Usted se encuentra en: »

Pilates para niños

El “Método Pilates” se ha ido abriendo paso día a día, dejando de asociarse a un grupo minoritario y llegando a formar parte de la vida cotidiana de todo tipo de público. Ahora ya no es común sólo trabajar el método Pilates con gente de edad avanzada, con problemas de espalda, por razones terapéuticas, sino que ahora llega más lejos y se extiende al mundo infantil. Los niños cada vez más practican Pilates.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO?

El objetivo fundamental de la práctica de este método en los niños es que seamos conscientes de que su día a día no es como el de los adultos. Llevan mucho peso en las mochilas con sus libros o pasan muchas horas sentados, bien sea en el colegio o cara la televisión.

Esta disciplina es la mejor alternativa para tratar con niños, aconsejablemente de 8 a 9 años de edad.  En estas edades, sus músculos y ligamentos son mucho más flexibles y, por tanto, están más receptivos al trabajo.  Pensemos en cómo hace gimnasia rítmica una niña de nueve años y la elasticidad de sus piernas.

La forma de impartir estas clases es de lo más lúdica posible. No se asemeja a un grupo de personas adultas o edad avanzada. Por supuesto, se está practicando el Método Pilates, y es por ello que se enseña a los niños a trabajar su “control”, a la vez que la flexibilidad de su cuerpo o a conocer su coordinación y equilibrio. Todo esto hará que finalmente se aporte mayor fluidez en sus movimientos.

Los problemas de espalda en los niños se encuentran a la orden de día, convirtiéndose en una de las razones por los que se impone el Método Pilates para ellos. Estos aprenderán a hacer rotaciones y flexiones de columna, así como los alargamientos y estiramientos, con lo que llevará algo básico para nosotros, “mejorar su postura corporal desde pequeños”.

 

¿CÓMO SE TRABAJA?

Como ya hemos dicho previamente, las clases son lúdicas y se hacen en grupo, en pareja a veces, y de forma divertida. Siempre enseñándoles lo básico que deben conocer del Método Pilates y que vean cómo experimentan cambios en su cuerpo.

Algunos de esos cambios, como hemos dicho, serán una mejor flexibilidad, coordinación o concentración, lo que será beneficioso para otros aspectos del menor.

Además, se puede trabajar con diversos materiales como con pelotas pequeñas, fit balls, bosums , cintas elásticas , o cualquier otro material para que los niños no caigan en el aburrimiento.

Los ejercicios que destacamos como básicos y que captan la atención de los niños son algunos como por ejemplo el puente sobre hombros,  pues con este ejercicio trabajaremos toda la prolongación de la columna y además lograremos fortalecer los glúteos así como trabajaran isquiotibiales.

El “cisne” es uno de los ejercicios más apropiados para trabajar con los menores y para corregir la postura corporal. Es muy importante que trabajen la extensión de espalda desde pequeños para evitar problemas de cifosis u otras enfermedades en adultos.

Otro de los ejercicios, a parte de los nombrados anteriormente,  sería el trabajo con pelota para alargar la columna y que se acostumbren a dejar caer el peso sobre ella así como rodarla hacia delante. Son ejercicios de estiramientos perfectos para niños de esta edad.

 

En general y, como conclusión, diríamos que es necesario que en estas edades aprendan uno de los grandes principios y es que cuerpo sólo hay uno. Debemos trabajarlo hoy para ver los frutos el día de mañana. Por tanto,  es muy importante empezar aprender desde bien pequeños algunas de las claves para no crecer con problemas de espalda y practicar los principios claves de los Pilates en otros ámbitos como a nivel académico, entre otros.