Usted se encuentra en: »

DEPORTE TRAS LAS VACACIONES

Para la gran mayoría de las personas, verano es sinónimo de vacaciones y, como tal, nos dedicamos a realizar actividades  que durante el año no hemos podido hacer para así poder romper con nuestra rutina diaria.

 Se trata, por tanto, de un período en el que sin darnos cuenta perdemos  parte de nuestra forma física, ya sea porque nos encontramos en otro entorno distinto que nos imposibilita la práctica de ejercicio de manera habitual o, simplemente, por falta de ganas.

 Podríamos decir que septiembre representa un mes en el calendario en el que nuestro organismo ha de retomar su marcha habitual, por lo que entrenadores personales y profesionales del fitness recomiendan regresar al trabajo de manera gradual con el fin de evitar lesiones provocadas por el sobreesfuerzo.

 Trataremos de daros algunos consejos para que la vuelta no sea tan dura y podamos iniciar de nuevo de manera saludable nuestra práctica deportiva.

  

RECOMENDACIONES PARA “LA VUELTA AL TRABAJO”

 Será importante ir marcándose objetivos a corto plazo con el fin de sentirnos motivados. Una vez los vayamos alcanzando, sin darnos cuenta, habremos vuelto a nuestra forma física habitual y estaremos preparados para realizar los ejercicios a los que estábamos acostumbrados. Por tanto, será muy importante no desesperarse en los primeros días ya que iremos obteniendo los resultados deseados si trabajamos de manera constante y vamos incrementando nuestra actividad de manera gradual.

 

  1. Tras un largo período de reposo, nuestras articulaciones y músculos poco a poco han de ir adaptándose al esfuerzo por lo que deberemos ir dosificando la intensidad de nuestros ejercicios realizando actividades aeróbicas de poca intensidad.

                                                                  

  1. Escoger un horario en el que nuestro organismo esté más descansado ya que de ese modo tendremos todos nuestros sentidos más activos, cosa que favorecerá a una pronta adaptación.

 

  1. Evitar ponerse a dieta de manera drástica nada más volver del verano ya que al igual que con el ejercicio lo que intentamos es que nuestro cuerpo vaya poco a poco acostumbrándose,  lo mismo ha de ocurrir con nuestros hábitos alimenticios. No podemos pretender pasar de repente de comidas copiosas a otras con apenas aporte calórico. Hemos de ser conscientes de que hay que ir mejorando la alimentación de manera paulatina ya que de ese modo nuestro organismo tolerará mejor el cambio y lo asimilará de manera satisfactoria.

 

  1. Deberemos otorgarle una mayor importancia a los estiramientos, ya que nuestras articulaciones vendrán de un largo período de reposo en el que se encontrarán mucho más rígidas y nuestros músculos estarán siendo sometidos a una tensión mucho mayor al haber retomado el ejercicio físico.

 

  1. A pesar de que el verano haya acabado para nosotros, las temperaturas aún seguirán siendo elevadas por lo que deberemos hidratarnos de manera continuada durante todo el día para favorecer la vuelta al ejercicio.

 

  1. No habrá que olvidar que nuestro cuerpo también necesita descansar, así que sería importante garantizar unas horas mínimas de sueño. Por lo general, un adulto debería dormir ocho horas al día.

 

  

Por tanto, lo más importante será ser conscientes de que ningún cambio repentino favorecerá a nuestro organismo. Deberemos ir adaptándonos de nuevo la práctica deportiva de manera gradual ya que sólo de ese modo evitaremos posibles lesiones que nos paren en nuestra vuelta. Habrá que ser consecuentes con los excesos comentados durante el verano y no desesperarnos porque, trabajando de la manera adecuada, conseguiremos recuperar nuestra forma física en menos tiempo del que nos pensamos.