Usted se encuentra en: »

¿Conoces los beneficios de practicar Pilates?

¿Conoces los beneficios de practicar Pilates?

Practicar Pilates ofrece una serie de beneficios que pueden ayudar a una persona a mejorar su calidad de vida.

Se trata de una actividad que, desde hace ya bastantes años, se encuentra en un momento de forma excelente, y el resultado de ello es la gran cantidad de centros que existen acerca de esta disciplina en cualquier ciudad.

Sentirse bien físicamente es importante, pero también lo es sentirse cómodos con nosotros mismos a nivel mental y emocional; y el Pilates es una de las actividades ideales para conseguir alcanzar estos dos objetivos de una forma rápida y efectiva.

Cada sesión de Pilates supone descubrir una nueva forma de mejorar cualquier aspecto de nuestra postura, aliviar molestias musculares, fortalecer nuestra musculatura… por ello es necesario conocer todo lo que es capaz de ofrecernos.

Fortalece músculos y articulaciones, mejorando la tonificación y la movilidad

Fortalece músculos y articulaciones, mejorando la tonificación y la movilidad

El Pilates es capaz de fortalecer la mayor parte de la musculatura del cuerpo, pero si hay una zona que se va a ver beneficiada en gran medida es el core (abdominales, suelo pélvico, lumbares y glúteos).

La musculatura del core se ve implicada en la mayor parte de las acciones que realizamos en nuestro día a día, por ello, reforzar esta zona va a resultar de gran importancia.

Tampoco podemos olvidar que la musculatura de las extremidades y de la parte superior del tronco también se va a ver involucrada en las sesiones de Pilates, debido a la gran variedad de ejercicios que se irán realizando con el paso del tiempo.

Estos ejercicios van a suponer que entren en juego un gran número de articulaciones y que, además, deban realizar esfuerzos al mantener el equilibrio en ciertas posturas, produciéndose su fortalecimiento.

Ayuda a obtener un mayor control sobre el cuerpo

Ayuda a obtener un mayor control sobre el cuerpo

Cada sesión de Pilates supone profundizar en el conocimiento del propio cuerpo de la persona que practica esta disciplina, y conforme más se avanza en esta práctica, mayor control se obtendrá sobre el propio cuerpo.

Esto no solo es posible gracias a la realización “física” de los ejercicios, sino también al mayor control mental que se adquiere y que, evidentemente, influirá sobre el plano físico.

De hecho, así lo afirma el propio creador de esta disciplina (nombrada originariamente Contrología), Joseph Hubertus Pilates:

“Contrologia es la completa coordinación de cuerpo, mente y espíritu. Se logra el dominio de la mente sobre el control total del cuerpo”

Ayuda a reforzar, de manera positiva, nuestro estado mental

Ayuda a reforzar, de manera positiva, nuestro estado mental

Ya hemos apuntado que los beneficios del Pilates se trasladan, también, al plano psicológico. Cualquier actividad deportiva, por lo general, supone un trabajo positivo para la mente, pero en el caso del Pilates esta componente es mucho más fuerte.

Los movimientos se realizan de manera consciente, pero se debe tener en cuenta que a lo largo de la sesión se va a requerir concentración (de hecho, es uno de los seis principios de esta disciplina junto a la respiración, el trabajo del centro o core, el control, la fluidez de movimientos y la precisión de los mismos).

El conjunto global de acciones que supone una sesión de Pilates permitirá trabajar las cualidades mentales de una manera muy intensa y con una gran disciplina, lo que, sin duda, será de gran utilidad en el día a día.

El método Pilates sirve para aliviar dolores y problemas de espalda

El método Pilates sirve para aliviar dolores y problemas de espalda

Este es, sin duda, uno de los beneficios que mayor interés genera en la sociedad; y es que, el Pilates resulta ser una excelente herramienta dentro del campo de la fisioterapia.

De hecho, no es nada raro que cualquier fisioterapeuta opte por formarse en Pilates para poder aplicar los conocimientos adquiridos en sus sesiones de trabajo.

Antes ya hemos mencionado que con esta actividad se trabaja de manera muy intensa toda la musculatura del core, la cual es responsable, entre otras cosas, de ayudarnos a mantener una correcta postura, y que es el origen de muchos dolores de espalda.

Gracias a los ejercicios realizados se consigue, también, descomprimir toda la zona muscular de la región lumbar y de la pelvis, y que puede ser la solución a muchas lumbalgias crónicas.

El Pilates puede ser empleado como método en los procesos de recuperación tras una lesión u operación, es decir, puede ser utilizado como técnica de rehabilitación.

Permite mejorar la elasticidad y la flexibilidad

Permite mejorar la elasticidad y la flexibilidad

La flexibilidad es una de esas cualidades que rara vez se entrenan, aunque se practique de forma habitual un deporte (siempre habrán excepciones, por supuesto). ¿El resultado? Que poco a poco, con el paso de los años, vamos perdiendo esta elasticidad.

En una sesión de Pilates se incluyen ejercicios que trabajan la flexibilidad y la movilidad de la columna; y que se complementan con aquellos que realizan un trabajo muscular más de fuerza y resistencia.

El trabajo de la flexibilidad va a tener consecuencias positivas fuera de las sesiones de Pilates, ya que gracias a ella se reducirá el riesgo de padecer una lesión muscular, permitirá realizar movimientos de mayor amplitud y, también, mejorar el rendimiento deportivo en otras disciplinas que se practiquen, como pueden ser las artes marciales, atletismo…

Permite la alineación correcta del cuerpo

Permite la alineación correcta del cuerpo

Nuestro cuerpo es un mecanismo complejo en el que cada pieza y engranaje funciona de manera sincronizada con todo aquello que se sitúa su alrededor.

Cuando algunas de estas piezas o engranajes fallan, se puede empezar a perder la correcta alineación del cuerpo. Por ejemplo, cuando andamos entran en acción un gran número de músculos y articulaciones; y cuando alguno de los componentes de esos dos grupos falla, es cuando se empezarán a producir problemas de alineación.

El trabajo realizado en Pilates permite, como ya hemos comentado, aliviar las tensiones articulares y musculares, y permite también mejorar la movilidad.

Cuando todo fluye y funciona de manera correcta, y el trabajo realizado en las sesiones comienza a dar sus frutos, nuestro cuerpo tenderá a mantener la alineación adecuada, evitando la aparición de un sinfín de problemas relacionados con la misma.

Mantener la postura adecuada permitirá mejorar notablemente la estabilidad en aquellas posiciones en las cuales mayor tiempo permanezcamos a diario, y es algo que también repercutirá de manera positiva en caso de realizar cualquier otra actividad deportiva.

Permite mejorar la coordinación y el equilibrio

Permite mejorar la coordinación y el equilibrio

En un día cualquiera nos enfrentamos a multitud de situaciones en las cuales debemos hacer uso de estas dos cualidades.

Subir o bajar unas escaleras, pedalear en bicicleta hasta el trabajo, el simple hecho de caminar…

En una sesión de Pilates pueden incluirse algunos elementos de trabajo como son los bosus o las fitballs, y que permiten introducir el componente del desequilibrio haciendo que se trabaje de una manera muy intensa no solo esta habilidad, sino también toda la musculatura implicada en la estabilización de nuestra postura.

También, en estas sesiones de Pilates se trabaja la coordinación de los movimientos ya que, recordamos, los principios de fluidez y precisión han de estar siempre presentes a lo largo de toda la sesión, algo que, poco a poco, irá haciendo que seamos mucho mejores en este aspecto, y lo podamos aplicar en nuestro día a día.

El Pilates nos enseña a respirar correctamente

El Pilates nos enseña a respirar correctamente

Volvemos a hacer referencia a otro de los principios de este método: la respiración.

Este principio es de una gran importancia dentro del Pilates, ya que va a tener mucha influencia sobre el resto de principios, y no solo dentro de esta actividad, sino que casi cualquier acción que realizamos a diario, desde comer, andar, subir unas escaleras, o realizar otra actividad deportiva.

El trabajo de la respiración en Pilates se realiza mediante el uso de la musculatura de la caja torácica, y también mediante movimientos de la zona de las costillas, esternón y clavículas; e inspirando siempre por la nariz y espirando por la boca.

Gracias a este tipo de trabajos se permite el fortalecimiento del suelo pélvico, algo muy indicado y necesario en mujeres embarazadas, que han sido madres recientemente, que han alcanzado la menopausia… y que se trata de sectores de la población que, cada vez más, se deciden por realizar cualquier tipo de actividad que les permita mejorar su calidad de vida.

Además, trabajar la respiración permite liberar el estrés acumulado y liberar tensiones.

Ayuda a conciliar mejor el sueño

Ayuda a conciliar mejor el sueño

Uno de los beneficios asociados a prácticamente cualquier actividad física es el hecho de que, cuando nos metemos en la cama, somos capaces de conciliar el sueño mucho mejor.

En el caso del Pilates esto también va a ocurrir, y de una manera más especial, ya que debido al tipo de trabajo muscular realizado, y también al trabajo de la respiración, las sensaciones con las que contaremos al final del día serán muy placenteras y relajantes.

Pese a lo tranquila que pueda parecer esta actividad, el trabajo físico que se realiza es bastante intenso, y aquellas personas primerizas terminarán las sesiones con la sensación de haber estado realizando un esfuerzo considerable.

Y es que dormir bien es algo de vital importancia para cualquier persona, ya que es un tiempo durante el cual nuestro organismo realiza una serie de funciones específicas y necesarias para garantizar el buen estado de salud y un adecuado rendimiento durante el día.

Gracias al Pilates… nuestra actividad sexual también se verá beneficiada

Gracias al Pilates… nuestra actividad sexual también se verá beneficiada

Ya hemos repetido en multitud de ocasiones que el principal trabajo muscular realizado en Pilates se concentra en el core, región en la cual se encuentran multitud de músculos que intervienen de manera directa en las relaciones sexuales, especialmente los situados en la región pélvica.

Este trabajo permite fortalecer estos músculos, aumentar la tensión a la cual se pueden someter, y ello hará que aumenten las sensaciones y el placer obtenidos.

Tanto hombres como mujeres se verán beneficiados en este sentido si practican esta actividad con regularidad y constancia.

Como añadido a todo esto, es posible también que los problemas relacionados con la incontinencia urinaria se vean solucionados o, al menos, mejorados.

¿Y qué es el Pilates?

¿Y qué es el Pilates?

Una vez hemos conocido qué beneficios tiene el Pilates, es un buen momento para saber un poco más acerca de esta disciplina que cuenta con un elevado número de practicantes repartidos por la mayoría de los países del mundo.

Ante tan buen momento de forma, es más que habitual encontrar en cualquier ciudad o localidad numerosos centros especializados en impartir esta actividad.

El método Pilates fue ideado, como ya se ha apuntado, por Joseph Hubertus Pilates, un alemán nacido en el año 1883, y que durante su infancia padeció una serie de enfermedades (asma, raquitismo y fiebre reumática), que le llevaron a desarrollar una musculatura muy debilitada, además de otros problemas físicos.

Con el paso de los años, Pilates empezó a desarrollar un método gracias al cual poder fortalecer y desarrollar todas las carencias físicas con las cuales contaba, y que el bautizó como Contrología.

Poco a poco fue desarrollando una serie de aparatos orientados a la rehabilitación, y que permitían el trabajo de la musculatura de todo el cuerpo. Esos aparatos eran los prototipos de los que hoy se utilizan en una sesión de Pilates máquinas, es decir, el Cadillac, la Silla, el Reformer, el barril o el corrector espinal.

El uso de estas máquinas, junto a la realización de muy diversos ejercicios basados en movimientos y posturas concretas, en la respiración y en la concentración, constituye lo que hoy en día conocemos como Pilates.

El trabajo de cada uno de sus principios permite formar un conjunto global en el cual se permite la mejora en todos los aspectos que incumben en la vida diaria de una persona, tal y como hemos podido comprobar.

Como valor final añadido a todo lo explicado hasta ahora, prácticamente cualquier persona que lo desee puede practicar Pilates, desde adolescentes hasta los más mayores, mujeres embarazadas, personas que han padecido cualquier tipo de lesión y desean realizar un proceso de rehabilitación, personas que deseen emplearlo como complemento a cualquier otra actividad deportiva…