Usted se encuentra en: »

Consumo de proteínas y mal aliento

Consumo de proteínas y mal aliento

Hoy en día es muy común entre los deportistas el consumo de suplementos a base de proteínas, muchas  veces sin realizar un entrenamiento físico adecuado, para la ingesta de las grandes cantidades de proteína que se consumen. En realidad estos suplementos solo son efectivos cuando su toma se realiza de una manera correcta  y no simplemente para ponerte “cachas”, cuando se acerca el verano y poder mostrar palmito.

El consumo de estas sustancias ha de realizarse dentro de unas pautas o rutinas de entrenamiento y con unas dosis adecuadas para la carga de trabajo que realicemos a ser posible con el asesoramiento de un nutricionista deportivo y como no de nuestro entrenador personal.

Un problema a la hora de consumir proteínas en exceso,  por las dosis que contienen  estos suplementos, o también por realizar una dieta hiperproteíca, es el mal aliento que produce. Esto es  común en casi todas las personas que consumen estas sustancias y se puede convertir en una molestia muy desagradable.

Cuando la ingesta de alimentos no es equilibrada, tenemos problemas, y cuando seguimos una dieta con altas dosis de proteína, desde luego esta no es equilibrada, ni mucho menos. Esto provoca una acumulación de cetonas en la sangre y ellas son las causantes del mal aliento. El cuerpo produce cetonas cuando quema grasa y cuando no hay carbohidratos en la dieta. Las cetonas son expulsadas del cuerpo con la orina, la transpiración y la respiración. Esta es la causa de la mala respiración en algunas personas que siguen una dieta alta en proteínas, pero este es otro problema  que abordaremos en otro momento.

El mal aliento cuando se siguen este tipo de dietas, es un problema de difícil solución y solo remitirá cuando normalicemos y equilibremos nuestra dieta. Beber mucha agua ayudara a paliar el mal aliento, tener la boca seca produce mal aliento, procure aumentar la cantidad de agua que consume y coma frutas y verduras en abundancia, y por supuesto una correcta higiene bucal (dentífricos, enjuagues, chicles, caramelos etc.), solucionara casi cualquier problema de halitosis o mal aliento.