Usted se encuentra en: »

Los Beneficios De Tener Un Core Fuerte Y Entrenado

Cuando nos referimos al core estamos hablando de los músculos de la zona media de nuestro cuerpo, es decir, la zona que comprende toda la región abdominal, la parte baja de la espalda y la cadera. Es una palabra inglesa cuyo significado es núcleo o centro. Entre los músculos más importantes en esta zona nos encontramos:

  • Psoas iliaco, oblicuo interno y externo, serrato mayor, transverso y recto anterior del abdomen en lo referente a la zona abdominal. Son uno de los grupos musculares más conocidos y los que más se trabajan dentro de los grupos que estamos tratando.
  • Cuadrado lumbar, erector espinal, longísimo del dorso, serrato posteroinferior, erector espinal y dorsal ancho para la zona lumbar, músculos que mucha gente pasa por alto en sus entrenamientos y que son importantes, ya que es lugar de paso para la trasferencia de la fuerza que generamos con las piernas y la cadera hacia la parte superior de nuestro cuerpo, o al revés.
  • Flexores de la cadera, isquiotibiales, glúteos y aductores en la zona de la cadera, otra zona olvidada y que tienen funciones importantes, por ejemplo, permitir los movimientos de carrera al correr; y sin olvidarnos también del diafragma que internamente es de gran importancia ya que tiene dos funciones principales: por un lado la función respiratoria, y por otro lado la función estabilizadora, ambas en un equilibrio con la musculatura abdominal.

  El entrenamiento de esta zona de nuestro cuerpo no se debe menospreciar, son músculos que intervienen en muchos movimientos que realizamos y sea cual sea el deporte que practiquemos, el fortalecer nuestro core nos va a proporcionar grandes beneficios tales como:

  • Dar estabilidad: Los músculos de esta zona dotan a nuestro cuerpo de la estabilidad que necesita, así como de la contención para movernos sin sufrir ningún daño. Tienen un papel importante a la hora de proporcionarnos equilibrio cuando realizamos alguna actividad deportiva, como por ejemplo, correr.
  • Reducir el riesgo de sufrir lesiones: Aquí  es donde se inician la mayoría de nuestros movimientos, un core fuerte y entrenado nos permite mantener ciertas posturas minimizando el riesgo de lesiones y proporciona mayor fuerza a nuestras extremidades.
  • Mejorar nuestro rendimiento deportivo: Ya que estos músculos permiten transmitir la energía a nuestros brazos y piernas, además de estabilizar la columna vertebral como ya hemos comentado, esto hará que nuestros movimientos sean más poderosos y efectivos, y como consecuencia de esto, nuestro rendimiento deportivo será mayor. De la misma manera, conseguiremos fatigarnos menos, ya que evitaremos el trabajo innecesario de otros grupos musculares y esto conllevará un menor gasto energético.
  • En mujeres, favorecer una mejor recuperación post-parto: una vez transcurrido el tiempo necesario para poder retomar la actividad deportiva, fortalecer el core puede ayudar a las mujeres que hayan tenido un reciente parto a recuperar con mayor rapidez las funciones del suelo pélvico, a mejorar la postura y la curvatura de la columna vertebral que puede haberse visto afectada durante el embarazo, aliviar el dolor lumbar y de espalda, así como a recuperarse de una posible diástasis abdominal (separación de los músculos rectos del abdomen, quedando muy separados por su línea central).