Usted se encuentra en: »

¿Sabes que es la Tumba Metabolica?

¿Sabes que es la Tumba Metabolica?

¿Cuántas personas conocemos que está en constante dieta? Es un tópico en nuestros días dejarnos llevar por las dietas estrictas a base de verduras y carnes a la plancha pasando de otros nutrientes como los carbohidratos por ejemplo. 

La vida alimenticia de estas personas puede ser algo complicada y es que a veces suelen estropear su metabolismo, pues pueden pasar semanas haciendo dieta estricta y después saltársela comiendo en abundancia cualquier tipo de alimento. 

Como es normal aquí el cuerpo experimenta un gran desajuste, a pesar de ser la maquina más perfecta de la que gozamos no sabe cuándo le va a entrar más o menos alimento y por tanto se puede sentir como “adormilado” y dejar de quemar grasas en un debido momento, fenómeno a través del cual es muy difícil que nuestro cuerpo adelgace ya en este momento. 

¿Cómo evitar sentirse "adormilado"?

Es algo sencillo y se puede simplificar en dos pasos;

  1. En primer lugar, como todos sabemos es bueno hacer las 5 comidas y en escasa cantidad, nada de comer un día muy poco y otro día en abundancia para equilibrar. Todo en su justa medida.
  2. Hacer ejercicio, sabemos que el ejercicio aeróbico es importante, sin embargo las pesas son un gran aliado para reactivar nuestro metabolismo

Se trata de aquella fase en la que nuestro organismo no consigue quemar las grasas deseadas, a pesar de someternos a una dieta pobre en calorías y a realizar un aumento sustancial  de las actividades aeróbicas.

Normalmente se dará en personas que pretenden obtener resultados de un modo drástico, ya que verán cómo, aun ingiriendo un número minúsculo de calorías, dejarán de perder grasas incluso llegando a alcanzar ciertos niveles de desnutrición.

Pues bien, nuestro cuerpo dejará de eliminar grasa corporal debido a diversos factores que pasaremos a analizar a lo largo del artículo.

Causas que originan la Tumba Metabolica

Existen diversos factores que dificultarán a nuestro organismo la pérdida de grasa corporal. Entre ellos enumeraremos los más comunes:

  • La ingesta de un mayor número de calorías que a priori pensaremos que es el adecuado.
  •  Hacer ejercicio no quema tantas calorías como suponemos.
  •  Reducir las calorías de manera brusca y mantenerlas en vez de ir disminuyéndolas de manera progresiva.

Por tanto, a medida que nuestro cuerpo va perdiendo grasas, deberemos ir reduciendo el número de calorías consumidas. Éste se tratará de un proceso progresivo y que tendremos que ir adoptando gradualmente, ya que de lo contrario nuestro organismo se adaptará a estos nuevos hábitos y dejarán de ser efectivos.

¿Cuál ES TU OBJETIVO? ¿Qué es lo que quieres?

Entrenar para bajar de peso

Esta es tu opción si tienes sobrepeso o quieres quitarte algunos kilitos de más. La clave de estos entrenamientos está en la dieta, deberás de decantarte por un tipo de alimentos apartando otros para que sea eficaz y de esta manera veas resultados en unas cuantas semanas. Ponte en manos de un profesional, o un nutricionista que te asesore acerca de una dieta hipocalórica o proteica. Solo así podrás lograr bajar de peso junto con tu entrenamiento.

La verdad, es que para ello bastaran unos 40 minutos de ejercicio aeróbico, si te gustan las clases colectivas no lo dudes, esta es tu opción. Te divertirás a la vez que quemaras calorías sin darte cuenta.

Entrenar para crear masa muscular

Esta segunda opción quizá sea más demandada en los gimnasios, sobre todo por los chicos. Muchos de ellos se ven con falta de musculo, flacos o fofos .Si es así, tu entrenamiento debe ser para ganar volumen y tonificar esos músculos. Recuerda que esto lleva tiempo y dedicación, debes desconfiar de todos los suplementos adicionales que te aseguran esa masa muscular en poco tiempo, es una pérdida de dinero.

Aquí entra en juego el papel del entrenador personal, ponte en manos de uno de ellos que te asegure un rendimiento y verás los resultados a medio plazo, solo debes de llevar una alimentación adecuada más rica en proteínas para ganar musculo  y tu entrenamiento diario.

Lo que quieres es tonificarte

El tono muscular es algo que no deja de preocuparnos, y sobre todo a las  mujeres, pensemos en ese tríceps que se agita sin parar cuando saludamos a una persona si no lo tenemos bien tonificado y que tanto nos preocupa que se nos siga cayendo.

De normal acuden a los gimnasios en busca del cuerpo tonificado, marcado y “duro” para no sentirse blandas y fofas.

No solo se tonifica musculo para lucir guapos o guapas, sino que puede servirte para la preparación de algún entrene o algún tipo de deporte, puesto que el musculo tonificado adquirirá más fuerza y resistencia que si no lo está.

¿No tienes condición física y quieres empezar por algo suave y que sea eficaz?

Son numerosas las personas que piensan que su condición física no está para pasarse a las actividades de cardio y por ello eligen otras más suaves como pueda ser Pilates o Yoga.

Es una buenísima opción, si lo que quieres es ir ganando poco a poca agilidad, equilibrio, elasticidad y sobre todo también para tonificar.

Tu cuerpo irá cambiando poco a poco y te enganchara tanto que no podrás dejarlo. Son métodos muy sanos para gente que acaba un horario duro de trabajo y busca un poco de desconexión y relajación.

¿Cómo salir de la tumba metabolica?

Someterse a una dieta hipocalórica y demasiado restrictiva puede provocar efectos perjudiciales, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente.

Aunque parezca contradictorio, podremos conseguir un efecto rebote si, llegados a esta fase no deseada, realizamos un incremento en el número de calorías ingeridas.

Es por ello que deberemos realizar una dieta hipercalórica, en la que consumamos más calorías de las que nuestro organismo necesita.

Veremos entonces cómo hemos de huir de aquellas dietas que consisten básicamente en la eliminación de calorías repentinas ya que con ello únicamente conseguiremos provocar un desbarajuste en nuestro organismo y no tendremos las energías necesarias para poder acompañarlas del ejercicio necesario.

No sólo nos habremos  estancado en esta fase y no alcanzaremos nuestros objetivos, si no que llegaremos a un punto en el que mentalmente nos veremos superados y tiraremos la tolla en el intento.

Por tanto, veremos cómo dejar de comer de la noche a la mañana para tratar de quemar las grasas indeseadas se trata de una práctica que resultará perjudicial para nuestro organismo ya que a corto plazo llegaremos a un punto en el que nos resulta imposible avanzar y no podremos alcanzar los objetivos deseados.

¿Como superar el estancamiento en la dieta?

Quedarse estancado haciendo dieta, a veces, entra dentro de lo normal, y es que cuando llevas varias semanas a dieta, tu cuerpo como en todo se acostumbra, al igual que se acostumbra a la rutina, o al mismo entrenamiento de siempre, por ello, es necesario cambiar, y por ello, vamos a enseñarte como hacerlo.

  1. Evalua tu estancamiento: lo primero a tener en cuenta , es como progresas en la pérdida de peso , la mayoría de personas cuando empiezan una dieta, pierden peso de forma muy rápida, al menos 3 o 4 kilos según la constitución de cada persona, hasta que se estancan y luego les cuesta mucho por el conocido  proceso metabólico, nuestro organismo digamos que va más lento, esto es debido a que nuestro cuerpo cuando lo pones  a dieta ,lo primero que hace es desechar mucha agua por ello cuando ya lo ha hecho , el proceso es mas lento.
  2. Registra en una libreta las calorías que consumes diarias: de esta forma, podrás darte cuenta si el proceso es o no normal de haberte estancado, o simplemente, puede suceder que realmente, estés pasándote en la dieta con determinados alimentos o bien en la forma de consumirlos.
  3. Adecua tu rutina de ejercicios; esto quiere decir que el cuerpo también se estanca en su rutina de ejercicios, puede ser que te hayas centrado solo en un tipo de entrenamiento, y sea necesario que lo relaciones con cualquier otro, como algunas pesas con trabajo cardio vascular, para ello, consúltale a tu entrenador personal, él te hará un plan adaptado a tus necesidades.

Tu cuerpo, también se acostumbra si no cambias de ejercicios o de tipo de intensidad, intenta ampliar los músculos o parte del cuerpo que trabajas para así que no se acomode ninguna parte de tu cuerpo.

  1. No solo te fijes en tu balanza; existen también otros criterios, pues el peso es muy relativo, tampoco es bueno pesarse todos los días, se recomienda hacerlo una vez por semana, el mismo día de la semana y si puede ser, a la misma hora. Como hemos dicho, existen otros criterios, como si te esta la ropa más estrecha, la gente te ve más delgado, o tu musculo ha crecido o se ha desvanecido…son factores que también debes de tener en cuenta.
  2. Acude al médico; si ves que aun así no progresas, acude a tu médico que analice que puede estar pasando. Puede realizarte un chequeo genérico, como un análisis de sangre o de orina por si existe algún problema que desconocemos a la hora de perder peso, es necesario que te controles.
  3. Incorpora un entrenamiento de fuerza; aunque no lo parezca, entrenar los músculos con pesas también supone quemar calorías y ello contribuye a la pérdida de peso, tenemos una idea preconcebida de que solo se pierde peso si hacemos ejercicio cardio vascular y en realidad no es del todo cierto.
  4. Rompe con tu rutina diaria: es fácil caer en el hábito de estar haciendo la misma dieta constantemente, y que el cuerpo, se adecue a lo que comes, cambia el chip y también de dieta, puedes ir alternando dos tipos de dietas distintas para que el cuerpo no se estanque.

Puedes también cambiar tus horas de comida o variarla, además, puedes añadir por ejemplo, mas proteínas en una semana, o más frutas y verduras y menos proteínas en otra semana, así ir alternando.

  1. Consume más proteína: recuerda que las dietas ricas en proteínas, ayudan mucho a las personas a bajar de peso, puesto que ayudan a sentirse más llenos por más tiempo y contribuyen al desarrollo de la masa muscular.
  2. Desayuna de forma abundante: Se ha demostrado por numerosos estudios, que la ingesta de calorías por la mañana , ayuda a la pérdida de peso , elige un desayuno rico en proteínas o en algún tipo de cereales integrales que te aporten los carbohidratos y la energía necesaria para afrontar el día.
  3. Cena poco y duerme más; Intenta hacer las comidas más abundantes hasta mitad de día y que tu merienda y cena sean de menor cantidad, recuerda que si cenas demasiado le costara a tu cuerpo mucho hacer la digestión dificultándote a la hora de dormir.

El descanso es muy necesario, puesto que n dormir lo suficiente ralentiza mucho el metabolismo y te vuelve más propenso a tener ansiedad y a consumir más alimentos durante el día, e incluso, durante la noche.

Si con estos conceptos aun así no logras seguir perdiendo peso, intenta descansar algunos días de hacer dieta, algunos médicos, aconsejan saltarse una vez a la semana alguna comida para que el metabolismo queme más rápidamente las calorías, y no se acostumbre a ir lento, claro está que si lo haces un día y en cantidades normales tu cuerpo no llega asimilar lo que has ingerido y lo quema muy fácilmente.

Para concluir…

Deberemos realizar una dieta que contenga los aportes necesarios para continuar una vida saludable que nos posibilite realizar deporte de manera asidua.

Todo ello, hemos de alcanzarlo de manera progresiva para tratar de que nuestro organismo vaya asimilándolo sin grandes trastornos, ya que sólo de ese modo, perderemos las calorías que en un principio nos hemos propuesto.

Con todo esto podemos decirte que no solo puedes coger estos tipos de objetivos, sino que salir andar, a correr , en bici , escalar o simplemente salir a respirar aire puro y dar un paseo son algunas de las opciones más sanas que puedes empezar  a marcarte, recuerda que todo, es disciplina y que los objetivos se alcanzan con mucha dedicación.

Ahora, que te hemos marcado algunas pautas o directrices, aférrate a lo que más te gusta y no lo sueltes, veras que los beneficios serán inmediatos… ¿Y tú, ya tienes un objetivo?