¿Qué es la cetosis? Beneficios y riesgos

¿Qué es la cetosis? Beneficios y riesgos

La cetosis es un concepto que se ha mantenido de moda desde hace ya unos cuantos años. Parte de la culpa de esta moda en torno a la cetosis la tiene la llamada dieta keto o cetogénica, orientada a la pérdida de grasa corporal.

Y es que la pérdida de grasa es uno de los objetivos que persigue mucha gente, desde personas que quieren dar un cambio a su imagen a deportistas que entran en la fase de definición y deben reducir su nivel de grasa corporal en un tiempo determinado.

De hecho, se trata de un tipo de dieta que suele tenerse en cuenta a la hora de hablar de nutrición deportiva, campo que resulta de gran utilidad para cualquier entrenador personal o persona aficionada al deporte.

Sin embargo, es conveniente conocer con detalle qué es la cetosis y todos los cambios que conlleva a nivel orgánico, para evitar crear situaciones perjudiciales para nuestra salud.

Son muchas las personas que deciden empezar una dieta cetogénica para poder favorecer este estado de cetosis, sin tener en cuenta ciertos aspectos que pueden llegar a ser peligrosos para el buen estado de salud de nuestro organismo.

¿Qué es la cetosis?

La cetosis es un estado metabólico provocado por un déficit en el aporte de hidratos de carbono en el organismo. Este déficit va a favorecer que se produzca un catabolismo de grasas para poder obtener energía.

Como bien sabemos, los carbohidratos son la principal fuente de energía del organismo, siendo la glucosa la molécula mínima con la cual se trabaja.

Ante la falta o aporte insuficiente de glucosa, en el organismo se genera esta situación de cetosis creando los cuerpos cetónicos o cetonas. Estos cuerpos cetónicos son los que descomponen las grasas en cadenas cortas para poder obtener energía de ellas.

No podemos olvidar que la glucosa es necesaria, no solo para poder realizar un esfuerzo físico, sino también para que puedan mantenerse en funcionamiento órganos tan importantes como el cerebro.

La dieta cetogénica o keto

La dieta cetogénica o keto

La dieta cetogénica o keto se puso de moda hace ya unos cuantos años debido a que, gracias a ella, se puede perder grasa comiendo precisamente eso, grasa.

¿Y qué es la dieta cetogénica? Se trata de una dieta basada en la ingesta de alimentos ricos en grasas saludables y proteínas, como los pescados, el aguacate, o los aceites vegetales; a la vez que se restringe la ingesta de hidratos de carbono, como cereales, azúcar, y algunas frutas y verduras.

Con ello, lo que se pretende alcanzar es ese estado cetosis, gracias al cual el organismo se ve obligado a emplear las grasas aportadas y las almacenadas como fuente de energía.

Ante lo llamativo de esta dieta, son muchas las personas que se lanzan a realizarla sin conocer bien las consecuencias que puede tener un mal uso de la misma.

Las cetonas responsables de la cetosis

Las cetonas, o cuerpos cetónicos, se generan en el hígado a partir de la grasa que se ingiere en la comida, y también a partir de la grasa almacenada.

Se distinguen tres cuerpos cetónicos:

  • Betahidroxibutirato
  • Acetoacetato
  • Acetona (realmente la acetona es un producto de descomposición del acetoacetato).

Estas cetonas son generadas constantemente por el hígado, independientemente de si se sigue una dieta cetogénica o no, ya que esto ocurre durante la noche, momento en el cual se genera una pequeña cantidad de estas cetonas o cuerpos cetónicos.

Pero va a ser cuando los niveles de glucosa e insulina en el organismo sean mínimos, el momento en el cual se genere una gran cantidad de cetonas.

Por lo tanto, durante los estados de cetosis provocados con la dieta cetogénica nos vamos a encontrar con una gran cantidad de cuerpos cetónicos en el organismo.

Un nivel referencia que se tiene en cuenta para determinar si el organismo ha entrado en cetosis es el de 0,5 mmol/l en sangre de betahidroxibutirato.

¿Quieres saberlo todo sobre Nutrición deportiva?

CURSO DE NUTRICIÓN DEPORTIVA PARA EL ALTO RENDIMIENTO

Curso Online con diploma de VALIDEZ INTERNACIONAL

Beneficios de la cetosis

La cetosis provocada por el seguimiento de una dieta cetogénica ofrece una serie de beneficios que van a facilitar la pérdida de grasa almacenada en el cuerpo.

Este es el principal motivo por el cual una persona decide empezar a realizar una dieta cetogénica, ya que permite definir el cuerpo sin tener que pasar hambre.

Los principales beneficios de la cetosis son:

Permite controlar la sensación de hambre

Existen diversos estudios cuyos resultados indican que el estado de cetosis reduce el apetito.

Es habitual que cuando se entra en cetosis la sensación de hambre se reduzca y aparezca con menos frecuencia. Esto favorece el poder controlar los picoteos entre comidas y, con ello, el poder realizar un mejor reparto calórico al día.

Esto se debe a que durante el estado de cetosis se reduce la segregación de la hormona grelina, una hormona gástrica que se encarga de regular la sensación de hambre.

En estos estudios se pudo comprobar como al terminar el estado de cetosis y empezar a aportar carbohidratos, la cantidad de hormona grelina aumentaba.

Ayuda a perder peso

El principal motivo, como ya hemos dicho, por el que se sigue una dieta cetogénica, y es que resulta bastante adecuada para poder bajar de peso como se ha podido comprobar.

Al limitar la ingesta de carbohidratos, muchas personas tienden a comer menos, y se debe principalmente a dos motivos: uno es la disminución de la segregación de grelina, como acabamos de ver, y el otro es que la proteína tiene un poder para producir saciedad mayor que el de los hidratos de carbono.

Ayudan a perder grasa y mantener músculo

Y hemos visto que a través de la dieta cetogénica se puede perder grasa corporal.

Esta grasa se puede perder, bien para bajar de peso, o bien para conseguir una elevada definición muscular cuando llegue el momento oportuno del año, dentro de la planificación deportiva de un entrenamiento de musculación.

El aporte de cantidades elevadas de proteína, junto a los entrenamientos de fuerza y a una restricción calórica adecuada, permiten perder grasa y mantener buena parte de la masa muscular conseguida durante una fase de volumen.

Pueden ayudar a reducir la resistencia a la insulina

Podemos encontrar también estudios que han llegado a la conclusión de que los estados de cetosis pueden llegar a disminuir la resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina provoca que, cuando esta llega a los receptores ubicados en diferentes puntos del organismo cargada de glucosa, dicho receptores reaccionen de manera débil ante la presencia de esta hormona, haciendo que la insulina libere una cantidad mayor de glucosa en la sangre.

Se trata de un problema que indica que se está desarrollando una diabetes de tipo II.

Los estados de cetosis, junto a un estilo de vida activo con actividad física moderada y constante van a permitir mejorar la resistencia a la insulina y, por lo tanto, prevenir la diabetes de tipo II y todos los problemas asociados a esta enfermedad.

Diferencia entre cetosis y cetoacidosis

Diferencia entre cetosis y cetoacidosis

Ya hemos visto que la cetosis es el estado creado en el organismo cuando se produce un muy bajo aporte de hidratos de carbono durante cierto tiempo; y que debido a ello se generan cetonas o cuerpos cetónicos que se liberan a la sangre.

Cuando la cantidad de cetonas en muy elevada, el organismo va a presentar dificultades para poder filtrarlas y eliminarlas mediante la orina, lo cual va a dar lugar a un estado de acidez metabólica debido a esta presencia elevada de cuerpos cetónicos (que son de carácter ácido).

La cetoacidosis es frecuente en personas que padecen diabetes y que no siguen ningún tratamiento; y se trata de un estado peligroso parea el organismo.

Riesgos y peligros de la cetosis

Hasta ahora hemos visto los beneficios de la cetosis, y lo que nos puede ayudar a conseguir. Sin embargo, se deben saber también que existen ciertos riesgos si no se realiza una dieta cetogénica de manera adecuada.

Lo primero a tener en cuenta es que la cetosis no se puede mantener durante un tiempo prolongado, en parte por la posibilidad de llegar a crear un estado de cetoacidosis, y en parte por la dificultad de seguir este tipo de dieta debido a la restricción de alimentos con carbohidratos.

Otro efecto negativo es que se puede llegar a producir cierto malestar por la transición que se produce al comenzar a quemar grasa para obtener energía en sustitución de los carbohidratos.

Conforme el organismo va consumiendo las reservas de glucógeno y cambia al uso de cetonas, es posible experimentar malestar que incluye dolores de cabeza, mareos, fatiga, náuseas y estreñimiento.

Esto se produce en parte por la deshidratación y por los desequilibrios electrolíticos que ocurren cuando el cuerpo se empieza a adaptar a la cetosis, y normalmente suele darse a partir del tercer día.

En algunas personas, el exceso de proteína puede dar lugar a una pérdida de calcio del organismo por el trabajo de los riñones. Este calcio procede de los huesos, por lo que las personas con osteoporosis o riesgo de padecerla deben tener en cuenta este dato.

Esto, por otra parte, puede facilitar la formación de piedras o cálculos renales en los riñones, algo de lo que se encargó de comprobar este estudio.

Aquellas personas con facilidad para que se de este tipo de problema deberán ser muy cautos a la hora de decidir empezar a realizar una cetogénica.

El hecho de seguir una dieta elevada en grasas puede hacer que las personas con psoriasis, u otros problemas cutáneos, agraven su problema. Es algo que se ha comprobado con estudios como este.

Seguir una dieta cetogénica durante mucho tiempo para alargar el estado de cetosis, puede hacer que se cree un déficit nutricional de calcio, vitamina D y fósforo, tal y como ha comprobado este estudio y también este.

dieta cetogénica durante mucho tiempo para alargar el estado de cetosis


Por lo tanto, llegados este punto, hemos visto que la cetosis es un estado que nos puede ayudar de manera muy efectiva a perder grasa y a aumentar nuestra definición muscular.

Sin embargo, debemos conocer los riesgos que implica llevar a cabo una dieta cetogénica de manera inadecuada, ya que podría suponer el que empiecen a aparecer problemas de salud que generen complicaciones innecesarias.