Usted se encuentra en: »

¿Habéis oído hablar del Crossfit?

Se creo en el 96 y fue entonces una nueva tendencia en el Fitness, se trataba del Crossfit. Es un programa de ejercicios con el que sus creadores dicen que se gana fuerza y se consigue un gran acondicionamiento.

Es un todo en uno, combina ejercicios cardiovasculares, resistencia, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, equilibrio, coordinación y precisión. Su práctica aumenta y mejora todos estos ámbitos y crea una respuesta hormonal en todas las vías metabólicas.

Los practicantes corren, reman, saltan, trepan por la cuerda, transportan objetos, mueven grandes cargas, etc. Para ello se utiliza tanto material de gimnasia como pueden ser aros o fitballs así como también diferentes materiales de sala de musculación o fitness como pesos y barras.

También es utilizado como método de entrenamiento para algunos cuerpos armados, como la guardia real danesa o las fuerzas armadas canadienses.

Se ha interpretado el Crossfit como una moda, un deporte, un calentamiento o incluso despectivamente como un culto. Una sesión completa puede durar alrededor de 50 o 60 minutos, y están segmentadas en varios apartados, se incluye un calentamiento, un apartado de habilidades, uno de alta intensidad, uno de fuerza, flexibilidad y vuelta a la calma. En ocasiones, para seguir una rutina, un programa o simplemente poder superarse, se dan sistemas de puntuación a cada parte de la sesión.

Pero el Crossfit nació con controversia, ya que en la actualidad las tendencias en el mundo del fitness tienden hacia el wellnes y la calma. Este método las contradice radicalmente. Algunos especialistas creen que puede tener riesgos para la salud, como por ejemplo cardiacos o un mayor riesgo de lesión al realizar los ejercicios con una mayor frecuencia, intensidad y velocidad.
Es importante la práctica de este ejercicio dentro de unos límites propios y controlando los tiempos y la intensidad.

En contrapunto a esto, y siempre que se realice con el control adecuado, está claro que aporta unas ganancias muy evidentes en cuanto a puesta a punto de nuestro estado físico, nuestra silueta y también por qué no, en nuestra mente.