Usted se encuentra en: »

Rotación de Espalda Contra el Sedentarismo

Las lesiones de espalda baja (región lumbar) han incrementado su incidencia entre la población, estimándose que  entre el 70 y el 85% de la población adulta sufre dolor de espalda alguna vez en su vida, siendo la prevalencia anual entre un 15 y un 45%  (Andersson, 1999). En España la prevalencia se ubica entorno al 14% (Humbría et al.,2001)  siendo la principal causa de baja laborar (Humbría et al.,2001)  obligando a descansar un mínimo de 6 meses de baja (Andersson, 1999),estimando en nuestro país en 41 días (Paéz et al.,1992). Este ratio de incidencia ha hecho que se consideren problema de salud mundial (Marras y Granata, 1997). Resultando preocupante la elevada incidencia entre los jóvenes.  Recientemente, una revisión de la ciencia producida al respecto, ha podido observar como la incidencia de dolor de espalda infantil progresa con la edad desde el 13.60 % hasta 38,50% (Calvo-Muñoz et al., 2012).

Aunque no se puede generalizar, el principal mecanismo que contribuye a esta situación es el sedentarismo, la gran cantidad de horas que estamos sentado reduce la capacidad de movimiento (nos atrofiamos y anquilosamos).  En este sentido, Pollock et al. (1995) asocian la hipotonía muscular y la carencia de flexibilidad como causas primarias de la lesión

En el caso de la columna lumbar, no se ha dedicado tanto interés a la rotación como a otras funciones de esta región anatómica.  Esto ha sido, porque es una función que puede suponer un gran riesgo de lesión (protrusión, hernia discal, etc), especialmente si se exceden los grados de movimiento fisiológicos conocidos  (Kapandji 2008, ver tabla 1) así como si está combinado con movimientos de flexo-extensión (López, 2002).

 

ROTACIÓN

Cervical

Torácico/Dorsal

Lumbar

Total

45-60º (sin contemplar la articulación atlo-axoidea)

35º

90-100º

 

Por lo tanto, la hipomovilidad de la zona puede desencadenar en lesiones, desgarros musculares de los oblicuos, adherencias, así como alteraciones posturales y de rendimiento motriz funcional.

Una forma de prevenir esta situación es generando movimiento sobre la región en cuestión. Y probablemente uno de los ejercicios más sencillos, seguros y eficaces para este objetivo, es el que nos propone el conocido experto en  rehabilitación quiropráctica, el doctor Craig Liebenson, se trata del ejercicio de rotación de tronco arrodillado (figura 1).

Por lo tanto, la hipomovilidad de la zona puede desencadenar en lesiones, desgarros musculares de los oblicuos, adherencias, así como alteraciones posturales y de rendimiento motriz funcional.

Una forma de prevenir esta situación es generando movimiento sobre la región en cuestión. Y probablemente uno de los ejercicios más sencillos, seguros y eficaces para este objetivo, es el que nos propone el conocido experto en  rehabilitación quiropráctica, el doctor Craig Liebenson, se trata del ejercicio de rotación de tronco arrodillado (figura 1).

 

El quiropráctico nos recomienda realizar este ejercicio 8-12 veces en el calentamiento.

La posición de inicio queda ilustrada en la figura 1 (a), desde esta posición, la persona deberá levantar la cabeza y el torso mientras, simultáneamente rota la parte superior del tronco.

Una vez adoptada la posición final (figura 1, b), el entrenador personal deberá enfatizar la importancia de mantener la posición durante unos segundos, estabilizando el cuerpo activamente por la co-activación del core.

Por lo tanto, en personas que acudan a su sesión de entrenamiento, podrían comenzar su sesión de ejercicio combinando este ejercicio, con el tan conocido cat-camel, que proporcionará un calentamiento específico de la región de la espalda, reduciendo al máximo su riesgo de lesión durante la sesión de entrenamiento así como una mejora progresiva de la postura.

Información extraída de:

Andersson GBJ. Epidemiological features of chronic low-back pain. Lancet 1999; 354: 581-585.

Calvo-Muñoz I, Gómez-Conesa A, Sánchez-Meca J.  Prevalence of low back ):_ ( pain during childhood and adolescence. A systematic review. Rev Esp Salud Publica ; 2012; 86 (4): 331-356.

Humbría A, Ortíz A, Carmona L. Lumbalgia en la población adulta española. En: Estudio EPISER. Prevalencia e impacto de las enfermedades reumáticas en la población adulta española. MSD y Sociedad Española de Reumatología. Madrid 2001: 39-52.

KapandjiAI. Fisiología articular. Tronco y raquis. 6ª edición. Madrid: Panamericana; 2008.

LiebensonC. Improving trunk rotation. J Bodywork Mov Ther 2010; 14: 302.

López Miñarro PA. Ejercicios desacinsejados en la actividad física. Detección  y alternativas. Barcelona: Inde; 2002.

MarrasWS, Granata KP. The development of an EMG-assisted model to assess spine loading during whole-body free dynamic lifting. J Electromyographic Kinesiol 1997; 7 84): 259-268.

Paéz Camino M, Millán J, Serna A. Incapacidad laboral atribuida a enfermedades reumáticas. Rev Esp Reumatol 1992; 19: 9-11.

Pollock ML, Feigenbaum MS, Brechue WF. Exercise prescription for physical fitness. Quest 1995; 47 (3): 320-337.

Nota del autor.

El presente artículo pretende realizar una breve recomendación general para este situación médica particular, lo cual NO SUSTITUIRÁ NUNCA, ni el diagnóstico ni el tratamiento tanto médico como fisioterapeútico que se pueda haber emitido. Así mismo, se recomienda que si usted padece la situación tratada a lo largo del artículo, se ponga en contacto con su médico, fisioterapeuta o prescriptor de ejercicio para que puedan realizar un estudio profundo y personalizado de su situación, pudiendo ajustarle al máximo la realización de ejercicio físico o el tratamiento más acertado para usted.