Valoración pre-activa del cliente para el entrenador personal

Valoración pre-activa del cliente para el entrenador personal

La valoración pre-activa es una de las fases más importantes para un entrenador personal, ya que aquí va a poder obtener información relevante acerca de su cliente, y que deberá emplear en la planificación de sus entrenamientos.

Esta fase se engloba dentro de lo que se conoce como valoración inicial del cliente, y que incluye otros aspectos como la cineantropometría, la valoración del rango articular, la valoración funcional o las ergometrías.

Cualquier entrenador personal debe conocer qué es la valoración pre-activa, así como los cuestionarios a emplear en esta fase y, con ello, poder empezar a trabajar de una forma segura con sus clientes.

Por todo ello, en este artículo te vamos a explicar qué es la valoración pre-activa y cómo te va a ayudar a mejorar tus servicios como entrenador personal, bien trabajando de manera presencial con tus clientes, o bien trabajando de manera online empleando su propia página web.

¿Qué es la valoración pre-activa en el entrenamiento personal?

La valoración pre-activa es una fase del entrenamiento en la cual el entrenador personal se entrevista con su cliente para obtener información relevante acerca del estado de la salud, de la forma física y de las motivaciones y objetivos de esta persona.

Como su nombre indica, la valoración pre-activa se lleva a cabo antes de comenzar a realizar cualquier actividad física, ya que los datos obtenidos deberán tenerse en cuenta a la hora de establecer el tipo de ejercicio del plan de entrenamiento.

Para poder obtener estos datos, el entrenador personal deberá realizar una serie de preguntas y ofrecer unos cuestionarios que su cliente deberá rellenar.

¿Qué datos se obtienen en la valoración pre-activa del entrenamiento?

¿Qué datos se obtienen en la valoración pre-activa del entrenamiento?

Los datos que debe obtener el entrenador personal van a estar relacionados con tres temáticas diferentes:

  • El estado de salud actual y pasado del cliente, así como todo aquello relacionado con ciertos detalles de salud de sus familiares directos.
  • El estado de forma física actual del cliente, así como su trayectoria deportiva hasta el momento actual.
  • Las motivaciones que le han llevado a querer iniciar un plan de entrenamiento con nosotros, su actitud frente al ejercicio físico y los objetivos que desea alcanzar.

Como podemos ver, se trata de información totalmente necesaria para poder establecer un plan de entrenamiento personalizado y adaptado a las condiciones físicas del cliente, y también a sus objetivos.

No olvidemos que la esencia de la actividad que desarrolla un entrenador personal es la de tratar a cada uno de sus clientes de manera totalmente individualizada, y ello es el principal motivo por el cual se contrata a estos profesionales y por el que su trabajo es tan valioso y solicitado actualmente.

¿Cómo se obtienen los datos en la valoración pre-activa?

Para poder obtener los datos en la fase de valoración pre-activa del entrenamiento, el entrenador deberá programar una entrevista con su cliente después de que este haya decidido comenzar a realizar un plan de entrenamiento personalizado.

Durante esta entrevista, el entrenador deberá charlar de manera distendida con el cliente haciendo que este se sienta cómodo y, de esta forma, poder observar su actitud y su forma de ser, algo que va a poder influir a la hora de realizar entrenamientos exigentes o mantenerse constante a lo largo del plan de entrenamiento.

Además de la conversación mantenida con el cliente, durante la cual se deberán efectuar ciertas preguntas, el entrenador personal deberá proporcionar unos cuestionarios que éste deberá contestar.

Estos cuestionarios van a estar relacionados con los temas que ya hemos mencionado anteriormente.

La responsabilidad del entrenador personal en los entrenamientos

La responsabilidad del entrenador personal en los entrenamientos

El entrenador personal va a ser la persona responsable de la seguridad de su cliente durante el tiempo que dure la sesión de entrenamiento.

Esto va a tener que ver mayormente con:

  • Establecer un plan de entrenamiento adecuado al estado físico y de salud del cliente.
  • Controlar que los elementos y maquinaria empleados durante el entrenamiento se encuentren en buen estado, además de controlar la correcta ejecución de los ejercicios.

Con los datos obtenidos en la valoración pre-activa, el entrenador personal evitará, por ejemplo, establecer un plan de entrenamiento de muy elevada intensidad a una persona que padece problemas a nivel cardíaco.

En cualquier caso, el riesgo de padecer cualquier tipo de accidente durante el entrenamiento siempre va a estar presente, por lo que va a ser necesario que un entrenador personal cuente con un seguro de responsabilidad civil.

Este seguro de responsabilidad civil va a cubrir cualquier problema que pueda darse durante los entrenamientos con nuestros clientes.

Actualmente, y debido a la amplia demanda de los servicios que prestan los entrenadores personales, existen compañías que ofrecen seguros de responsabilidad civil para entrenadores personales con precios especiales.

¿Quieres ser un experto en PERSONAL TRAINER?

CURSO DE ENTRENADOR PERSONAL ONLINE DE ALTO RENDIMIENTO

Curso ONLINE con diploma de VALIDEZ INTERNACIONAL

Los cuestionarios de la valoración pre-activa

Nos centramos ahora en los cuestionarios a los que acabamos de hacer referencia, y que el cliente deberá contestar con la mayor sinceridad posible.

Cuestionario PAR-Q

El cuestionario PAR-Q es un cuestionario que plantea una serie de preguntas estandarizadas relacionadas con el estado de salud del cliente.

El número de preguntas puede variar, pero siempre se va a encontrar entre las 7 y las 9 en todos los cuestionarios PAR-Q que encontremos.

Las preguntas más generales del PAR-Q son las siguientes:

  • ¿Alguna vez le ha diagnosticado un médico una enfermedad cardiaca, recomendándole que únicamente realice actividad física supervisada por personal sanitario?
  • ¿Tiene dolores en el pecho producidos por la actividad física?
  • ¿Ha notado dolor en el pecho durante el último mes?
  • ¿Tiende a perder el conocimiento, o el equilibrio, como resultado de mareos?
  • ¿Alguna vez le ha recetado el médico algún fármaco para la presión arterial u otro problema cardiocirculatorio?
  • ¿Tiene alguna alteración ósea o articular que pudiera verse agravada por la actividad física propuesta?
  • ¿Tiene conocimiento, por experiencia propia o debido al consejo de algún médico, de cualquier otra razón física que le impida hacer ejercicio sin supervisión médica?

La respuesta a estas preguntas es SÍ o NO, de forma que, si el cliente responde a cualquiera de ellas con un SÍ, el entrenador personal deberá recomendarle a dicho cliente que, previo al inicio del plan de entrenamiento, consulte con un especialista médico su decisión de comenzar a realizar deporte.

Una vez se tenga la opinión de un médico, y se conozcan las posibles limitaciones y riesgos para esa persona, será el momento de empezar a planificar los entrenamientos en base a estos datos.

Cuestionario de historial médico para el entrenamiento

Cuestionario de historial médico para el entrenamiento

El cuestionario de historial médico para el entrenamiento consiste en una serie de preguntas que van a tener que ver con el estado de salud actual del cliente, así como otras preguntas relacionadas con el estado de salud en tiempos pasados.

Se trata de un cuestionario más personal que el PAR-Q, cuyos datos obtenidos permitirán afinar más el establecimiento de un plan de entrenamiento personalizado por parte del entrenador.

Por otra parte, y como llevamos advirtiendo a lo largo de todo este artículo, conocer estos datos permitirán aumentar la seguridad de los entrenamientos, evitando establecer ejercicio inadecuado e inseguro.

Estas preguntas, más concretamente van a estar relacionadas con:

  • Si el cliente es fumador o no.
  • Si toma o no algún medicamento.
  • Si padece alguna enfermedad cardiovascular.
  • Si padece o ha padecido problemas cardiovasculares.
  • Si ha sido sometido a algún tipo de operación.
  • Si padece problemas hormonales.
  • Si padece problemas respiratorios.
  • Si ha recibido alguna vez la recomendación por parte de personal médico de no hacer ejercicio.

Cuestionario de historial deportivo para el entrenamiento

Este cuestionario a realizar en la fase de valoración pre-activa va a estar relacionado con la actividad física que practica o ha practicado el cliente hasta el momento en el cual ha decidido contactar con nosotros como entrenadores personales.

Además de estos datos que van a tener que ver con el estado físico y de forma del cliente, también se incluyen preguntas relacionadas con su actitud frente al trabajo físico.

¿Deberemos actual igual, como entrenadores personales, ante una persona muy motivada y constante al entrenar, que frente a una persona que acude a nosotros por “obligación” y que le cuesta esforzarse?

Evidentemente no, por ello la fase de valoración pre-activa en el entrenamiento es tan importante para comenzar a planificar en la dirección adecuada el entrenamiento de cada persona.

Estas preguntas del cuestionario de historial deportivo van a girar en tono a los siguientes temas:

  • La práctica de cualquier tipo de deporte de manera regular en los últimos años.
  • Las sensaciones percibidas al hacer deporte.
  • Experiencias negativas sufridas al hacer deporte en el pasado.
  • Valoración de distintas cualidades como la resistencia, flexibilidad, fuerza o coordinación de movimientos.
  • La constancia que suele mostrar el cliente a la hora se seguir un plan de entrenamiento.
  • Los motivos que le llevan a iniciar un plan de entrenamiento con un entrenador personal.
  • Cuánto tiempo quiere entrenar al día, así como el número de sesiones semanales, lo que permitirá establecer la frecuencia de entrenamiento.

Estos son tres de los cuestionarios que se pueden considerar fijos e imprescindibles a realizar en la fase de valoración pre-activa del entrenamiento personal, pero existen otros que van a ayudar a complementar esta información y a poder afinar más en el establecimiento del plan de entrenamiento.

Todos estos cuestionarios e información son explicados en los cursos orientados a formar entrenadores personales, y a capacitarlos para poder ejercer de manera profesional en el mundo del entrenamiento deportivo y del fitness.

¿Para qué sirve la fase de valoración pre-activa?

¿Para qué sirve la fase de valoración pre-activa?

Una vez vistos los datos que obtenemos en la valoración pre-activa del entrenamiento, podemos deducir cuál es la importancia que tienen para el entrenador personal ya que gracias a ellos se podrá:

  • Planificar entrenamientos adecuados a cada persona en función de su estado físico y de salud. No es lo mismo entrenar a una persona de 30 años sin patologías que practica ejercicio de elevado nivel desde los 15 años, que entrenar a otra persona de 55 años que padece hipertensión y que su estilo de vida es mayormente sedentario.
  • Evitar problemas derivados de cualquier patología cardíaca o respiratoria, identificando factores de riesgo.
  • Conocer la actitud de la persona frente al ejercicio físico, el esfuerzo y el sacrificio. Hay personas que por mucha voluntad que tengan para alcanzar un objetivo, cuentan con el problema de desmoronarse moralmente ante cualquier adversidad, o que les cuesta ser constantes con el paso del tiempo. Estas personas van a requerir de un mayor trabajo de psicología y motivación deportiva por parte del entrenador.
  • Conocer los objetivos que desea alcanzar el cliente, así como sus necesidades. No se entrenará igual a la persona que desea perder 10 kilos para mejorar su figura de cara al verano, que a la persona que desea presentarse a un certamen fitness dentro de 1 año esperando obtener un buen resultado.

¿Cómo realizar la fase de valoración pre-activa del entrenamiento?

¿Cómo realizar la fase de valoración pre-activa del entrenamiento?

Cuando un entrenador personal lleva a cabo la valoración pre-activa de sus clientes, estos deben responder tanto a los cuestionarios como a las preguntas que plantea el entrenador.

Como hemos podido ver, algunas de estas preguntas son de carácter personal e íntimo, de forma que constituyen información que únicamente es de interés para el propio entrenador.

Por lo tanto, las entrevistas durante la valoración pre-activa se deberán llevar a cabo en lugares en los cuales el cliente o clienta se sienta a gusto, cómodos y en confianza de poder responder a dichas preguntas con total libertad.

Muchos gimnasios cuentan con salas de recepción en las cuales pueden charlar de manera distendida tanto entrenador como cliente.

En caso de no poder contar con este tipo de salas, otras opciones son lugares abiertos como parques o terrazas, en los cuales las conversaciones no llegan a oídos de otras personas a las cuales no les incumben los temas tratados en las mismas.

En el caso de aquellos entrenadores personales que trabajen de manera online con sus clientes, estas entrevistas se pueden llevar a cabo cómodamente desde casa a través de videoconferencia.

Un entrenador personal no debe olvidar que sus clientes se deben sentir a gusto en todo momento desde que comienzan a recibir sus servicios como profesionales y, evidentemente, en la fase de valoración pre-activa esto también debe ser tenido en cuenta.


Como hemos podido ver, la fase de valoración pre-activa va a ser el punto de inicio sobre el cual se va a empezar a construir el plan de entrenamiento por parte del entrenador personal.