Usted se encuentra en: »

Fitness en la Playa, beneficiate de sus efectos

Comienza el mes de agosto y, con él, nuestras merecidas vacaciones. Si apuestas por la playa, intenta vencer a la pereza de no hacer nada más que tomar el sol. ¿Conoces todo lo que se puede hacer en la playa y todos los beneficios que nos aporta? Gánale la batalla a la toalla y estar tumbada durante horas al sol, y empieza a activarte. ¿Sabes cómo? 

Primero de todo, decirte que los entrenadores personales también juegan un papel de suma importancia si estás de vacaciones. Muchos de ellos salen a hacer ejercicios contigo “outdoor” para entrenar de forma conjunta. No obstante aquí os dejamos una rutina diaria para ponernos las pilas en vacaciones y, sobre todo, para aprovecharnos de las pequeñas cosas de estar en la playa. 

¿Cuándo? 

Primero de todo, escoge el momento. Cada cuerpo es un mundo y tus deberes serán saber qué momento es más beneficioso para tu cuerpo. Hay gente que le viene de perlas ejercitarse de buena mañana, otras que prefieren tirando a la noche. No obstante, conviene no ejercitar el cuerpo a las horas centrales del día. Tanto a primera hora del día como a última son las más aptas para un pleno rendimiento ya que de este modo evitarás fuertes golpes de calor. 

¿Cómo? 

Dentro y fuera del agua. Puedes a actuar en ambas. 

En el agua podemos trabajar de forma intensa, simplemente nadando. Evitando, claro está, el fuerte oleaje y las corrientes de agua. Hacer 15 minutos al día de natación en el mar nos ayudará a tonificar los músculos de forma más rápida, ya sabemos que nadar es uno de los deportes más completos. Con ello también evitaremos los dolores de espalda y  mejoraremos la respiración. Además, en agua del mar es más beneficioso que en la piscina, pues se flota mucho más. 

Tras haber ejercitado nuestro cuerpo dentro del mar, aprovechemos para ir andando por la orilla y trabajar piernas y glúteo. Andar por el mar es más efectivo que andar fuera, pues la corriente del agua hace que nos esforcemos en mayor medida .Además, recuerda que las pequeñas piedrecitas  que están a la orilla del mar nos servirán para activar nuestra circulación. 

Después, puedes aprovechar espacios como escaleras o bancos en el paseo de la playa para realizar flexiones, siendo una gran oportunidad para trabajar bíceps y pectoral, además de poder combinarlo con trabajo de tríceps. No es necesario que hagas mucho, con una serie de 10 o 15 ya tendrás bastante para un día. 

Posteriormente, para bajar pulsaciones, aprovecha el paseo de  la playa realizando una suave caminata. Andar es bueno en multitud de superficies, pero aquí puedes beneficiarte de los efectos de respirar cara al mar y además bajar las pulsaciones del ejercicio realizado. Puedes andar unos 15 minutos e ir disminuyendo la marcha poco a poco. Recuerda que al terminar debes realizar un breve estiramiento, aprovechando los espacios al aire libre, ya que al estar en la playa puedes estirar sentado en la arena y hacer algún ejercicio de relajación y estiramiento de piernas. También estira glúteo  y brazos si los has trabajado. 

Con estos ejercicios habrás quemado de unas 500 a 700 calorías aproximadamente. Si acostumbras a hacerlos todos los días o al menos de 3 a 4 veces por semana, te sentirás mucho mejor y además estarás beneficiándote de la playa y, sobre todo, sacándole beneficio a tus vacaciones. Podrás respirar mejor, evitarás dolores y además te  sentirás más ágil y relajado. La vuelta a septiembre y a tu entrenamiento diario te resultará mucho más fácil.

 

 Y tú ¿a qué esperas para entrenarte en la playa?