Usted se encuentra en: »

La utilidad del Entrenamiento Funcional para un Entrenador Personal

La utilidad del Entrenamiento Funcional para un Entrenador Personal

La figura del entrenador personal se ha convertido en un habitual de las salas fitness y gimnasios de la geografía de buena parte del mundo. La actividad de estos profesionales supone, tanto para sus clientes personales como para los centros en los cuales trabajan, un impulso de calidad, conocimientos y motivación a la hora de conseguir resultados y alcanzar objetivos.

La diferencia entre realizar un entrenamiento individual, siguiendo unas pautas generales y contando únicamente con los propios conocimientos, va a distar mucho de un entrenamiento realizado bajo la supervisión constante de una persona formada por entrenadores para cumplir el objetivo de entrenar, con una base teórica y práctica adecuada, y con un certificado que acredita que dicho profesional, efectivamente, está capacitado para ejercer esta labor.

Bien es cierto que los espacios deportivos en los cuales suele hacerse más visible la figura del entrenador personal, y con esto nos referimos a los gimnasios, han creado una imagen encasillada de esta figura profesional, llegando a pensar que únicamente pueden ejercer su labor en personas que desean obtener un cuerpo fitness o musculado.

Sin embargo, y muy lejos de esta imagen creada, un entrenador personal puede ofrecer sus servicios fuera de este ámbito entrenando a personas cuyos objetivos están enfocados a mejorar en otros deportes, y para lograr mejorar notablemente sus capacidades deberá seguir formándose a lo largo de su carrera profesional.

¿Quién entrena en un gimnasio?

 ¿Quién entrena en un gimnasio?

El tipo de cliente mayoritario de los gimnasios es aquel que busca, o bien hipertrofiar su musculatura, o bien tonificar su cuerpo. Dentro de este grupo se incluyen tanto clientes masculinos como femeninos, y a los que se debe añadir el colectivo que desea perder grasa acumulada.

Todo este conjunto de clientes supone un grueso importante en la cartera laboral de cualquier entrenador personal, pero… ¿por qué no ampliar las posibilidades de aumentar el número de clientes?

En los gimnasios también se observa con cierta frecuencia a personas que acuden para fortalecer su cuerpo, de forma que ello repercuta de manera positiva en el rendimiento deportivo obtenido en un deporte que nada tiene que ver con el gimnasio.

Corredores, ciclistas, escaladores, futbolistas… tantos tipos de clientes existirán como deportes podamos nombrar, y todos ellos serán perfectamente válidos, como clientes, para un entrenador personal que sepa guiarles de forma adecuada en la consecución de sus objetivos.

¿Y qué va a necesitar un entrenador personal para poder satisfacer las necesidades de este tipo de cliente? Pues necesitará una herramienta gracias a la cual sea capaz de entrenar a deportistas de diferentes disciplinas, y que no es otra que adquirir una base de conocimientos y práctica en Functional Training o Entrenamiento Funcional.

¿Qué es el Functional Training?

 ¿Qué es el Functional Training?

El Functional Training, o Entrenamiento Funcional, es una forma de entrenamiento que ha existido casi desde los inicios del deporte, por lo que no estamos ante una moda o una nueva actividad, si bien es cierto que su popularidad ha aumentado considerablemente en los últimos años fruto de los notables avances producidos en materia de técnicas y complementos.

Podemos definir el Entrenamiento Funcional como aquel que busca satisfacer las necesidades concretas y específicas de una persona, respecto al desempeño de unas determinadas acciones o de un deporte en concreto, mediante el uso determinados elementos como pueden ser mancuernas, barras, cuerdas, pesas rusas, bosus, fitballs, cuerdas elásticas…

Dentro de esas acciones se encuentra desde lo más cotidiano, como subir unas escaleras cargados con unas bolsas de la compra, hasta actos realizados en un puesto de trabajo durante la jornada laboral.

Pero además, como hemos comentado, también se incluye aquel entrenamiento enfocado a mejorar el rendimiento en un deporte. Por ejemplo, aquella persona que practique running o ciclismo buscará potenciar y fortalecer su tren inferior, pero no de cualquier forma, sino buscando que esa fuerza y potencia se transforme en movimiento de la forma más eficiente posible, y que como podremos imaginar, no será igual en el caso del ciclismo que en el caso del running.

¿Se trata, entonces de prescribir una rutina de pesas para fortalecer las piernas? No. Si fuese únicamente confeccionar una tabla de entrenamiento en aparatos no estaríamos hablando de Entrenamiento Funcional.

Sí que se trata, en cambio, de aplicar ejercicios con peso libre y utilizar otros elementos antes mencionados para fortalecer la musculatura efectuando los movimientos adecuados, los cuales permitirán transferir, en la práctica deportiva, esa ganancia producida durante el entrenamiento.

No encontramos, entonces, ante una herramienta capaz de ser totalmente adaptable y personalizable a cada persona, a cada objetivo, y a cada deporte; algo que constituye la esencia profesional de cualquier entrenador personal.

Las oportunidades laborales que debe aprovechar un entrenador personal

 Las oportunidades laborales que debe aprovechar un entrenador personal

Un entrenador personal es una figura laboral que va a contar con dos alternativas a la hora de ejercer profesionalmente:

  • La primera es la de lograr ser contratado por cualquier centro deportivo que ofrezca servicios de entrenamiento personalizados.

Actualmente existe una gran cantidad de centros deportivos, gimnasios, salas fitness… Este hecho, desde la perspectiva de un cliente, supone un beneficio al contar con una gran variedad donde elegir; pero desde la perspectiva del centro deportivo supone un inconveniente, ya que la competencia obliga a ofrecer exactamente aquello que el cliente busca, a un precio muy competitivo.

¿Cómo van a solucionarlo? Ofreciendo la mayor variedad posible de servicios, entre las que se incluyen los entrenamientos personalizados, no solo en el ámbito del fisicoculturismo, sino en cualquier deporte que cuente con una amplia cantidad de seguidores.

  • La segunda es la de trabajar por cuenta propia. Una amplia cartera de clientes, los cuales queden satisfechos con los resultados obtenidos, será la mayor garantía de éxito profesional para un entrenador personal.

Evidentemente, cuantos más servicios sea capaz de ofrecer un entrenador, mayores probabilidades tendrá para captar nuevos clientes.

Limitarse únicamente al ámbito del fitness y del fisicoculturismo es algo por lo que terminan haciendo buena parte de los entrenadores personales, y esta situación nos va a llevar a un punto similar al que ocurría en el caso de los centros deportivos: competencia.

Saber diferenciarse dentro de un mercado laboral en auge y extremadamente competitivo es una de las mejores estrategias por la que puede optar un profesional y, así, convertirse en una pieza capaz de satisfacer las necesidades de una amplia variedad de clientes.

Los cambios en la sociedad a los cuales debe atender un entrenador personal

 Los cambios en la sociedad a los cuales debe atender un entrenador personal

A poco que seamos algo observadores, nos habremos percatado de que en la sociedad actual se ha impuesto la tendencia de practicar una actividad deportiva de manera regular.

Dos de estas actividades son las ya mencionadas anteriormente, el running, y el ciclismo, pero también encontramos el pádel, natación, tenis, o trail; entre otros.

Todos estos deportes mueven a muchísima gente la cual se marcará unos objetivos a alcanzar. Además, no debemos obviar el hecho de que debido a este auge de las prácticas deportivas, prácticamente cada semana tienen lugar varios eventos deportivos tales como carreras, maratones, marchas ciclistas, trails, torneos de pádel… algo que impulsa a muchos de sus participantes a superarse o a intentar conseguir un determinado puesto o tiempo de finalización.

¿Cuál será la mejor manera de prepararse físicamente para acabar un primer maratón? ¿Cuál sería la mejor forma de mejorar la potencia muscular para poder afrontar con garantías un sprint de cierta duración? ¿Cómo se puede mejorar la potencia del brazo para realizar un potente saque de tenis?

Todas estos objetivos, y los que nos podamos imaginar, van a poder ser trabajados específicamente gracias al entrenamiento funcional.

Algunos ejemplos prácticos: el beneficio del entrenamiento funcional en un corredor y en un ciclista

 Algunos ejemplos prácticos: el beneficio del entrenamiento funcional en un corredor y en un ciclista

Todo corredor o ciclista que busque mejorar de forma notable su rendimiento deportivo deberá, además de entrenar su resistencia y técnica corriendo, trabajar otros aspectos fundamentales y necesarios para el adecuado desempeño físico. Entre estos aspectos encontramos:

  • El trabajo y fortalecimiento del core, o región central del cuerpo formada por los abdominales, glúteos y lumbares, la cual soporta buena parte de la carga que supone nuestro cuerpo cuando corremos, pero que también interviene de manera notable cuando pedaleamos encima de la bicicleta.
  • El mantenimiento de una buena postura corporal mientras se corre o mientras se pedalea, algo totalmente necesario para distribuir adecuadamente las cargas y los esfuerzos, y evitar la aparición de lesiones.
  • Aumento de cada zancada dada al correr mediante el trabajo de toda la cadena muscular implicada en su movimiento. Con esto se conseguirá mejorar la eficiencia del esfuerzo realizado.
  • Mejorar la aplicación del esfuerzo en la dirección adecuada sobre los pedales, de forma que se consiga la mayor transferencia posible de movimiento dentro de la cadena formada por el deportista y la bicicleta.
  • Como consecuencia del trabajo de todos estos aspectos, el riesgo de lesión se reduce considerablemente al focalizar el esfuerzo en aquellos músculos que realmente tienen que trabajar.

Ya hemos comentado que el entrenamiento funcional no consiste en realizar una rutina de pesas clásica, sino que incluye un variado repertorio de ejercicios y complementos.

Por ejemplo, el trabajo con step supone implicar la región del core, supone realizar un movimiento que implica toda la cadena muscular que interviene en el esfuerzo realizado al correr, supone trabajar el equilibrio, y supone poder trabajar cada pierna por separado de forma que ambas realizan el mismo esfuerzo y trabajo.

Este trabajo se puede realizar,  bien de forma que constituya un ejercicio aeróbico, trabajando sin peso adicional y ejecutando una elevada cantidad de repeticiones a un ritmo alegre; o bien  cargando con peso (pesas rusas, por ejemplo),  y realizar menos repeticiones trabajando, en este caso, la fuerza.

 trabajando sin peso adicional y ejecutando una elevada cantidad de repeticiones

El bosu es otro elemento gracias al cual se puede realizar una gran cantidad de ejercicios. Consiste en una semiesfera hinchable, y cuya parte plana es rígida, de forma que constituye una plataforma sobre la cual nos podremos apoyar consiguiendo una situación inestable, y debido a lo cual, además de realizar el ejercicio en cuestión, deberemos preocuparnos también de mantener el equilibrio.

Abdominales apoyados sobre el bosu, zancadas apoyando el pie adelantado sobre él, emplearlo a modo de step para introducir la variable del desequilibrio… las posibilidades son prácticamente ilimitadas y, en todas ellas, se van a trabajar muchos más aspectos y cualidades que en el caso de realizar el mismo ejercicio sobre una superficie estable.

 modo de step para introducir la variable del desequilibrio

Como último ejemplo, realizar sentadillas a una pierna mientras se sujeta una cuerda atada a un punto fijo elevado permite realizar un trabajo de la musculatura de las piernas, trabajar el core, trabajar el equilibrio, trabajar la musculatura de los brazos, y trabajar también la coordinación de los movimientos.

coordinación de los movimientos 

Existe una amplísima cantidad de ejercicios dentro del entrenamiento funcional, además de los citados; y cuyo conocimiento y criterio de aplicación serán de gran utilidad para cualquier entrenador personal que desee iniciarse en el entrenamiento de este tipo de deportistas.

Saber emplear este tipo de entrenamiento es, a día de hoy, y más existiendo también la posibilidad de formarse a distancia, una de las mejores opciones por las cuales puede optar un entrenador personal.