Usted se encuentra en: »

Entrenamiento de fuerza con oclusión parcial

ENTRENAMIENTO DE FUERZA CON OCLUSIÓN PARCIAL. NUEVOS HALLAZGOS PARA EL DESARROLLO DE LA HIPERTROFIA MUSCULAR.

El entrenamiento de fuerza con oclusión parcial consiste en realizar series de un volumen elevado de repeticiones con una intensidad mientras se mantienen ocluidas proximalmente las extremidades movilizadas mediante un torniquete flexible y ligero (ver fotografía 1), generando con ello, una reducción significativa de la circulación sanguínea (Sato, 2005; Manini y Clark, 2009). Esta combinación parece incrementar los niveles de hipertrofia muscular obtenidos por el entrenamiento (Loenneke y Pujol 2009) pudiendo resultar una alternativa para el trabajo de fuerza de alta intensidad (Wernbom et al., 2008).

 Fotografía 1. Aplicación de un torniquete para ejecutar el entrenamiento de fuerza con oclusión parcial en miembros inferiores. 

Esta forma de entrenamiento es originaria de Japón, donde se diseñó e investigó por parte del Doctor Sato, hasta conseguir la patente en el año 1997, siendo conocido como KAATSU® (Sato, 2005). Desde entonces se ha investigado mucho, puesto que en Japón se ha incluido desde centros deportivos hasta en hospitales con espectaculares resultados y con un bajo nivel de riesgo (Abe et al., 2005). En una encuesta descriptiva (Abe et al., 2005) que incluía todo tipo de instituciones (un total de 105) donde se ponía de práctica esta forma de entrenamiento  se puede concluir que:

a) Es aplicable a un gran rango de edad, desde jóvenes adultos, hasta ancianos; b) El prin­cipal objetivo de su aplicación fue el fortalecimiento muscular depor­tivo o la promoción de la salud; c) Ha sido aplicado exitosamente en condiciones fisiopatológicas como enfermedades cerebrovasculares, problemas ortopédicos, diabetes mellitus, hipertensión y enfermedades respiratorias; d) El KAATSU ha sido combinado con ejercicios como ca­minar, pedalear y de fuerza; e) La dosis media ha sido desde 5 hasta los 30 minutos, con una frecuencia de entre 1 y 3 días semana­les; f) El 80% de los encuestados está satisfecho con los resultados ob­tenidos; g) Sólo se ha observado un pequeño número de efectos latera­les de carácter leve.

Gracias a las múltiples investigaciones llevadas a cabo en los últimos años se puede destacar los diferentes efectos que provoca su entrenamiento (ver tabla 1).

Efectos agudos

Efectos crónicos

  • Activación muscular similar a la obtenida con cargas moderadas altas 70-80% 1RM.
  • Acumulación de productos metabólicos.
  • Incremento de la respuesta hormonal.
  • Incremento de la síntesis de proteínas.
  • Posibles respuestas favorables a nivel óseo (Loenneke et al., 2012b).

 * Incremento de fuerza

 * Incremento de masa muscular

 * Incremento del consumo de oxigeno post-esfuerzo

Tabla 1. Creado a partir de los originales (Chulvi-Medrano, 2011; Martín-Hernández et al., 2011a,b; Martín y Herrero, 2012).

El principal objetivo de esta combinación de entrenamiento consiste en la obtención de un incremento de la masa muscular (Wernbom et al., 2008; Loenneke y Pujol 2009), y aunque los mecanismos causantes de la hipertrofia muscular siguiente al entrenamiento de fuerza resulta un campo que aun no ha sido del todo desvelado (Schoenfeld, 2010), parece ser que la inflamación a nivel muscular conseguida mediante la oclusión puede ser el estímulo desencadenante de la hipertrofia subsiguiente (Loenneke 2012a), bien sea en jóvenes atletas (Loenneke y Pujol., 2009) o en personas afectadas de sarcopenia (Martín-Hernández et al., 2011a) o en estados de enfermedad y/o lesión. No obstante, diversos estudios basados en la biología molecular han desvelado una serie de respuestas moleculares que induciría un incremento de la tasa en la síntesis de proteínas y con ello la hipertrofia, por ejemplo, Chulvi-Medrano (2011) ha recopilado las siguientes:

ADN (REDD1) (↓), factor 1 alfa inducido por la hipoxia (HIF-1alfa) (↓), inhibidor de la cinasa dependiente de la ciclina 1a p21 (↑), diferenciación miogénica MyoD (↑), muscle-specific ringfinger MuRF1 (↑), miostatina (↑), incremento en la activación de la vía de señalización celular del mammalian target of rapamicin(mTOR), incremento en la actividad de la sintasa-1 del óxido nítrico (NOS-1).

Por otro lado, destacar que este tipo de entrenamiento resulta un poco incómodo, y genera una elevada percepción de esfuerzo, por lo que debe reservarse para estados anímicos de elevada tasa de motivación. Así mismo es una forma de entrenamiento que bien controlada, BAJO LA SUPERVISIÓN DE UN PROFESIONAL CUALIFICADO, resulta segura (Sato, 2005; Abe et al., 2005; Loenneke et al., 2011b).  Las posibilidades de aplicación de este método de entrenamiento quedan resumidas a continuación:

Entrenamiento Oclusión    

  • Jóvenes 
    Incremento de la masa muscular
    Incremento de la fuerza muscular
  • Adultos 
    Evitar e incluso revertir la situaciones de sarcopenia y dinapenia (Manini y Clark, 2009, 2012) 
  • Lesionados y enfermos 
    Evitar atrofias y caquexias
    Posibilidad de reducir el dolor
    Mantener la motricidad funcional 

Para mantener la seguridad durante este tipo de entrenamiento hay que mantener claros los parámetros que definen este tipo de entrenamiento y que son resumidos a continuacion:

  • Entrenamiento oclusivo 
  • Entrenamiento de fuerza
    Intensidad 20-30 /30-50 1 RM
    Repeticiones 20-30 repeticiones al fallo
    Volumen 4-5 series
    Descansos de 30 segundos (recuperación incompleta)
    2-3 sesiones semanales
    Posibilidad de realizar 2 sesiones diarias
  • Oclusión 
    Presión 160-240mm HG (hasta 300 los más exigentes)
    Mantenidos o aliviando entre series 

Para concluir, indicar que es un nuevo método de entrenamiento, que aunque está mostrando sus potentes efectos morfológicos sobre el tamaño muscular y su seguridad de aplicación, aun se encuentra en fase experimental para conocer sus efectos a largo plazo. Por lo que se aplicación debería restringirse a los profesionales especializados en su implementación.

Nota de los autores.

El presente artículo pretende realizar una breve recomendación general para este situación médica particular, lo cual NO SUSTITUIRÁ NUNCA, ni el diagnóstico ni el tratamiento tano médico como fisioterapéutico que se pueda haber emitido. Así mismo, se recomienda que si usted padece la situación tratada a lo largo del artículo, se ponga en contacto con su médico, fisioterapeuta o prescriptor de ejercicio para que puedan realizar un estudio profundo y personalizado de su situación, pudiendo ajustarle al máximo la realización de ejercicio físico o el tratamiento más acertado para usted.