Usted se encuentra en: »

Alimentación Moderna y sus Consecuencias

Hoy en día se ha perdido el arte de alimentarse por el abuso de comer, porque no es lo mismo comer que alimentarse y por desgracia muchos padres se preocupan más por que coman que se alimenten sus hijos.

La alimentación moderna se preocupa más por un bolsillo lleno de dinero que por nuestra salud, permitiendo a las grandes industrias alimentarias que introduzcan en sus productos alimenticios productos químicos causantes de muchas enfermedades, tóxicos como los colorantes, los conservantes, el aspartamo… lo más preocupante es que se permite y se promociona para los más pequeños.

La alimentación ha sido primordial y seguirá siéndolo para nuestra supervivencia, el oxigeno forma parte de nuestra nutrición celular, es la combustión que necesita nuestro cuerpo para funcionar (mitocondrias), el cual también se está destruyendo su calidad, por la industrialización, tanto por la polución atmosférica como por la contaminación de nuestros mares, y con ello la de nuestros peces y fauna marina.

Las consecuencias de mal nutrirse pueden afectar al tracto digestivo (aparato digestivo) van íntimamente relacionadas con llevar una alimentación pésima en nutrientes, como también la calidad de nuestros pensamientos (miedo, estrés) ya que pueden provocar una ulcera estomacal de estrés.

Los pensamientos negativos relacionados con el miedo o el estrés, estimulan las glándulas suprarrenales, las cuales segregan hormonas (antiinflamatorias) que afectan a las paredes intestinales, nuestro estomago segrega células inflamatorias para protegerse del acido clorhídrico, la ulcera de estrés se forma por el estrés mantenido durante un largo periodo de  tiempo o una noticia muy desagradable.

Los azucares:

Cuando consumimos cualquier tipo de azúcar( aspartamo, lactosa, fructosa…) el cuerpo necesita extraer minerales esenciales para metabolizarlo, y con ello nuestra desmineralización, robando oxigeno a nuestras células, los azucares rápidos son unos temidos ladrones de oxigeno.

Como estamos viendo la alimentación es causante de muchas enfermedades , sobre todo por  exceso de azúcar encontrado en nuestra dieta moderna, la cual hace tambalear nuestra salud, la osteoporosis (sobre todo en niños), la diabetes, la esclerosis en placas…hay una gran incidencia por la ingesta descontrolada de ciertos alimentos, sobre todo chucherías y bollerías en los más pequeños… Como dice el Dr. Robert Young en su libro “la milagrosa dieta del pH” la ingesta de alimentos preparados, frutas fermentadas, o cualquier otro tipo de mal habito alimenticio, provoca acidez disminuyendo el pH, que debería estar entre un 7.3 /7.4. También habla de cómo el pensar segrega desechos celulares acidificando todavía más el organismo.

La acidificación:

Nuestras células están protegidas por una membrana externa y otra interna (membranas nucleares). La acidez destruye las membranas provocando que la célula luche por sobrevivir, la cual tendrá 2 opciones, mutar (cáncer) o morir (fibromas). La célula puede mantenerse en un entorno acido por un tiempo gracias a que su núcleo es alcalino.

 Imaginemos un riachuelo estancado, donde los peces serian nuestras células y el agua seria el plasma por el cual transcurren nuestras células sanguíneas cargadas de oxigeno, ahora bien, si no contiene oxigeno el agua los peces mueren.

Para que lo comprendamos mejor, y como dice el Dr. Martin Bosch, imaginemos que nuestro cuerpo es como una gran ciudad, donde la célula seria el ser que habita dicha ciudad (ciudadano), que vive dentro de sus hogares (órganos), los cables y torres eléctricas son las que nos mantienen intercomunicados (sistema nervioso),  y como en toda ciudad existe un ayuntamiento del cual gobierna al pueblo (cerebro). Ahora imaginemos que empieza a llover,   pero no agua, sino lluvia acida, y qué ocurre? Fácil, afectaría al cableado eléctrico, pelando  y dejándolo inhabilitado, creando cortocircuitos, e impidiendo hacer llegar la luz a los municipios. Al igual que pasa en nuestro sistema nervioso, la acumulación de ácido úrico, ácidos grasos (colesterol), Anhídrido  Carbónico (cO2), deberá ser controlado para que nuestro sistema nervioso funcione correctamente.

A evitar:

Hay que intentar mantener una alimentación sostenible, que no afecte a nuestra naturaleza, ya que ella es la que nos suministra los recursos más importantes para nuestra supervivencia, recordar que el cuerpo enferma cuando se preparan en los laboratorios los alimentos que nos llegan a nuestra boca. Comamos color, frescura libre de pesticidas, alimentos de temporada y nacionales.

 Eliminemos la carne, ya que la calidad es pésima, y por otro lado la proteína se destruye en la cocción (45/49 grados centígrados), pasando a ser desechos tóxicos.

Los animales están tratados con hormonas y medicamentos para sacar mayor producción, apenas tienen espacio para su crianza, envueltos de sus propias heces. Un dato alarmante del cual habla el doctor Jorge Pérez Calvo sobre el consumo de carne, nos dice  que a la hora de la matanza el animal se estresa liberando cortisol, adrenalina, etc..la cual queda acumulada en el tejido muscular, el cual nosotros luego ingerimos y nos puede provocar estrés o nerviosismo.

El Dr. Karmelo Vizcarra afirma que nada mas matar al animal empieza su descomposición, descomposición que acidifica nuestro organismo si ingerimos la carne de un animal muerto.

 En cuanto a la leche, la doctora Lucia Redondo Cuevas no da muy buenas expectativas sobre el consumo de leche, debido a los medicamentos que se están aplicando en el crecimiento del ganado, transmitiéndolo a la leche que consumimos hoy en día. La lactosa y la fructosa son azucares que desmineralizan todavía más, y lo más preocupante es que se está recomendando para la osteoporosis.

Elflúorque se encuentra en nuestros dentífricos, enjuagues bucales, aguas, etc. Afecta al sistema nervioso es un inmunosupresor, Adolf Hitler lo utilizaba antes de matar a los judíos (empaz descansen), para mantenerlos adormecidos. El flúor es un material radioactivo, hoy en día no hay matarratas que no contenga flúor.