Usted se encuentra en: »

Alineación. Una Forma de Mejorar Nuestra Postura Corporal

Quien practique Pilates habrá escuchado términos como; “es básico mantener la alineación de nuestro cuerpo”  o “proyectemos coronilla hacia el techo”, entre otros.

Sabemos que por factores externos nunca nos encontramos en buena posición. Nuestros trabajos o labores diarias nos hacen adaptar posturas un tanto extrañas, tales como escribir a ordenador, estar 8 horas de pie, trabajar en la  obra o realizando múltiples actividades que nos incitan a adquirir posturas molestas para nuestro cuerpo.

Por ello, es necesario mantener una posición adecuada. La alineación es un término básico para cualquier monitor de Pilates.

 

¿QUE ENTENDEMOS POR UNA BUENA POSTURA?

Adaptamos una buena postura cuando nuestra columna vertebral mantiene sus curvaturas naturales junto con todo el conjunto de músculos, articulaciones, ligamentos y todo es sistema óseo de nuestro cuerpo.

Tener una buena postura es clave para realizar cualquier actividad física, no solo aplicado al método Pilates, sino también es necesario a la hora de correr, bailar o ponernos a trabajar.

 

¿POR QUE DEBEMOS DE ESTAR BIEN ALINEADOS?

La alineación es básica para que nuestros músculos y huesos funcionen correctamente, pero no solo para esto. Con una buena alineación corporal sentiremos que trabajamos con un gran equilibrio y nuestros músculos no aguantaran más peso de un lado que de otro. Además no notaremos tanta fatiga a la hora de realizar el ejercicio.

Con una buena alineación evitaremos lesiones en el ejercicio pero además mejoraremos el dolor de espalda así como de cervicales, cuello u hombros.

Además mejora de forma notable la flexibilidad.

 

LA CLAVE DE LA ALINEACION.

El punto clave de un cuerpo bien alineado se encuentra en nuestra columna vertebral.

Como sabemos, nuestra columna vertebral está formada por 33 vertebras, y tiene forma de S.

Para adaptar una buena postura alineada solo debemos dejar que nuestra columna se adapte a sus curvaturas naturales tanto si estamos estáticas como en movimiento.

Todo acto fuera de nuestra curvatura natural de la columna hará que perdamos nuestra alineación corporal.

Una vez alineados tendremos todo nuestro peso bien repartido de forma equilibrada.

Ahora bien, existen muchas formas de encontrar la alineación, ya sea en bipedestación, sentados sobre isquiones, en decúbito dorsal, en decúbito lateral o incluso en cuadripedia.

El método de la “contrología” o método Pilates trabaja mucho con la alineación en estas posturas, a la vez que utiliza los principios de “ concentración , respiración , centralización , así como precisión , control y fluidez en los movimientos”.

 

Ahora bien,  no siempre es fácil mantener una buena alineación de nuestra columna si nuestros trabajos  o labores diarias nos lo impiden, para ello daremos algunos consejos prácticos.

  1. En el trabajo, si pasamos muchas horas sentados sería recomendable trabajar con una silla en la que podamos estirar las piernas cómodamente. Si  trabajamos a ordenador colocar la pantalla a una distancia que nos permita alargar la espalda, bajar los hombros y que nuestros ojos miren directamente al frente.
  2. Es importante también fortalecer la musculatura, la vida sedentaria no ayuda a mejorar nuestra posición corporal. Sería recomendable fortalecer lumbares y espalda. Salir a andar o hacer algo de bicicleta son bunas alternativas.
  3. Debemos ser conscientes en todo momento de nuestra posición corporal, en el lugar que nos encontremos, tanto si es un ambiente disperso con unos amigos como en una reunión de trabajo.
  4. También la obesidad puede ser un problema para poder alinearnos de forma correcta. Debemos de cuidar la alimentación y bajar de peso si es necesario.
  5. Practicar disciplinas interesantes para mejorar estas posiciones, tales como el Pilates, Yoga, danza  o la natación ayudan a adoptar una correcta posición.

 

Por tanto, mantener una buena postura no solo es eficaz para nuestra columna sino que también lo nota nuestra musculatura. Estos sostienen la espina dorsal así como la pelvis y la cadera. Con una buena alineación nuestros músculos tendrán un buen equilibrio sin sufrir excesiva tensión en algunas zonas determinadas.
La correcta alineación no es solo una cuestión de estética sino también a veces se incluyen factores sociales, como hemos dicho debemos de ser conscientes de nuestra posición en cada ámbito de la vida.