Usted se encuentra en: »

Las Agujetas, ¿Por Qué Aparecen?

Las Agujetas, ¿Por Qué Aparecen?

Sin duda, una de las cosas más molestas con la que nos encontramos las personas deportistas en infinidad de ocasiones son las agujetas. Todos las conocemos bien y las hemos sufrido, especialmente, cuando hemos retomado la actividad deportiva después de algún parón prolongado, o cuando nos hemos ejercitado a un nivel bastante superior al que estamos acostumbrados.

Las agujetas, cuyo nombre médico es mialgia diferida, se caracterizan por la aparición, de forma tardía, de un dolor muscular punzante tras un esfuerzo físico, como si nos clavaran infinidad de agujas, de ahí su nombre popular. Esta situación se da especialmente cuando hemos realizado algún ejercicio al que no estamos acostumbrados o llevamos tiempo sin realizar.

Una de las causas a la que se suele atribuir, erróneamente, la aparición de esta sensación, es la formación de pequeños cristales de ácido láctico que producen microscópicos desgarros en el interior de los músculos, pero como se acaba de apuntar, esta idea es totalmente errónea. En estudios efectuados con diferentes personas, entre las que se incluían afectados por el síndrome de McArdle, se observó que todas ellas padecían agujetas entre las 24 y 72 horas posteriores. Las personas que padecen el síndrome de McArdle son incapaces de producir ácido láctico, por lo tanto de descarta por completo la hipótesis de que la formación de estos cristales sea la causa de las agujetas.

La teoría mayormente aceptada por la comunidad científica es que se deben a la formación de microrroturas en las fibras muscularesque producen una reacción inflamatoria, causando la molesta sensación que las caracteriza debido a la irritación de las fibras nerviosas. Estas microrroturas se producirán más fácilmente en aquellas fibras menos preparadas a la actividad física, y es por esto por lo que aparecen siempre en personas que nunca han practicado deporte,  o que llevan tiempo sin practicarlo, o en músculos que no se suelen ejercitar con frecuencia en personas deportistas.

Someter a las fibras musculares a un trabajo más intenso del que están acostumbradas también producirá estas microrroturas.

¿Es malo padecer agujetas?
Como todo, en su justa medida, no. Si tras un entrenamiento intenso notamos que tenemos agujetas quiere decir que hemos sometido al músculo a la suficiente intensidad como para romper fibras, siempre que sea una sensación algo molesta pero completamente soportable. Ahora, si no podemos realizar el más mínimo movimiento debido al fuerte dolor quiere decir que nos hemos excedido y que deberíamos ir más poco a poco.

¿Cómo podemos minimizar o evitar la sensación de dolor?
Siempre se ha dicho que un vaso de agua con azúcar después de la práctica del ejercicio evitaría la aparición de las agujetas. Este método resultaría factible si la causa fuese la formación de cristales de ácido láctico debido a que evitaría su aparición, pero como se ha expuesto anteriormente, es falso, por lo tanto, el beber agua azucarada no va a evitar la aparición de las molestas agujetas.

Una forma de minimizar su aparición es realizar un correcto estiramiento pre y post entreno, el estiramiento pre-entreno se debe realizar siempre después del calentamiento, nunca con el músculo frío.

Una vez han aparecido, la aplicación de frío en la zona puede aliviar la molesta sensación que producen, así como la aplicación de cremas antiinflamatorias.

En los casos en que el dolor sea excesivo, podremos recurrir a tratamientos de fisioterapia, como masajes, vendajes neuromusculares o electroterapia.

El hecho de que padezcamos agujetas no quiere decir que no podamos practicar ejercicio, lo que si que deberemos realizar es un muy correcto calentamiento antes de empezar y poco a poco iremos notando como van desapareciendo y podremos ejercitarnos con normalidad.


 Fórmate y trabaja como instructor de Fitness, Musculación y Entrenador Personal