Usted se encuentra en: »

Mejora la circulación sanguínea con la alimentación

Mejora la circulación sanguínea con la alimentación

La mala circulación sanguínea suele ser un problema frecuente, provoca manos y pies fríos, pesadez de piernas, calambres nocturnos, celulitis, y otros síntomas. Esto es debido a que las paredes de los vasos sanguíneos pierden elasticidad y como consecuencia lógica la circulación de la sangre se dificulta. Uno de los factores que causan la aparición de los problemas circulatorios es que se acumulan lípidos en las paredes de los vasos sanguíneos, aunque los motivos por lo que se produce un trastorno de este tipo pueden ser variados. Como en todo el componente genético es importante de ahí la importancia de una buena dieta en el colectivo de personas con esta predisposición. Hay que evitar las grasas saturadas de los alimentos, este tipo de grasa se encuentra en los productos lácteos enteros, mantequilla, embutidos, repostería industrial, así como en la mayoría de platos precocinados.

También debemos controlar el consumo de sal ya que el sodio tiene el efecto de retener agua, no debemos añadir sal a los alimentos y además controlar el porcentaje de este mineral en los alimentos. Otros enemigos que perjudican nuestra circulación sanguínea son, el café, el alcohol y el perseguido tabaco. 

En el otro bando encontramos los alimentos que por su composición nos pueden ayudar a mejorar los posibles problemas circulatorios. La grasa poliinsaturada al contrario de la saturada, tiene la capacidad de disminuir la viscosidad de la sangre lo que favorece una mejor corriente sanguínea. Estas grasas las encontramos en el aceite de oliva y girasol, en los frutos secos y en el pescado azul, etc. Estas grasas aumentan el colesterol bueno y consiguen que el mal colesterol no se pueda acumular en las arterias, al contrario del sodio si es bueno incrementar el consumo de potasio con alimentos ricos de este mineral, como frutas, verduras, legumbres, hortalizas, cereales integrales, todos estos alimentos vegetales nos aportan una cantidad importante de fibra, ya que esta tiene la capacidad de capturar ciertas sustancias a nivel intestinal entre ellas las grasas e impedir su absorción.

No debemos olvidar lo importante de aumentar el consumo de agua entre comidas para ayudar a la eliminación de toxinas. Utilizar las infusiones es una forma agradable de aumentar el consumo de agua, seguro que existen de entre todas alguna que nos resulta de agradable sabor, aunque entre todas, la más recomendable para ayudar a tener una buena circulación es el té rojo, mínimo una taza diaria.

Unos minutos con las piernas en alto favorecerá el retorno venoso.

El cierre de este artículo es para recalcar una vez más la práctica regular de cualquier actividad física, un valor añadido imprescindible que junto a lo anterior expuesto nos garantiza una mejor circulación sanguínea.