Usted se encuentra en: »

La vida es un sueño, nunca mejor dicho

De todos es sabido, la importancia del descanso. Muchos habremos sufrido en nuestras propias carnes, en algún momento de nuestra vida, la falta del mismo por una u otra causa, bien por el temido insomnio, bien por necesidades laborales o recreativas, etc. Las consecuencias de la falta de descanso son desastrosas para la persona, y bastan unas pocas horas, para darnos cuenta de ello.

El sueño es esencial para la vida y es la base de numerosas funciones fisiológicas y psicológicas, como la reparación de los tejidos, el crecimiento, la consolidación de la memoria y el aprendizaje. No todas las personas adultas necesitan el mismo número de horas de sueño, los expertos consideran que dormir menos de 7 horas por noche de forma continuada puede tener consecuencias negativas para el organismo y el cerebro.

Si eres una de esas personas, que tiene problemas para conciliar el sueño, aquí te vamos a enumerar algunos consejos que pueden ayudarte a dormir mejor.

Realiza tu ejercicio diario preferiblemente por la mañana. No practiques ejercicio justo antes de acostarse. Deja pasar al menos cuatro horas.

Evita tomar cafeína o solo hazlo por la mañana y en cantidades limitadas.

Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora. Si creas ese hábito te ayudará a dormir bien.

Acostarse con prendas cómodas que no te molesten ni aprieten te ayudara a dormir mejor.

Evita las comidas copiosas por la noche, pero tampoco te acuestes con hambre. Un vaso de leche tibia puede ayudar a conciliar el sueño.

Procura vaciar la vejiga antes de acostarte.

Mantén la habitación en condiciones óptimas para dormir, es decir sin ruidos, una temperatura cercana a los 20º, sin exceso de luz, etc.

Si alguna vez utilizas pastillas para dormir, no extiendas su uso en el tiempo. Si se prolonga por alguna razón, descansa alguno de los días de cada semana.

Intenta realizar algunos ejercicios de relajación en la cama, aunque al principio te cueste su práctica cotidiana acabará por conseguir sus deseados y demostrados efectos.

Examina tu dormitorio en busca de campos electromagnéticos. Aunque no existe demostración científica, se piensa que estos campos electromagnéticos, pueden afectar determinadas secreciones hormonales. Algunos transformadores pequeños de mala calidad, como el cargador del teléfono móvil, pueden generar campos magnéticos. Procura no tener transformadores muy cerca de tu cabeza (luces halógenas, despertadores, etc.). Existen en el mercado aparatos para medir los campos magnéticos que son muy económicos.

En definitiva duerme bien para vivir mejor.