Usted se encuentra en: »

Que la Fuerza te Acompañe

Tal y como aprendimos antiguamente el concepto de cualidades físicas básicas(Fuerza, Velocidad, Resistencia y Velocidad), se nos plantea un dilema actual:

 

 

Propuesta de estructuración de las características físicas entorno a la fuerza muscular como capacidad física fundamental (Tous, J., 2007).

 

No será la FUERZA la única de las cualidades y el resto, meras MANIFESTACIONES de la misma?

 

La FUERZA esta implícita de manera manifiesta en la VELOCIDAD, llegando a ser una variable fundamental en el desarrollo de la misma. No en vano, podemos encontrar altísimos niveles de fuerza en los practicantes de disciplinas tales como 100m.

Y siguiendo con la misma línea de pensamiento encontramos en los deportes de “RESISTENCIA”  un componente de FUERZA RESISTIDA EN EL TIEMPO. No en vano, se nos escapa la simple operación matemática que sorprende a propios y extraños cuando descubren el nivel de  “FUERZA” que soportan cuando practican Running recibiendo entre 2-5 veces el peso coporal a la altura de los pies y entre 5-9 veces a la altura de las rodillas.

 

Si hacemos un cálculo sencillo encontraremos un dato insólito en cuanto a nivel de impacto y fuerzas soportadas en 1h de carrera a pie. 

  • Corredor: 70kg
  • Valor promedio (ejemplo): 5 veces peso corporal
  • 70 x 5 = 350kg por cada pisada
  • 350kg x 160 pisadas por minuto = 57600 kg soportados por minuto de carrera
  • 57600kg x 60 minutos =3456000kg de impacto soportado en 1h de carrera

 

Con estos datos, parece sencillo entender que una actividad de “Resistencia” sigue basándose en la FUERZA como base, para poder someter al sistema cardiovascular a una nivel de ejercitación adecuado. De echo, podemos observar como en la mayoría de los casos,el descenso de rendimiento en las competiciones de resistencia es una cuestión “muscular” mas que  “cardiovascular”, como se dice en el argot deportivo “se mueren antes las piernas que el corazón”.

Debemos añadir y matizar que los datos obtenidos en este ejemplo, variarán de forma significativa dependiendo de la técnica del corredor, su velocidad, complexión, tipo de calzado, etcc…

  

En este punto, estamos asistiendo a una pequeña RE-EVOLUCIÓN en la planificación de los deportes de resistencia con mayor tendencia a los entrenamientos de FUERZA mediante ejercicios específicos o bien a través de la Alta Intensidad en la practica del mismo deporte dentro de las planificaciones polarizadas o inversas 

Pasando a la última de las cualidades físicas enumeradas, la FLEXIBILIDAD y reconociendo los últimos avances en materia de SHORTENING, podemos observar que dicha cualidad depende de la aplicación de una “Fuerza” que permita “Deformar” la articulación hasta su máxima amplitud. Dicha fuerza puede tener carácter externo (otra persona) o carácter interno (acortamiento voluntario de músculos opuestos).

 

Una vez vistas las anteriores reflexiones, podremos ir viendo múltiples artículos científicos y de difusión que nos muestran como en el ámbito deportivo y de la salud los caminos se dirigen hacia el entrenamiento de la fuerza en sus múltiples tipos de manifestaciones y no olvidemos su alcance no se sitúa únicamente en estos aspectos sino que además se empieza a hablar de el uso de la fuerza para prevenir osteoporosis, mejorar diabetes, recuperar tras esfuerzo aeróbicos importantes, mejoras hormonales, aumento de testosterona, aumento metabolismo basal, prevención obesidad, etc…

 

 

 

Referencias

TOUS, J. (2007). Entrenamiento de la fuerza en los deportes colectivos. Máster profesional en alto rendimiento en deportes de equipo. Mastercede. Barcelona.

GONZÁLEZ BADILLO, J. J., RIBAS SERNA, J., (2002). Bases de la programación del entrenamiento de fuerza. Editorial Inde.

BOSCO, C. (2000). La fuerza muscular. Aspectos metodológicos. Barcelona: INDE.