Usted se encuentra en: »

Hipoxia Entrenamiento con Falta de Oxígeno

¿Cuáles son sus orígenes? 

Los orígenes de la citada técnica datan de los años ochenta, cuando fue utilizada para entrenar a pilotos de combate y astronautas. Básicamente tratará de averiguar los beneficios que puede reportar la falta de oxígeno sobre nuestro organismo. 

Actualmente ha ido evolucionando hacia el ámbito de la salud, e intenta ver de qué modo puede aumentar nuestra calidad de vida y cuál sería la manera óptima de aplicarla para mejorar nuestro rendimiento deportivo. 

Existen varios mecanismos mediante los cuales nuestro cuerpo podría iniciar este proceso y beneficiarse de esta práctica, tal y como comentaremos a continuación.  

¿QUE ES? 

El cuerpo humano posee una gran capacidad de adaptación a todas las situaciones, no obstante, existen unas más complicadas que otras. Trata de falta de oxígeno, con ello la adaptación de nuestro organismo viene dado por el  aumento del HIP (aumento del factor inducible por hipoxia)que dan lugar a un aumento de la hemoglobina a medio y largo plazo, para ello ,el estímulo hipóxico deberá mantenerse a largo tiempo. 

¿De qué modo practicaremos esta técnica? 

Tal y como decíamos, la base sería la disminución de oxígeno en nuestro organismo. Con ello, provocaríamos  la estimulación de diferentes hormonas y proteínas, entre ellas la “Eritropoyetina”, que a medio-largo plazo provocará sobre nuestro organismo una mayor adaptación a esta nueva situación. 

El principal efecto será la utilización de nuestro oxígeno de una manera más eficaz, llegándonos a estabilizar y aumentando nuestro rendimiento deportivo de manera significativa. 

Algunos ejemplos, seria practicar el entrenamiento en altura, aproximadamente sobre los 2.500 y los 2.800 metros sobre el nivel del mar, aquí es donde más cambios fisiológicos se experimenta. Puedes sentir algo de vértigo debido a la presión, así como dolores de cabeza. Con los días, el organismo se va adaptando y todos esos parámetros se estabilizan. Sin embargo, en alturas superiores no es recomendable realizar entrenamientos, porque los cambios son muy severos y los riesgos que se corren son muy elevados. 

EFECTOS 

  • La altura: Con la disminución de la presión barométrica conseguiremos estos efectos.
  • Inspirar menos oxígeno.
  • Disminución de aporte sanguíneo a los tejidos.
  • Fiebre, ejercicio muscular intenso.
  • Insuficiencia pulmonar.
  • Intoxicación por CO, cianuro, etc. 

Principios de la hipoxia 

Existen determinados principios que deberemos respetar para conseguir un mayor porcentaje de éxito en la utilización de esta técnica. Entre ellos destacaremos:  

  • Sobrecarga: Existirá un umbral, el cual deberemos superar para poder beneficiarnos de esta técnica. De lo contrario, si nos mantenemos por debajo no seremos capaces de alcanzar los resultados deseados. 
  • Progresividad: Tal y como ocurre en cualquier práctica, deberemos ir asimilando los conceptos y la técnica de manera progresiva, ya que será el único modo de que nuestro organismo se vaya adaptando y consiga asimilar todo el proceso. 
  • Adaptación: Con el tiempo, nuestro cuerpo conseguirá adaptarse a este nuevo de trabajar e irá dominando estás cargas más agresivas de trabajo. 
  • Individualidad: Los efectos no serán comunes, si no que en cada persona los beneficios provocados aparecerán de manera distinta y el tiempo de respuesta tampoco será el mismo. 

 

Por tanto, a través de esta innovadora técnica, lo que provocaremos será someter a nuestro organismo a determinadas situaciones adversas en las que disminuiremos el porcentaje de oxígeno utilizado. De este modo, seremos capaces de racionalizar nuestros recursos y utilizarlos de una manera más eficaz.

Conviene no olvidar que, como cualquier entrenamiento, requerirá realizarlo de manera progresiva y con cuidado de un entrenador personal, pues a veces, no es bueno someter el cuerpo a límites altos, y así nuestro organismo asimilará la técnica mejor y más despacio.