Usted se encuentra en: »

Eterno Verano ¿Como Afecta a Nuestra Salud?

El cambio climático supone un fenómeno mediante el cual el clima sufre una modificación con respecto al historial que ha ido mostrando a lo largo del tiempo. Todo ello, no sólo será fruto de causas naturales, si no que el hombre jugará un papel fundamental en este negativo proceso.  Se registra en aspectos como las precipitaciones, temperatura, etc.

Las consecuencias poco a poco se han ido agravando y no parar de mostrarse día a día. Se calcula que el nivel de mortandad crecerá hasta 30.000 muertes al año sólo por esta causa en el año 2030 y que podrá llegar hasta las 100.000 muertes para finales de siglo.

 

Por tanto, durante el presente artículo nos encargaremos de ir enumerando brevemente aquellas enfermedades que derivan de este fenómeno y que contribuirán a un empeoramiento de nuestra salud en múltiples aspectos.

 

CONSECUENCIAS SOBRE NUESTRO ORGANISMO

 

El cambio climático supone una gran amenaza para nuestra salud y ante ello deberemos modificar nuestros hábitos de conducta. Especial atención deberemos mostrar en aquellos sectores de la población más vulnerables.

 

  • Fruto del constante aumento de la temperatura registrado, subirán las probabilidades de contraer enfermedades respiratorias, ya que la calidad del aire mermará y repercutirá negativamente en nosotros.

 

  • Como consecuencia del incremento del calor, el mosquito encargado de transmitir enfermedades como la malaria se verá fortalecido. Por tanto, de este modo se contribuirá al aumento de enfermedades infecciosas.

 

  • La disminución de la capa de ozono, llevará a una menor protección y estaremos expuestos en mayor medida a la exposición de los rayos ultravioletas. Por ello, los casos de cáncer de piel se incrementan de manera significativa diariamente.

 

  • El aumento de esporas y alérgenos en el ambiente, llevarán a toda la población a contraer también enfermedades alérgicas y asma, siendo muy común su aparición entre nosotros.

 

  • Aparecerán también enfermedades relacionadas con el consumo de alimentos y agua. El aumento de las temperaturas, la escasez de agua y su baja calidad favorecerán a la aparición de microorganismos como la amibiasis o la salmonelosis.

 

Además de los problemas físicos anteriormente mencionados deberemos tener en cuenta otros de origen mental. Estudios recientes demuestran que estos nuevos escenarios ambientales desembocan en determinadas enfermedades mentales, como por ejemplo el desorden bipolar. Aspectos como la subida de las temperaturas o la escasez de precipitaciones desembozarán en problemas de ansiedad en la población.

 

ADAPTACIÓN AL CAMBIO

 

Resultará imprescindible vigilar aquellas actividades que perjudiquen a nuestro ecosistema. Es por ello que deberemos en estar pendientes del impacto nocivo que pueden acarrear diversos actos que realizamos con el fin de preservar nuestro medio ambiente.

Hechos como el uso de la bicicleta o ir a pie, en lugar de optar por un transporte propulsado por combustibles fósiles, contribuirán a una mejoría notable en nuestra atmósfera y, por tanto, a un ambiente más saludable.

Para que todo ello surja efecto deberá ser promovido por todos los sectores de la sociedad, por políticos, técnicos, etc. Todo ello siguiendo una planificación adecuada y concienciando a la sociedad de que a pesar de que este deterioro del planeta es irreversible, podemos contribuir a que no se sufra la velocidad de los últimos tiempos.

Por tanto, teniendo en cuenta el nuevo escenario al que nos estamos enfrentando, hemos de ser capaces de frenar este desastre y actuar con la mayor brevedad posible porque las consecuencias que estamos sufriendo resultan irreversibles.

Hemos de concienciar a toda la sociedad del impacto negativo que está provocando sobre nuestra salud y ser capaces de contribuir al sostenimiento de un medioambiente mejor o, al menos, no empeorar el actual.