Usted se encuentra en: »

La importancia de tener un Entrenador Personal

La importancia de tener un Entrenador Personal

En la actualidad, la realización regular de una actividad deportiva es un elemento importante para un gran número de personas, tan solo debemos fijarnos en la cantidad de gente que vemos corriendo, caminando o pedaleando por nuestras calles y parajes cercanos, o asistiendo a un gimnasio o centro deportivo, bien sea para dedicarse al fisicoculturismo, realizar un mantenimiento y tonificación musculares, o bien para realizar alguna actividad dirigida como puede ser el spinning, zumba o pilates.

Cuando practicamos un deporte, lo más habitual es que, además de practicarlo por diversión, queramos conseguir unos determinados objetivos, que bien pueden ser aumentar nuestra masa muscular, reducir nuestro porcentaje de grasa corporal, mejorar la potencia y resistencia de nuestras piernas para obtener mejores resultados, mejorar nuestros tiempos o marcas en un determinado deporte ya que pensamos realizar diversas competiciones en futuro cercano... Los objetivos pueden ser muchos y muy variados, tantos como que cada persona puede tener uno distinto.

Ante esta necesidad de personalización del entrenamiento pueden surgir algunos problemas, como la falta de conocimientos por parte de uno mismo que le llevarán, si decide entrenar sin el consejo o asesoramiento de alguien informado a, seguramente, entrenar mucho, comer indebidamente, y conseguir poco, o el hecho de seguir un plan general o predefinido de entrenamiento, cuyos resultados serán eso mismo, "generales", cuando lo que estamos buscando son los resultados que queremos "solo para nosotros", y aquí es donde surge la figura profesional del entrenador personal.

Cierto es que años atrás esta figura era algo excepcional que se asociaba a los altos niveles deportivos, pero con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en algo habitual debido a las necesidades de un buen número de personas que han decidido hacer del deporte un pilar importante de su rutina, a la efectividad de su función, y al cambio de enfoque que han sufrido buena parte de los centros deportivos, que han pasado de ofrecer servicios levemente dirigidos a ofrecer servicios totalmente personalizados a cada persona que así lo desea.

El entrenador personal

Un entrenador personal (o personal trainer, en inglés) es un profesional especializado en el ámbito deportivo que se encarga de realizar una planificación, control y supervisión de un entrenamiento deportivo o actividad física, de manera que realizará nuestras rutinas, elaborará nuestras dietas y, es posible, que nos indique que hábitos y comportamientos cotidianos de nuestro día a día deberemos cambiar, con el fin de alcanzar el objetivo que le hemos expuesto.

Uno de los principales motivos que han influido en el auge de esta figura es el hecho de que, en nuestra sociedad actual, como ya hemos comentado al principio de este artículo, el deporte, y el estilo de vida sano y saludable, resultan componentes fundamentales en la vida diaria de muchas personas.

Para poder ofrecer un servicio de calidad, gracias al cual el cliente logre obtener el resultado esperado, un entrenador personal debe contar con una formación adecuada que permita acreditar que posee los conocimientos necesarios y propios de dicho ámbito. Por lo tanto, su contratación supone una garantía de que hemos elegido el buen camino para materializar los objetivos que nos hemos planteado.

Además de asesorarnos con sus conocimientos técnicos, un entrenador personal nos va a resultar de gran ayuda durante las sesiones de entrenamiento de ciertas disciplinas deportivas ya que, al acompañarnos durante el tiempo que nos ejercitamos, va a poder ejercer una función de motivación y exigencia para que nuestro rendimiento durante dicho tiempo sea el adecuado, además de indicarnos cuales son los errores que estamos cometiendo y corregirlos en el momento.

Otro punto a favor con el que cuentan es que, gracias a su consejo, es posible que ciertas personas desistan de obtener resultados que pueden ser perjudiciales para salud, como por ejemplo alcanzar la pérdida de una cantidad excesiva de peso.

¿Quién puede contratar un entrenador personal?

Los servicios de un entrenador personal pueden ser contratados por cualquier persona sin importar su edad, nivel físico u objetivos a conseguir. En el caso de personas novatas va a resultar de mucha utilidad contar con los servicios que ofrecen estos profesionales ya que seguiremos las indicaciones de alguien con los conocimientos técnicos y teóricos necesarios para hacer las cosas bien desde el minuto 1, por lo que los resultados serán visibles en un tiempo menor. La dificultad para obtener resultados visibles a nivel físico en un lapso intermedio de tiempo, especialmente cuando hablamos de perder kilos o ganar masa muscular, suele ser una de las principales causas de abandono de la práctica de una actividad deportiva debido a la desmotivación que supone para la persona. Siguiendo un entrenamiento personalizado, estos resultados serán visibles mucho antes, lo que supondrá tanto una mejora de a autoestima y confianza, como un aumento de las ganas de seguir practicando deporte.

Si por el contrario, una persona con bastante experiencia y ciertos conocimientos decide contratar dichos servicios, puede aportar a su entrenamiento factores clave como son la motivación y la ayuda en el mismo momento de entrenar, tan necesaria en muchas ocasiones aunque se cuente con un excelente nivel físico. También es posible que nos aporte variedad tanto al entrenamiento como a la dieta que seguimos, consiguiendo un amplio abanico de alternativas que nos harán mejorar.

El perfil de una persona que contrata un entrenador personal es tremendamente variable, desde el que busca mejorar tan solo su imagen física, bien sea adelgazando o aumentando/tonificando su musculatura, el que por obligación debe realizar una actividad deportiva por motivos de rehabilitación, recuperación o prevención de patologías, el que cuenta con buen fondo físico pero busca obtener un rendimiento deportivo excelente, hasta el que simplemente necesita alguien que le "obligue" a realizar una actividad física.

Ventajas que nos va a aportar el contar con un entrenador personal

Habiendo leído el artículo hasta aquí, podemos hacernos una idea de cuales van a ser las ventajas y beneficios que nos proporcionará el entrenamiento personalizado.

Plan personalizado de entrenamiento

Cuando contratemos los servicios del entrenador personal, lo primero que hará, antes de empezar a realizar cualquier ejercicio físico, es realizarnos una entrevista donde le expondremos cuales son nuestros objetivos, en cuanto tiempo nos interesa conseguirlos (dentro de unos valores razonables), y nos preguntará si tenemos experiencia en determinados deportes, si padecemos algún tipo de enfermedad o tenemos algún problema físico, si hemos padecido alguna lesión grave, cuánto tiempo disponemos al día para dedicar al ejercicio, cuántos días a la semana podemos entrenar, que tipo de alimentación seguimos... Y obtendrá algunos datos de nuestro cuerpo como el porcentaje de grasa corporal almacenada, nuestros umbrales de pulso cardíaco, o una prueba de esfuerzo máximo si la actividad física en la cual estamos interesados lo requiere.

Como se puede apreciar, lo primero que realizará es conocernos al detalle en todo lo que concierne a la actividad física y, gracias a todos los datos que le habremos proporcionado, elaborará un plan de entrenamiento ajustado sólo a nosotros.

Seguridad de estar realizando lo correcto en cada momento

Este aspecto resulta de especial importancia por dos motivos, uno, que no estamos perdiendo ni el tiempo, ni el dinero, y otro, que evitaremos lesiones o dietas que podrían resultar perjudiciales.

Siguiendo las indicaciones de un entrenador personal sabremos que todo aquello que estamos realizando nos acerca un poco más hacia el objetivo que le hemos propuesto, evitando así la desmotivación que supone el haber estado entrenando unos cuantos meses y ver que, tras todo ese tiempo, no hemos obtenido un resultado notable acorde al esfuerzo realizado, con la consiguiente pérdida de dinero invertido en la cuota del centro deportivo o del equipo necesario para realizar dicha actividad.

Por otro lado, seguiremos una dieta elaborada por una persona con los conocimientos adecuados para ello, evitando así seguir una alimentación escasa o excesiva en determinados nutrientes, vitaminas o número de calorías que, unida a una elevada actividad física, podría causarnos algún que otro problema de salud. Por desgracia es habitual que, por ejemplo, una persona sin conocimientos piense que, si quiere adelgazar, lo adecuado es comer muy poco y ejercitarse físicamente de manera excesiva. Este tipo de errores podrán ser evitados al contar con la ayuda de un entrenador personal.

A la hora de realizar determinados ejercicios, especialmente los que se suelen realizar en una sala de musculación, la ayuda y consejo del entrenador personal van a resultar fundamentales para evitar lesiones y entrenar con seguridad. Ejercicios que requieren cierta técnica como las sentadillas o el peso muerto, por poner algunos ejemplos, resultan excelentes siempre y cuando se ejecuten de manera correcta, ya que es extremadamente fácil dañarse las rodillas o la zona lumbar. Contando con la compañía de nuestro entrenador personal podremos realizarlos de manera segura gracias a su supervisión.

Estas ventajas no solo se reducen al ámbito del "gimnasio". En el caso de practicar disciplinas deportivas aeróbicas diferentes al fitness o fisicoculturismo, contaremos con la organización y planificación personalizada de nuestro entrenamiento, en el cual el entrenador personal nos marcará las diferentes etapas, como los periodos de acondicionamiento, descanso, pre-competición, alta calidad... aunque en este caso no contaremos con su compañía en cada entrenamiento que realicemos.

Elección del lugar y hora de entrenamiento

Lo más común, en la gran mayoría de las ocasiones, es que el entrenador personal se desplace al lugar que nosotros le indiquemos, bien sea un gimnasio, un centro deportivo, un parque o un domicilio. Con ello lo que conseguimos es evitar perder el tiempo en desplazamientos hasta un determinado lugar. Además, dentro de las posibilidades que nos pueda ofrecer (ya que es probable que lleve el entrenamiento de unas cuantas personas más) podremos acordar la hora del entrenamiento.

Ayuda para salir del estancamiento

Sea cual sea el deporte practicado, lo habitual es que, si llevamos cierto tiempo siendo constantes, hayamos atravesado una fase de progresión ascendente y nos encontremos en un punto de estancamiento en el cual, pese a contar con un excelente nivel físico, no notemos mejoría ninguna.

Este hecho puede llegar a desmotivar al sentir que "hemos tocado techo", cuando no es así. Diferentes sistemas de entrenamiento, mejoras en la dieta y en la suplementación alimenticia, la corrección de determinados errores y, sobre todo, los conocimientos que nos puede aportar, resultarán de gran ayuda para superar este tipo de periodos.

Ayuda y motivación extra

El hecho de entrenar en solitario nos puede llevar a desistir de realizar ciertos ejercicios que requieren demasiado esfuerzo. Al contar con la compañía del entrenador personal este problema queda solventado ya que en todo momento vamos a contar con su ayuda y motivación psicológica que evitarán, por una parte, que dejemos el entrenamiento a medias, y por otra, a intentar superar nuestras marcas.

Ventajas para los centros deportivos que cuenten con una plantilla de entrenadores personales

Nos encontramos en una época en la que la preocupación por el físico, por contar con un buen estado de salud y, en general, por llevar un estilo de vida saludable están a la orden del día, y ello se ve reflejado en la mayoría centros deportivos. Un entrenador personal puede trabajar tanto por cuenta propia, como formar parte de la plantilla de un centro deportivo, en el cual se encargará de realizar la programación y seguimiento del entrenamiento de aquellos clientes que así lo soliciten.

El hecho de contar, entre su plantilla, con uno o varios entrenadores personales (esto dependerá del tamaño y afluencia del centro) va a suponer un valor añadido que le aportará una diferenciación respecto a otros centros. Para un usuario novato puede suponer una garantía de que se va a sentir guiado en un ambiente en el cual no está familiarizado, lo que le llevará a decantarse por elegir nuestro centro en lugar de otros, los cuales no cuenten con esta instrucción personalizada, además de disfrutar de la seguridad de contar con personal que ha recibido una formación específica y de calidad.

Conocimientos y aptitudes con los que debe contar un entrenador personal

Evidentemente, uno de los pilares fundamentales sobre los que se va a sustentar la actividad de un entrenador personal van a ser los conocimientos referentes a la disciplina deportiva para la cual ofrece sus servicios, y, especialmente, la diferenciación que existe en la aplicación de esta misma según sea la persona que va a entrenar. A modo de ejemplo, no va a recibir el mismo entrenamiento una persona de 25 años que una de 65, para entender esto de manera sencilla.

Van a tener un peso importante los conocimientos referentes a nutrición y suplementación deportiva, gracias a los cuales se podrá elaborar una dieta óptima para el alcance del objetivo preestablecido.

Pero estos conocimientos no son los únicos que va a requerir, ya que van a ser necesarios conocimientos en kinesiología (la ciencia que estudia la actividad muscular y el movimiento humano), para poder establecer diferentes alternativas al ejercicio realizado durante el entrenamiento y, con ello, mejorar la eficacia y evitar posibles lesiones.

Los conocimientos en fisiopatología van a resultar fundamentales para, gracias a ellos, poder adaptar un entrenamiento a personas que padecen patologías o enfermedades comunes entre la población, como pueden ser la diabetes, hipertensión, obesidad, tiroides, hernias...

Evidentemente, la formación de un entrenador personal no se debe limitar a adquirir unos conocimientos establecidos en un temario para obtener la correspondiente titulación, estos deben ser ampliados de manera continua y constante durante toda la vida profesional mediante cursos o jornadas, aportando nuevos métodos de entrenamiento que surgen gracias a investigaciones y/o avances tecnológicos. La formación continua debería ser una preocupación para así poder ofrecer un amplio abanico de posibilidades y alternativas de entrenamiento, lo que conlleva un aumento de la calidad del servicio ofrecido.

Las aptitudes psicológicas más importantes con las que debe contar un entrenador personal son las de motivación y liderazgo. Debe ser capaz de influenciar a la persona que entrena a lograr las metas establecidas creando un contexto psicológico que favorezca el camino del cliente, y ser capaz de exigir cuando sea necesario.

La sociabilidad va a jugar un papel importante durante el entrenamiento, ya que la interactuación, de manera cercana con el cliente, ayudará a crear un clima relajado y favorable, y en él se deberá saber transmitir energía, motivación, optimismo y seguridad.

Sin duda, el hecho de contar con un entrenador personal que planifique y controle nuestros entrenamientos va a suponer un enorme beneficio, aunque, como podemos imaginar, va a suponer también un coste económico adicional que, con un elevado porcentaje de seguridad, se verá compensado y amortizado, tanto en resultados obtenidos como en tiempo invertido.

Visto desde la perspectiva profesional, el hecho de decidir dedicarse laboralmente al entrenamiento personalizado supone una apuesta muy segura debido al auge que está experimentando el sector, y el conocimiento de esta profesión por parte de cada vez mas gente, la cual decide invertir de manera eficaz su tiempo y dinero.