Usted se encuentra en: »

¿Que nos Ocurre por Dentro al Practicar Deporte?

Sabemos que ha quedado ya muy demostrado que la práctica del ejercicio físico es una de las terapias psicológicas más baratas y saludables que existen, además, que es beneficioso en numerosos aspectos, pero, si os preguntan cuáles son los efectos inmediatos al practicarlo, ¿sabrías decirlo?

RESPUESTA CARDIOVASCULAR.

El ejercicio es generalmente aeróbico es decir, el oxígeno se utiliza en el proceso metabólico del cuerpo o bien anaeróbico sin oxígeno. A medida de que la demanda de oxigeno aumenta, la respiración también aumenta, y con ello, un incremento de la velocidad en el aparato circulatorio y respiratorio, esto será en mayor medida si practicamos ejercicios aeróbicos como correr y en menor medida si lo hacemos de forma anaeróbica como practicar Pilates.

EEJERCICIO AEROBICO.

Lo que ocurre, es que ponemos a trabajar toda la circulación sanguínea, el torrente sanguíneo se acelera ya que los músculos necesitan esta sangre para recibir oxígeno y los nutrientes necesarios para realizar los movimientos.

Además, ponemos a trabajar los pulmones, la respiración será esencial para la correcta oxigenación.

Esta activación, es la que hace acelerar el metabolismo. Lo que hace es aumentar la quema de calorías de forma más rápida. Este tipo de actividades aeróbicas aporta unos resultados más inmediatos que el ejercicio anaeróbico.

EJERCICIO ANAEROBICO.

Aquí también tendremos efectos, pero más lentos y progresivos. Aquí, incidimos directamente en los músculos para hacer que las fibras aumenten su tamaño mediante la estimulación a partir del trabajo, como por ejemplo soportar peso, este aumento es lo que hace que vaya más rápido el metabolismo, pero de forma menor que si practicamos el ejercicio aeróbico.

Cuando trabajamos de manera anaeróbica, lo que hacemos es someter a nuestro cuerpo a un trabajo de alta intensidad durante un corto periodo de tiempo. Por ejemplo, pesas, sprint de bicicleta u otras actividades menos intensas. En estos casos,el sistema circulatorio también trabaja a la vez que fortalecemos musculo y tonificamos.

Podemos decir que con el ejercicio aeróbico trabajamos la resistencia y la capacidad pulmonar, lo que no ocurre con el anaeróbico, esto no significa que no se produzcan cambios en nuestro interior. 

Además, en nuestro organismo resultan muy interesantes los beneficios, sobre todo para controlar el nerviosismo la ansiedad y el stress. 

 

ESTRÉS, ANISEDAD Y NERVIOSSIMO

La actividad física también organiza el cerebro, de manera que la respuesta de las neuronas se reduce y se elimina el estrés aportándonos más calma y autocontrol ante situaciones de nerviosismo.

Además, tras cierto tiempo practicando ejercicio físico, aumentan el número de neuronas en el hipocampo, una región del cerebro que ayuda entre otras cosas a controlar la ansiedad. Por otra parte , hacer ejercicio ,ya sea moderado o intenso, ayuda a tener un gran autocontrol ,como hemos dicho antes, gracias a que produce un aumento del flujo sanguíneo y el oxígeno que llega a la corteza pre frontal, es la región del cerebro que sirve para tomar decisiones y donde además reside la voluntad.

OTROS BENEFICIOS.

No solo es bueno para reducir la ansiedad, si no también genera motivación, agudiza la mente, aumenta la autoestima, produce bienestar, entretiene y hace evadirnos de nuestros problemas del día a día y además reduce la depresión. 

Con ello, vemos que el ejercicio físico en general, despierta en el organismo unos efectos muy poderosos y con ello unos cambios buenos y saludables, queda demostrado que la salud incrementa y que los efectos psicológicos son enormemente más beneficios que los de una persona sedentaria. ¿A qué esperas para ponerte las pilas?