Usted se encuentra en: »

¿Has Oido Hablar de la Cetosis?

Se trata de una práctica muy común en el mundo del fitness y más ahora que se acerca el verano y nos centramos en conseguir esos cuerpos definidos y tonificados.

Básicamente se trata de una dieta en la que reducimos considerablemente la ingesta de hidratos de carbono. Con ello, conseguiremos transformar las grasas de nuestro cuerpo en glucógeno que suministrará la energía requerida por nuestro organismo.

Por tanto, durante este proceso conseguiremos quemar grasas de manera más fácil y rápida, siendo éste el objetivo común de la mayor parte de las dietas a las que nos sometemos a lo largo de nuestra vida.

 

FUNCIONAMIENTO DE NUESTRO ORGANISMO

La principal  fuente de energía de nuestro organismo son los hidratos de carbono. Una vez se encuentran su interior sufren un proceso en el cual pasarán a transformarse en glucosa. Ésta, cuando entra en contacto con la sangre sufrirá otra transformación que la convertirá en glucógeno que, al depositarse en los músculos y el hígado proporcionará la energía instantánea que nuestro organismo requiere.

Mediante de la práctica de la cetosis lo que haremos será alterar la normalidad de este proceso. Cuando nuestro organismo vaya a aprovisionarse de estos hidratos de carbono como fuente de energía principal y vea su escasez, tendrá que recurrir a las grasas como combustible alternativo. De este modo, conseguiremos de una manera más rápida y eficaz quemar estas grasas indeseadas que tanto nos perturban.

 

ALIMENTOS CON ALTO CONTENIDO DE HIDRATOS DE CARBONO

Para facilitar esta práctica, a continuación pasaremos a enumerar brevemente aquellos alimentos con mayor contenido de hidratos de carbono. Reduciendo su ingesta, conseguiremos alcanzar el objetivo de eliminar nuestras grasas con mayor facilidad.

Entre los más conocidos y con mayor cantidad, destacaríamos:

-        Azúcar, chicles, caramelos, cereales: Entre el 99% y 83 %.

-        Arroz: Con un 81% de hidratos.

-        Chocolate en polvo: Con un 77%.

-        Miel: Un 75%.

-        Papillas.

-        Pasta: Un 70%.

-        Bombones, dátiles, galletas, etc.

¿CUÁLES SON SUS EFECTOS?

La reducción de manera demasiado elevada y drástica de hidratos de carbono en nuestra dieta habitual, podrá acarrear ciertos efectos negativos que deberemos tratar de evitar, ya que de lo contrario podrán resultar nocivos para nuestro organismo. Serán tales como:

-        Náuseas

-        Pérdida de apetito

-        Sudor fuerte

-        Pérdida de calcio y músculo

 

Por tanto, tal y como hemos comentado, todas las dietas tendrán como elemento común la reducción de hidratos de carbono en las comidas. Para una correcta ejecución, deberemos mantener una cantidad suficiente que nos proporcione cierta energía y que nos ayude a compatibilizar con la práctica de ejercicio, ya que el deporte resulta fundamental para tener una vida saludable y equilibrada.