Usted se encuentra en: »

¿Cómo Influye el Deporte en Nuestro Estado de Ánimo?

Todos hemos oído alguna vez que comer chocolate mejora el estado de ánimo, y si a esa mejora de ánimo que nos proporciona el chocolate y aprovechando la energía que también nos aporta, le sumamos el realizar cualquier actividad deportiva estaremos doblemente contentos, ya que está comprobado que realizar deporte influye en nuestro estado de ánimo, y además, de una manera positiva.

Y es que los beneficios que obtenemos al realizar ejercicio físico nos ayudan a mantener nuestro bienestar psicológico, a reducir los estados depresivos en esas etapas en que lo estamos pasando mal por cualquier motivo o a liberarnos de la ansiedad o el estrés que nos produce la monotonía, el trabajo o cualquier problema que no nos podamos quitar de la cabeza.

Cuando practicamos ejercicio liberamos una hormona llamada endorfina, que es la responsable de crear ese estado de felicidad y mejora de ánimo. Las endorfinas son neurotransmisoras de las neuronas de nuestro sistema nervioso y son las responsables de las sensaciones de placer, euforia, felicidad y, en algunas ocasiones, del alivio del dolor. Así pues, ante estímulos positivos, la parte emocional de nuestro cerebro segrega las citadas endorfinas que son captadas por el córtex cerebral o parte donde está ubicada la capacidad de raciocinio y comportamiento inteligente, cuando esto ocurre el cerebro envía la información al cuerpo para que siga repitiendo la acción con el objeto de seguir obteniendo ese efecto placentero.

Siendo así, la práctica de ejercicio regular puede ayudar mucho en el tratamiento de ciertos estados depresivos, un estilo de vida sedentario también aumenta el riesgo de padecer, en algún momento de la vida de una persona, algún estado depresivo, por lo que, aparte de tratar estos estados también ayuda a prevenirlos. Hay que aclarar que para que esto sea así, la práctica del ejercicio que realicemos deberá ser gratificante, y también que la liberación de endorfinas es mayor en ejercicios aeróbicos, sobre todo cuando hay un elevado consumo de oxígeno.

Dejando a un lado los cambios que produce la práctica de ejercicio a nivel hormonal, debemos tener en cuenta que también produce un aumento de la autoestima de la persona, ya sea al ver los resultados de esta práctica en su propio cuerpo (más tonificado o musculado), o por haber realizado alguna mejora de marca (haber bajado unos cuantos segundos el tiempo por kilómetro corriendo o haber aumentado un par de km/h la velocidad media de una salida en bicicleta). También el practicar deportes en equipo ayudará a mejorar el estado de ánimo gracias a la socialización o la satisfacción que produce ganar un partido.

De la misma manera que practicar deporte mejora el estado de ánimo, el afrontar cualquier actividad deportiva con optimismo nos va a ayudar a rendir mejor. Si de entrada pensamos afrontar cualquier actividad, como ir al gimnasio, a desgana no nos va ayudar a progresar y seguramente no demos el 100% de nuestra capacidad, sí que es más probable que acabemos la actividad con mejor estado de ánimo, pero es importante cambiar el chip antes de empezar para aprovechar el tiempo y esfuerzo que vamos a invertir y acabar con el ánimo por las nubes.

 

Arende sobre el Coaching o la Psicología deportivacon nuestros cursos de formación