Usted se encuentra en: »

La Dieta Flexitariana ¿En Qué Consiste?

El físico es un tema que frecuentemente nos preocupa y por ello, una buena alimentación en muchos momentos de nuestra vida se convierte en algo imprescindible.

Llega el debate de qué alimentos ingerir, cuáles apartar, con el único fin de conseguir una figura deseada y poder alcanzar el cuerpo de nuestros sueños.

En determinadas ocasiones, optamos por eliminar drásticamente la carne de nuestra dieta porque pensamos que si optamos únicamente por las verduras y vegetales llegaremos más rápidamente a nuestro propósito. En el fondo, no hacemos más que engañarnos a nosotros mismos porque una alimentación equilibrada será la clave para el éxito.

Por todo ello, introduciremos un nuevo concepto denominado dieta flexitariana, que se basa fundamentalmente, en la premisa de que para adelgazar debemos seguir una dieta duradera en el tiempo en la que no eliminemos determinados tipo de alimentos como por ejemplo la carne. Por tanto, conseguiremos los beneficios de una dieta vegetariana pero de una manera más saludable.

 

ORIGEN

Esta nueva dieta, fue creada por la dietista Jackson Blatner en 2009 y fue difundida mediante la publicación de un libro llamado “La dieta flexitariana” – La dieta medio vegetariana para bajar de peso, estar más sano, prevenir enfermedades y añadir más años a su vida”. En él, se explica de una manera detallada en qué consiste y todos los beneficios que nos pueden llegar a aportar a nuestra vida diaria.

A continuación, entraremos en materia y pasaremos a describir en qué consiste esta dieta, cuáles son sus reglas y los efectos que puede provocar sobre nuestro organismo y nuestra complexión física.

 

EN QUÉ CONSISTE

La base radica en no eliminar ningún tipo de alimento. Principalmente lo que debemos hacer es reducir considerablemente alguno de ellos, pero teniendo en cuenta que debemos mantener presentes todos los grupos alimenticios.

 

-          Carne y alimentos ricos en proteína

-          Azúcar y especias

-          Frutas y verduras

-          Lácteos

-          Cereales integrales

 

Está claro que la base de esta dieta se sustentará en las frutas y verduras pero no dejaremos de lado ninguno de los restantes grupos.

A lo largo del día que se calcula que con esta dieta se consumen aproximadamente 1500 caloría, distribuidas en 300 en el desayuno, 400 en la comida y 500 en la cena. Entre medias podríamos permitirnos dos aperitivos de 150 calorías. Por tanto, se rige por la regla de realizar 5 comidas al día.

Los principales beneficios de esta dieta serán parecidos a la los de la vegetariana y, por tanto, ayudará a reducir el colesterol, prevenir las enfermedades del corazón y regular la presión arterial.

Los estudios sobre alimentación, constatan que los vegetarianos pesan menos y gozan de mejor salud, aunque esto realmente dependerá de diversos factores. La dieta flexitariana también compartirá este beneficio.

Aunque a priori no parece difícil reducir la ingesta de carne, no resulta tarea fácil, ya que a muchas personas les encanta la carne y aminorar drásticamente este componente de manera prolongada resultará costoso. Aquí, reside la clave de esta dieta porque consiguiéndolo llegaremos a una fase de pérdida de peso prolongada y sostenible.

 

 OTRAS CONSIDERACIONES

Por tanto, la dieta flexitariana contará con los principales beneficios de una dieta vegetariana al haber un alto contenido de frutas y vegetales. La principal diferencia, será que introduciremos en ella la ingesta de carne aunque, eso sí, en pequeñas proporciones.

Es importante saber que la clave del éxito es mantener una dieta equilibrada y que deberemos adaptar a cada uno de nosotros por lo que será importante un estudio previo de nuestro cuerpo de manos de especialistas, como entrenadores personales o nutricionistas.

Los milagros no existen, así que seamos conscientes de que hemos de sacrificarnos y dejar de lado algunos alimentos que aunque nos gusten resultan nocivos para nuestro organismo.

Es importante saber que una dieta prolongada y constante a lo largo del tiempo repercutirá en una mejoría sustancial en nuestro organismo. No hemos de desesperarnos y abandonar a las primeras de cambio. La clave estará en el equilibrio y la constancia. 

 

 

Si quieres especializarte y adquirir conocimientos en Nutrición deportiva, echa un vistazo a nuestro curso de Especialista en Nutrición para Deportiva para el Alto Rendimiento