Usted se encuentra en: »

Beneficios de la Cerveza para la Salud

Beneficios de la Cerveza para la Salud

La cerveza a una bebida alcohólica, con bajo grado de alcohol, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada u otros cereales cuyo almidón, una vez modificado, es fermentado en agua y frecuentemente aromatizado con lúpulo. Tiene bajo contenido en calórico no contiene grasas ni azúcares y sí una cantidad importante de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas, por lo que su consumo con moderación es benéfico para la salud humana.

Uno o dos vasos de cerveza, son preferibles los sedantes y narcóticos, la cerveza proporciona salud, los narcóticos la destruyen. También ayudaría a controlar el insomnio .

La cerveza podría retrasar la menopausia y disminuir el riesgo de osteoporosis, algunos fitoestrógenos del lúpulo de la cerveza son especialmente activos para reducir las pérdidas óseas ya que aumentarían los niveles de calcitonina, además el silicio que contiene la cerveza favorece el aumento de la masa ósea, mientras que otras bebidas con más alcohol la reducen. El lúpulo contiene flavonoides, antioxidantes que inhiben ciertos tipos de cánceres en cultivos celulares. El organismo está sometido a un estrés oxidativo constante tanto por agentes endógenos de la propia célula, como por agentes externos (tabaco, fármacos, o hábitos nutricionales).
El deterioro mental se ve favorecido por el consumo moderado de cerveza, debido a su efecto vasodilatador .

Reduciría el riesgo de sufrir infarto cardiaco, se ha encontrado que el consumo de una lata de cerveza al día disminuye el colesterol LDL (malo) y aumentar la concentración del colesterol HDL (bueno).

También se ha demostrado que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, no provoca un aumento del peso corporal, ni modificaciones en la composición corporal, ni aumento de la circunferencia abdominal. El mito extendido de que la cerveza engorda debe ir disminuyendo, ya que es una de las bebidas con menor aporte calórico, sólo 42 calorías por 100 ml, muy por debajo del vino que llega a 82 calorías y el Whisky que aporta 245 calorías por cada 100 ml.

Al ser baja en calcio y rica en magnesio disminuyen el riesgo de cálculos en las vías urinarias. La cerveza contiene potasio, niveles de sodio y calcio reducidos y mucho magnesio que contribuye a alejar las enfermedades cardiovasculares. La vitamina B12, el ácido fólico y los antioxidantes que tiene son una importante protección contra el cáncer.

Es conveniente mantener un consumo responsable y no pensar en esta bebida como un medicamento y tener en consideración que el exceso de alcohol puede producir cirrosis hepática.