Usted se encuentra en: »

¿Controlas tu Power House?

El powerhouse, core, corsé , faja abdominal entre otros es una de los principios más claves del conocido método Pilates.

Su traducción literal seria “la casa del poder” o como Joseph Pilates lo definía “la central eléctrica del cuerpo”.

Es sin duda lo más difícil del método y no se puede aprender en poco tiempo, necesita una práctica muy constante. Controlar el centro es algo que lleva tiempo y paciencia. Requiere propiocepciçon , concentración así como respiración. Todo esto es lo que englobará el famoso método de la contrología.

¿Dé qué músculos se compone?

El power house es el conjunto muscular que rodea la zona del obligo y engloba el diafragma, la musculatura abdominal, el cuadrado lumbar junto con los músculos de la columna, lumbares y suelo pélvico.

Todos los movimientos en este método deben de iniciarse y mantenerse en esa zona, no solo para fortalecer sino para que sea esa “faja” la que nos ayude a controlar todo el cuerpo para practicar los ejercicios.

El Yoga también comparte esta función, se trata de contracciones musculares en las áreas de los tres diafragmas, reciben el nombre de bandas.

¿ cómo se define en sentido técnico esta contrología?

Sin duda la mejor definición la encontramos por Josep Pilates; La Contrología es la coordinación completa del cuerpo, la mente y el espíritu.

 Con la Contrología se adquiere primero un control completo sobre el propio cuerpo y, luego, con la correcta repetición de sus ejercicios, se obtiene de modo gradual y progresivo el ritmo y la coordinación naturales propios de todas las actividades inconscientes“.

Pero, ¿esto es posible? Muchas veces acudimos a gimnasios o a centros de Pilates y parece que sea una labor muy costosa. Como decía Joseph con 4 veces seguidas cada tres meses notaras el cambio.

Cuando hablamos de cambio hacemos referencia a ir sintiendo como va desarrollándose nuestro cuerpo hacia ideales distintos, a conseguir un mayor vigor  mental incluso anímico pero además a conseguir poco a poco una mejora en la fluidez en los ejercicios y mayor tonificación en la zona abdominal.

¿Cómo conseguirlo?

Como hemos dicho la conciencia sobre nuestro cuerpo es la clave. Pero es de gran importancia el monitor o profesional de esta disciplina que nos imparta la clase. Normalmente es preferible las clases reducidas de Pilates a unas seis u ocho personas máximo para ir corrigiendo a cada una de ellas, pues el control es muy difícil de mantenerlo de forma constante a lo largo de la sesión.

Cada persona es un mundo distinto, no todos tienen la misma flexibilidad ni la misma energía, dependerá de la edad o de las cualidades de cada persona. Justamente, por esto existen distintos niveles para practicar el método y poder realizar ejercicios “personificados” a cada alumno distinto, pero solo se puede conseguir un buen resultado si practicamos el “control”.

Los ejercicios alcanzan su máximo esplendor cuando sabemos coordinar todos nuestros movimientos con unos buenos conocimientos de biomecánica que nos aportará nuestro monitor

Para controlar debemos de tener en cuenta el resto de principios claves, estabilizar, respirar, conectar y mover, el llamado ERCM que no es fácil ponerlo en práctica.

Lo dicho, parece difícil pero de eso se trata. Huir de lugares donde nos venden un método Pilates que consisten en sesiones maratonianas o excesivamente intensas así como las que solo se centra en tonificar sin tener en cuenta los principios básicos del método.

Si logramos conseguir este control de centro llegaremos a conocer más nuestro cuerpo y a lograr esa sensación de elongación que tanto se incide en las sesiones.

Por ultimo decir que el control del centro es de donde sale toda la energía para realizar los movimientos correctamente y que permite reducir o incluso eliminar mucho los problemas de espalda.