Usted se encuentra en: »

Cuidado Con El Sobreentrenamiento

Como ya sabemos la práctica del ejercicio físico tiene múltiples beneficios ya que ayuda al buen funcionamiento del organismo así como ayuda a la circulación, los músculos y beneficia a muchos aspectos de la vida como dormir mejor o mejora las relaciones externas. Sin embargo todo con exceso es malo, hasta practicar deporte.

El sobreentrenamiento se puede ocasionar después de largas sesiones duras de entrenamiento intensivo y por alimentarnos de forma deficiente, sobre todo si no logramos descansar lo suficiente entre y después de los entrenamientos.

¿Cómo aparece?

El sobreentrenamiento no  aparece en unas horas sino que es un proceso largo que se ocasiona después de realizar una sucesión de cosas mal.

El entrenar en exceso puede ocasionarnos fatiga, dolor muscular, inapetencia, falta de sueño, disminución de los niveles de hormonas sexuales tanto en el hombre como en la mujer adema de muchas otras.

¿Cuáles son las casusas?

Normalmente el sobreentrenaimiento se produce por entrenar en exceso sin limitaciones, lo cual todo en exceso como sabemos es malo.

Nuestros músculos deben de descansar por periodos temporales y si eso no lo realizamos correctamente estarán cansados y no podrán trabajar correctamente.

Además la pérdida de peso también puede ser una causa muy importante debido a que rendiremos mucho menos si nuestros músculos tienen poca masa muscular.

Otra de las causas puede ser el dolor muscular que sufrimos muchas veces después del entrenamiento. El musculo se sobrecarga debido a un esfuerzo alto y ello puede presentarnos molestias. Por ello es adecuado pararnos a descansar y aliviar el musculo dándole calor o ligeros masajes para su pronta recuperación.

 

¿Cómo podemos evitar el sobreesfuerzo?

Si nos gusta entrenar no hay más que alimentarnos de forma correcta, una dieta rica en hidratos de carbono y proteínas nos servirá para mejorar el rendimiento muscular y la fatiga.

Además de todo esto hay que tener en cuenta que es muy importante el estado anímico que adoptemos frente al ejercicio.

En muchas ocasiones la fatiga viene determinada por el estado de ánimo que adoptemos, lo que se puede traducir a un bajo rendimiento. Por ello podemos aconsejar un entrenador personal que nos motive y no marque unas pautas.

 

Los síntomas del sobreesfuerzo.

Los síntomas más comunes de la práctica extrema varían según la persona, sin embargo los más importantes lo conforman el llamado “síndrome de estrés en el entrenamiento”:

. Pérdida de peso y disminución del apetito

.disminución del rendimiento

.alteración del sueño con dificultad para dormir.

.cansancio y falta de motivación

.lesiones frecuentes

.alteración de la coordinación en los movimientos

.lenta recuperación después de la práctica del ejercicio.

 

Además de estos síntomas generales cabe decir que el hombre puede generar trastornos de carácter mental debido a la conducta obsesiva que busca la formación de un cuerpo de escultura y bien formado.

En este trastorno mental el individuo puede entrar en la llamada vigorexia de la que ya hablamos en artículos pasados.

Las personas con este trastorno se encuentran completamente obsesionadas por su cuerpo, por el desarrollo de la musculatura y por la dieta.

 

Por tanto nada de grandes esfuerzos. Lo primero que habría que hacer es identificar la causa del esfuerzo así como los factores externos que intervienen en agravarlos, como el trabajo, la familia etc.

Es muy importante que la persona cobre conciencia del exceso que esta ocasionando y que por tanto se de los descansos necesarios junto con la nutrición adecuada lo que conllevara a una pronta recuperación.

Además debido al sobresfuerzo las lesiones suelen ser más frecuentes, lo que deben de ser tratadas adecuadamente y consultar, si cabe, a un especialista en medicina o un entrenador del Fitnes para que aporte un correcto entrenamiento.

Además de todo esto el deportista mejorará si se le enseñan prácticas para combatir el estrés y por tanto mejorar el aspecto psicológico y no solo físico, lo que sería adecuado que practicara disciplinas como Yoga o Pilates para impregnarse de los múltiples beneficios del mismo y ponerlos en práctica antes de cualquier competición o para paliar la ansiedad, la presión o el miedo que generan las competiciones.

Por tanto como ya henos dicho todo en exceso es malo incluso la práctica del deporte, practicarlo con moderación y sin sobrepasar los límites será lo más aconsejable para mantenernos en el justo equilibrio.