Usted se encuentra en: »

L-Carnitina, el suplemento para ayudar a quemar de grasas

L-Carnitina, el suplemento para ayudar a quemar de grasas

Grasa, ese elemento que acumulamos en mayor o menor medida en nuestro organismo, que influye enormemente en nuestro aspecto físico, y cuya importancia es tan grande para algunas personas que su único objetivo a la hora de practicar una actividad física es deshacerse de esta o, al menos, intentarlo.

No hay más que observar un poco a nuestro alrededor en dos momentos clave del año: uno, tras las fiestas navideñas, y dos, poco antes de que llegue el verano. Es en estos momentos cuando más gente podremos observar acudiendo a gimnasios, saliendo a correr, andar, montar en bicicleta... con ese único objetivo, el de quitarse de encima los kilos ganados de más durante las copiosas comidas de Navidad, o intentando quitarse el michelín en poco más de un mes para poder lucir bikini o bañador más cómodamente.

Pero no solo este tipo de deportista ocasional es el que muestra preocupación por la cantidad de grasa acumulada en su cuerpo, ya que quien más o quien menos que practique con constancia e intensidad cualquier deporte siempre tiene un ojo puesto en su aspecto físico y en cuanta grasa ha acumulado o perdido.

Es por ello que además de la dieta y de la actividad física, algunas personas recurren al uso de suplementos cuyo objetivo es precisamente ese, la quema de grasa acumulada, y de entre estos suplementos uno de los más populares es la L-carnitina.

¿Qué es la L-carnitina?

¿Qué es la L-carnitina?

La L-carnitina es una sustancia que se genera en el hígado, cerebro y riñones de los mamíferos, mediante la unión de dos aminoácidos esenciales como son la metionina y la lisina. Es decir, estamos ante una sustancia que nuestro organismo genera por sí mismo de forma natural, como ocurre con otros muchos suplementos.

La función principal de la L-carnitina en el organismo es la de transportar los ácidos grasos acumulados hasta el interior de las mitocondrias, punto en el cual serán transformados en energía. Vemos pues, que la L-carnitina no es un quemador de grasa como mucha gente piensa, sino que es un suplemento para favorecer la quema de grasas.

Un déficit en la producción de carnitina en el organismo tendrá como consecuencia una mayor acumulación de grasa en el mismo.

Ventajas y beneficios que ofrece la L-carnitina a nivel deportivo, y también a nivel general

Ventajas y beneficios que ofrece la L-carnitina a nivel deportivo

La fama de la L-carnitina se debe, casi en exclusiva, en su capacidad para facilitar la quema de grasas acumuladas en el organismo, pero lo cierto es que es capaz de ofrecer una serie de beneficios adicionales de carácter muy variado.

Promueve la quema de grasas

Esta característica es algo que ya ha quedado bastante claro. Su acción se basa en movilizar la grasa almacenada y llevarla a las mitocondrias, donde serán oxidadas y transformadas en energía en forma de ATP.

La L-carnitina es esencial para poder movilizar los ácidos grasos de cadena media y larga, ya que sin su presencia no son capaces de acceder a la mitocondria.

Proporciona un aumento de la energía disponible

Acabamos de decir que la L-carnitina promueve la quema de grasas, lo cual tiene como consecuencia la generación de ATP. Esto supone potenciar una vía de obtención de energía diferente a la empleada en la quema de carbohidratos. Es decir, por si sola, la L-carnitina supone un suplemento energético, ya que nos va a hacer utilizar la “materia prima” que tenemos en la reserva de nuestro organismo.

Potenciar esta vía de obtención de energía supone mejorar la eficiencia de nuestro organismo a la hora rendir físicamente, ya que le obligamos a no depender tanto de la vía del glucógeno.

No solo ayuda a la pérdida de grasa visible

No solo ayuda a la pérdida de grasa visible

En el 99,9% de las ocasiones, la grasa que nos preocupa es aquella que nos redondea y ablanda en exceso la figura, pero nuestro cuerpo también almacena grasa alrededor de los órganos internos, es la que se conoce como grasa visceral y que es causante de ciertos problemas de salud, como enfermedades cardíacas.

Este tipo de grasa se puede acumular en cualquier tipo de cuerpo, por lo que alguien de aspecto delgado, puede contar con grasa visceral almacenada en su organismo, algo más perjudicial que contar con un par de kilos de más acumulados en caderas y barriga.

Ayuda a prevenir el catabolismo muscular

Durante una actividad física se requiere, evidentemente, un aporte de energía al músculo. En condiciones normales esta energía proviene de los depósitos de glucógeno almacenados en los mismos, de la glucosa libre que circula por la sangre, o de las grasas acumuladas en el organismo.

Pero existe otra vía mediante la cual nuestro cuerpo puede obtener energía, y es mediante la degradación de las cadenas de aminoácidos que componen nuestros músculos al ser convertidos en glucosa, es decir, de la degradación de los músculos mediante la cual se pierde masa muscular.

Gracias a la presencia de L-carnitina en el organismo, el mecanismo de acción de obtención de energía a partir de grasas acumuladas se ve favorecido y, con ello, se evita que la producción de energía pase al siguiente nivel de obtención de “materia prima” que sería la degradación de aminoácidos antes comentada.

Ofrece propiedades antioxidantes

Debido a que la L-carnitina está compuesta por dos aminoácidos (lisina y metionina), conserva las propiedades antioxidantes que estos tienen. Este efecto se traducirá en una mejora de la salud de nuestras células, las cuales no “morirán” tan rápidamente, y ello se hará visible, entre otros aspectos, en nuestra piel.

Otras propiedades empleadas en la medicina

Además de las propiedades expuestas, la L-carnitina se utiliza, entre otros elementos, en el tratamiento de enfermedades y patologías tales como enfermedades cardiovasculares, problemas cardíacos, tratamiento del colesterol, enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, diabetes o problemas renales.

¿Es lo mismo la L-carnitina que la Carnitina “a secas”?

¿Es lo mismo la L-carnitina que la Carnitina “a secas”?

Se trata de la misma sustancia, con la única diferencia de que la L-carnitina en su estado natural es un estereoisómero L, algo que tiene que ver con la estructura de la molécula y que afecta a su manera de comportarse en el organismo. Los suplementos más habituales que vamos a encontrar se componen a base de L-carnitina con esa estructura de estereoisómero.

 Sin embargo, sí que existen diferencias notables entre diferentes suplementos o medicamentos basados en la carnitina, como son:

  • Acetil L-carnitina: se trata de un suplemento conocido también como ALCAR, compuesto por carnitina, pero con diferente estructura, por lo que su acción se centra en funciones cerebrales tales como aumentar el metabolismo de las células de este órgano mejorando los procesos cognitivos, favoreciendo la concentración y ayudando a eliminar toxinas. Este compuesto también resulta ser un buen antioxidante, y tiene la propiedad de eliminar la grasa que se acumula en la zona cerebral y que es la responsable de algunos serios problemas de salud relacionados con este órgano.

Se trata pues, de un suplemento con un fin totalmente distinto a la carnitina “tradicional” que aquí estamos tratando.

  • D-carnitina: de la misma forma que la L de la L-carnitina nos estaba indicando que se trata de una sustancia con una determinada estructura, la D que aquí aparece nos está indicando lo mismo. En este caso nos encontramos ante la forma no activa de la carnitina, siendo esta tóxica para el organismo. No se trata de un producto que deba ser utilizado como suplemento deportivo ya que su ingesta producirá, entre otros efectos, que el organismo tenga problemas a la hora de generar L-carnitina, aparecerán dolores musculares y, es posible, que aparezcan movimientos musculares involuntarios o descontrolados.

Atendiendo sólo a la carnitina “quemagrasas”, ¿existen diferentes tipos o productos?

¿existen diferentes tipos o productos?

Si nos centramos en el suplemento cuyo objetivo es la quema o, mejor dicho, movilización de grasas de nuestro organismo, podemos encontrar en el mercado diferentes tipos y formatos de producto que nos pueden hacer saltar la duda acerca de cuál es más efectivo o recomendable.

L-carnitina en formato líquido

Este sea posiblemente el formato más común, ya que también es el más demandado dentro del mundo deportivo. Suele presentarse en un envase de botella, o bien en forma de ampollas monodosis cuya cantidad varía entre los 500 y los 3000 mg.

El motivo por el cual resulta ser el producto más demandado es debido a que en formato líquido, la carnitina presenta una biodisponibilidad muy buena para el organismo, es decir, tiene una acción más rápida y de mayor efecto en el organismo desde que es ingerida frente a otros formatos.

También se debe tener en cuenta que, al ser líquida, se puede mezclar con cualquier otro suplemento o alimento, algo ideal para aquellas personas que tengan problemas por su sabor o por cualquier otro motivo.

L-carnitina en formato inyectable

La L-carnitina inyectable es un producto más efectivo que el formato líquido, ya que al ser administrada directamente al músculo no existe pérdida de propiedades ni de producto activo por el camino. Pero este formato va a contar con un problema, y es la necesidad de tener que estar utilizando diariamente jeringuillas y preparando el producto para su administración, algo que puede resultar engorroso y, en algunos casos, problemático.

A excepción de deportistas profesionales que quieran alcanzar un nivel de perfección muy elevado, el formato oral cumple de sobra con las funciones que se esperan de este suplemento sin tener los inconvenientes de la solución inyectable.

L-carnitina en formato de jarabe

Este tipo de producto está enfocado mayormente como un medicamento que como un suplemento deportivo. Se trata de un formato disponible en farmacias orientado a solucionar la deficiencia de L-carnitina que pueden padecer algunas personas, y que les causa problemas como fatiga, cansancio mental, pérdida de apetito o debilidad muscular.

L-carnitina en diferentes formatos sólidos

Es posible adquirir carnitina en formatos sólidos, tales como pastillas o cápsulas; pero también existen alimentos que en su composición añaden este compuesto, como pueden ser las barritas energéticas u otros productos enfocados al ámbito deportivo.

La forma más común en la cual se puede encontrar carnitina sólida es lo que se conoce como L-carnitina tartrato, debido a que la carnitina va acompañada de una sal derivada del ácido tartárico cuyo objetivo es mejorar la absorción de la L-carnitina por parte del organismo.

En cualquier caso, la L-carnitina sólida presenta un tiempo de asimilación bastante más lento que las dos formas líquida e inyectable, y esto va a hacer que sea más adecuada para ser utilizada en deportes de resistencia y larga duración, ya que su efecto más dilatado supone un aporte más sostenido de energía durante un mayor período de tiempo.

Propionil L-carnitina

Además de variar la textura o la forma de administración de este suplemento, podemos encontrar también el mercado diferentes compuestos basados en carnitina cuyo objetivo es potenciar el efecto que esta tiene sobre las células adiposas.

La propionil L-carnitina es un producto de aparición reciente, conocido también como PLC, y se trata de L-carnitina a la cual se le ha añadido glicina para, según sus creadores, potenciar la movilización de grasas en el organismo y aumentar su biodisponibilidad.

¿Es un producto milagroso?

L-Carnitina ¿Es un producto milagroso?

Llegados a este punto puede parecer que la L-carnitina es el producto ideal para tomar y tumbarse la tarde entera mientras nuestra grasa va desapareciendo del cuerpo, hasta llegar a la noche con los abdominales totalmente definidos.

No, esto no ocurre en la realidad, es más, el hecho de tomar carnitina por sí solo no va a tener los efectos que buscamos. Para que la L-carnitina cumpla su cometido se requiere de la práctica de una actividad física que demande un gasto de energía que favorezca esa movilización de grasa que es capaz de realzar este suplemento.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que en una semana tampoco va a realizar milagros. Se requiere ser constante, tanto en su aporte al organismo como en la práctica de actividad física y en la dieta seguida, para que la L-Carnitina pueda cumplir su cometido. Por lo general, los resultados comienzan a ser notables a partir de los 2 meses, a partir de ahí, cuanto más tiempo se siga tomando, mayores resultados.

Tampoco se trata de un producto termogénico, tan de moda en los últimos años dentro de la suplementación deportiva. A diferencia de estos productos, la L-carnitina no produce ningún aumento del metabolismo, ni acelera las pulsaciones, ni produce un efecto estimulante. Lo que sí que es cierto es que se suele incluir en la composición de este tipo de productos junto a otros componentes responsables de estos efectos, lo que ha dado lugar a esa falsa fama.

En definitiva, se trata de un suplemento que ayudará a aquellas personas que, de manera habitual, ya realizan una actividad física de moderada a elevada, con una frecuencia constante en el tiempo, y que siguen una dieta adecuada y ajustada a dicha cantidad de actividad física.

¿Cuándo y cómo se debe tomar?

¿Cuándo y cómo se debe tomar?

Lo habitual es tomar la L-carnitina una media hora antes de comenzar la actividad física; actividad que, evidentemente, si el objetivo de tomar este suplemento es la pérdida de grasa, deberá ser de carácter aeróbico y tener una duración de, al menos, 45 minutos.

Resulta recomendable, además, tomar la L-carnitina a diario, no solo los días de entrenamiento, con el objetivo de elevar de manera constante su nivel en el organismo. En estos casos se recomienda ingerirla por la mañana en ayunas.

Respecto a la cantidad a tomar, es algo que variará en función de la constitución de la persona que la va a utilizar y de la actividad física a realizar. A la hora de utilizar un suplemento debemos observar la información nutricional del mismo; en este caso deberemos aportar al organismo en cada toma entre 1,5 y 2,5 gramos de L-carnitina, teniendo en cuenta que normalmente 1 gramo de suplemento de L-carnitina no contiene exactamente 1 gramo de L-carnitina pura, ya que se añaden otros componentes. Por lo tanto, deberemos fijarnos cuanta cantidad de L-carnitina aportamos en cada dosis de suplemento.

En caso de consumo excesivo no deberemos preocuparnos, ya que el exceso de L-carnitina se elimina a través de la orina, sin resultar perjudicial para la salud. En todo caso, se recomienda no superar la cantidad de 5 gramos diarios de suplemento, ya que difícilmente se podrá aprovechar más cantidad y estaremos tirando el dinero.

Para las cantidades más elevadas se recomienda dividir la ingesta en varias dosis al día, con ello se evitará eliminar el exceso aportado. Para ayudar a reducir la pérdida de L-carnitina ingerida se puede combinar con coenzima Q10 o con ácido pantoténico (vitamina B5).