Usted se encuentra en: »

Las Temibles Calorías. ¿Qué son? ¿Para qué sirven?

Cuando iniciamos una dieta, las calorías pasan a ser nuestro centro de atención, empiezas a detenerte en conocer todo lo que comes, la cantidad de grasas o calorías que aportan, más que de nutrientes o cualquier tipo de vitaminas. ¿Pero que son realmente? ¿Para qué sirven?

En este artículo aprenderemos a determinar su importancia y sus funciones más vitales entre nosotros.

¿Qué son las calorías?

Las calorías, por muy pesado que nos parezca, son vitales para nuestro cuerpo. Podemos decir, que son el “combustible” para poder realizar todas las actividades de nuestra vida diaria, como andar, respirar, vestirse o mantener la temperatura corporal contante, si no tenemos combustible, es decir buen a porte calórico, estas funciones vitales fallan. Pensemos en una persona muy delgada, esta tiene más frio que una persona más gruesa.

Además, para entender mejor su función, podemos decir que las calorías son medidas de calor, dan el calor suficiente para aumentar un grado un gramo de agua.

Esto sirve para entender las calorías que nos aporta cada macronutriente, es decir:

1 gramo de hidratos son 4 calorías.

1 gramo de grasas son 9 calorías

1 gramo de proteínas son 4 calorías.

 

¿Para qué sirven las calorías?

 

Nuestro cuerpo necesita las calorías para vivir, por ello, son vitales para que las funciones  de algunos órganos trabajen de forma correcta como por ejemplo  los pulmones, el corazón o incluso el parpadeo de nuestros ojos. Las calorías necesarias para llevar a cabo estas funciones se conoce con el nombre de Acción Dinámica Específica o ADE.

También son vitales para realizar acciones tales como estudiar, porque tener pocas calorías nos llevara a una falta de concentración, a así como practicar ejercicio físico.

Hay que tener en cuenta que cuando estamos a dieta y practicamos ejercicio, simultáneamente perdemos peso y consecuentemente calorías, lo que nos llevará a un balance negativo y nos podremos sentir cansados, con sueño o con falta de vitalidad, para ello, sería recomendable algún tipo de vitaminas o suplementos prescritos por facultativos.

 

 

El problema actual.

El gran problema que se nos presenta, es que los mayores platos procesados que ingerimos actualmente aportan muchas calorías y pocos nutrientes.

Por ejemplo tan solo 100 gramos de patatas fritas nos aportan 544 calorías aproximadamente.

Por el contrario, alimentos tan sanos como el tomate u otras verduras, medio kilo de estos solo nos aportará 110 calorías. Hablamos de medio Kilo de tomates, es decir casi llenar nuestro estomago de estos alimentos. Fijaros la gran diferencia.

Por tanto, algo tan recomendado por entrenadores personales y otros profesionales  del Fitnes y nutricionistas, es reducir la ingesta de alimentos que aportan grandes calorías, para optar por los más sanos y que solo ingerimos de manera poco frecuente y en pequeñísimas cantidades.

Aprender a comer sano, es la mejor opción sin tenernos que parar a ver cuántas calorías puede aportarnos un plato de verdura o una pieza de fruta. En general siempre nos aportarán beneficios y pequeña cantidad de calorías. Por tanto, tomar  conciencia en comer sano diariamente y practicar ejercicio ayudará a mantener tú nivel de calorías equilibrado sin quitar que algún día puedas darte algún capricho que otro.