Usted se encuentra en: »

Pilates, Profesionalidad Ante Todo

 “Pilates es recomendable para todas las personas, sea cual sea su condición. El que lo ponga en duda, es porque nunca realizó Pilates”.

No solo hay que indagar en los resultados que conlleva la práctica en el sistema musculoesquelético. Pilates es mucho más que eso, educa la mente para el movimiento, flexibiliza tus músculos intercostales, aumentando la capacidad pulmonar y la consecuente oxigenación celular, nutriendo el cerebro de más oxígeno, ya que el cerebro es el órgano que más oxígeno consume de todo el cuerpo, y mucho más...

Desde mi punto de vista creo que a la gente le hace falta más respirar...

 

PUNTOS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA TANTO PARA PROFESORES COMO PARA ALUMNOS:

- Pilates no es solo una secuencia de ejercicios bonitos y por niveles. Pilates es consciencia, consciencia en movimiento. Quien practique Pilates debe aprender a reconocer su cuerpo mediante el movimiento y los estímulos que recibe de ello, debe comprender que si ejecuta correctamente los ejercicios, respiraciones, estabilizaciones y todo lo que le sigue, está mejorando su capacidad cognoscitiva y desarrollando nuevas conexiones a nivel neuronal.

- Cada clase y cada ejercicio debe aplicarse la consciencia oportuna y adaptación especifica en función de la capacidad del alumno, para ello hace falta que el profesor sea competente y tenga una correcta formación, de no ser así puede agravar  dolencias o provocarlas.

- Todo profesor debería conocer técnicas y metodologías lingüísticas, como por ejemplo la “PNL” (programación neurolingüística). El conocimiento de esta disciplina favorece la comunicación tanto verbal como no verbal. Se adquiere habilidades para emitir mensajes más específicos, añadiendo imágenes, sensaciones o incluso por su ritmo  de voz al dictar.

- La evolución del alumno depende solo y únicamente del profesor de Pilates, el cual deberá animar y apoyar el alumno para que descubra sus capacidades y herramientas oportunas para conseguir sus objetivos. Este proceso no es fácil para el profesor, ya que deberá prestarse plena atención a las palabras que utiliza cuando dicta en sus clases, para captar la atención de sus alumnos con estímulos tanto verbales como no verbales (una palmada).

“El saber no sirve de nada si no se practica, es ahí, en la práctica donde se adquiere experiencia y se desarrolla el aprendizaje”

 


Fórmate como Monitor de Pilates y conoce todos sus beneficios