numerosos estudios realizados a deportistas, que pueden aumentar el riesgo de deshidratación conllevando a una disminución del sodio en nuestro cuerpo.

CAUSAS DE LA INFLAMACION

La inflamación es una respuesta innata de nuestro cuerpo, que nos avisa de que algo va mal, y que por tanto, hay que tratarlo, el problema viene cuando la inflamación es mayor como por ejemplo, una artritis agravada, la inflamación puede dañar el cuerpo y sufrir un dolor insoportable.
Existen alimentos que debido a su contenido en azucares y grasas pueden causar inflamación en el sistema inmunológico, que puede conllevar a inflamación de los vasos sanguíneos y de las articulaciones.

A su vez también los estudios han demostrado que ciertos aspectos de la vida, como lo son la contaminación y el estrés, entre otros factores negativos, pueden desencadenar esta respuesta inflamatoria.

Estos factores externos, puede conllevar a enfermedades como asma o inflamaciones de la tráquea o del aparato respiratorio. También puede influir en el rendimiento y la fuerza muscular.

Alternativas a los antiinflamatorios quimicos

Los antinflamatorios naturales son una necesidad y una alternativa a los productos y fármacos químicos de ventas en farmacia. Si eres deportista, seguro que has sentido la necesidad en más de una ocasión de tomarte alguno debido al dolor muscular o articular, no obstante como hemos visto, no siempre son recomendables, sino que incluso pueden ser perjudiciales.

Hoy te enseñaremos algunos alimentos que puedes incluir en tu dieta y que no solo tienen la función antinflamatoria, si no que además tiene muchas ventajas y aporta grandes beneficios para tu organismo.

Antiinflamatorio natural - romero

Romero

El romero, es una planta que tiene unas propiedades muy beneficiosas para el cuerpo humano, lo que lo convierte en uno de los antiinflamatorios naturales más efectivos. Puede utilizarse como calmante para el dolor articular.
Antiinflamatorio natural - Eucalipto

Eucalipto

Es un gran aliado de las vías respiratorias por su acción descongestionante, antiséptica, y antinflamatoria. Se recomienda el eucalipto para tratar todo tipo de inflamaciones, ero principalmente de las vías respiratorias
Antiinflamatorio natural - Cola de caballo

Cola de caballo

Al igual que la anterior, la cola de caballo también pertenece a la categoría de “antiinflamatorios naturales”. A parte de un poderoso antinflamatorio su acción diurética es muy importante. Muy usado en las dietas.
Antiinflamatorio natural - Jengifre

Jengibre

Cuando se habla de antiinflamatorios naturales el jengibre es uno por excelencia. Siempre ha sido utilizado con fines medicinales en las culturas de la India y también de China para tratar enfermedades. Tiene efectos antioxidantes y antinflamatorios. Además, es bueno para problemas menstruales.
Antiinflamatorio natural - Lino

Lino

El lino, es bueno para el sistema circulatorio, ayuda a dilatar las arterias, a disminuir la presión arterial, así como a rebajar el colesterol y sobre todo a disminuir las inflamaciones.
Las semillas de lino son muy conocidas por su alto contenido en omega 3.
Antiinflamatorio natural - Cúrcuma

Cúrcuma

Planta nativa de Asia, estudios determinan que es una de las más efectivas para tratar la artritis en ratas, así como las inflamaciones, queda por probar si están efectiva en seres humanos.
Debe de mezclarse en una taza de agua y añade miel y edulcorante para darle más gusto pues es un poco insípido y desagradable al sabor.
Las propiedades de la cúrcuma actúan como un anti-inflamatorio natural.
Antiinflamatorio natural - laurel

Laurel

La hoja de laurel, además de darle sabor a tus comidas, es muy utilizada para torceduras de tobillos, inflamaciones, dolores ciáticos, reuma etc
Se recomienda frotar la zona con aceite esencial de laurel para notar sus rápidos beneficios.
Antiinflamatorio natural - Piña

Piña

La piña, aunque considerada como diurético presenta también poderes antinflamatorios, puedes tomarla como quieras, incluso acompañarla de cualquier infusión que hemos nombrado con anterioridad.
Anti inflamatorio natural - Tila

Tila

La tila además de relajar nuestro organismo, presenta un gran poder para tratar dolores musculares ya arteriales. Debes de tomar de dos a tres tazas ala semana para sentir sus beneficios en tu organismo, además es un gran aliado contra el dolor debido a sus propiedades analgésicas.
Anti-inflamatorio natural - Canela

Canela

Además del gran sabor que le aporta a las comidas, la canela es utilizada para reducir las inflamaciones en los bronquios y en la tráquea, además para muchas otras cosas como reducir problemas gastrointestinales y otros problemas digestivos.
Anti inflamatorio natural - Ajos

Ajo

El ajo, siempre se ha dicho que es muy bueno para el corazón y la circulación no obstante, tiene muchas otras propiedades, como reduce la sensación de dolor, debido a que reduce el líquido que se acumula en las articulaciones.

También, puedes usarlo para tratar los dolores de ciática o bien mezclarlo con jengibre para tratar y aliviar dolencias musculares.

Dicen que para aprovecharte de todos los beneficios puedes incluirlo en todos tus platos, es ideal para calmar los dolores de ciática y también es un buen consejo mezclarlo con otros como, por ejemplo, el jengibre para reducir el dolor muscular y articular.
El ajo es un alimento ideal para tratar dolencias causadas por la inflamación

Como ves, la medicina natural es un gran aliado para tratar las dolencias y sobre todo con amplio poder antinflamatorio, a lo cual puedes recurrir sin necesidad de acudir a lo químico.

Todas estas plantas las puedes encontrar tanto en farmacias como en herboristerías.

¿Te auto médicas para entrenar? No lo hagas

La automedicación es la utilización de medicamentos sin ningún tipo de prescripción facultativa, es algo muy típico en la sociedad, y más con la falta de tiempo. Hoy día contamos con medicamentos para todo, es decir, para dolores de cabeza, de muela, de estómago… sin consultarlo a ningún médico.

La automedicación, puede ser conveniente si se usa para tratar enfermedades leves como gripes, resfriados, alergias, dolores musculares ,dolores de muela etc., incluso existen varios medicamentos que las dan sin ninguna prescripción médica.

Aun así, que se dispense sin receta no quiere decir que sea inocuo y no pueda resultar perjudicial, pues sigue siendo un medicamento.

Otro caso distinto y muy frecuente de automedicación seria, la automedicación con medicamentos que no son EFP y que tienen que ser prescritos por un médico. Esta es una práctica desaconsejada.

Otra cosa es aquellas enfermedades que sí que requieren supervisión facultativa como por ejemplo en casos de infección, generalmente los antibióticos.

En cuanto a la familia de los antinflamatorios cuidado con el estómago, hay algunos que son muy fuertes y debes usarlo o bien con un protector estomacal o bien con algo de comer previamente.

En resumen…

Reiteramos lo dicho anteriormente, no te auto mediques solo, ni aunque pienses que conozcas al dedillo el medicamento en concreto, pues todo puede tener consecuencias y unos efectos secundarios, intenta optar por vías más saludables como la fisioterapia o técnicas alternativas, masajes o bien elemento naturales.

No obstante, puedes consultar siempre a profesionales del fitness, entrenadores personales, o médicos que sepan de lo que hablan y te puedan tratar la lesión, no pienses que al ingerir cualquier tipo de medicación tu rendimiento será mayor.