Usted se encuentra en: »

Especialistas Erradican Mitos Sobre el Consumo de Huevo

Especialistas Erradican Mitos Sobre el Consumo de Huevo

Durante años, el huevo fue considerado un alimento dañino debido al contenido de colesterol que se concentra en la yema, el cual es un compuesto químico asociado con el origen de enfermedades cardiovasculares, tras adherirse a las paredes de venas y/o arterias.

Sin embargo, actualmente investigadores en el área de nutrición humana, salud pública y ciencia en alimentos, erradican el mito y aseguran que el huevo contiene ácidos grasos insaturados que son esenciales en el metabolismo celular, además de reducir los riesgos de lesiones y enfermedades cardiacas.

Incluso, para quienes tienen diabetes, los nutrientes que posee el huevo contribuyen a mejorar su salud, además de que coadyuvan a prevenir el envejecimiento prematuro y la oxidación del organismo debido al gran aporte de proteínas, vitaminas y minerales como magnesio, fierro, potasio y calcio.

Al respecto, la doctora María Elena Sánchez Pardo, científica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB-IPN), indicó que en México la probabilidad de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares ha ido en aumento y, aunque el huevo era considerado parte del problema se atribuye principalmente al sobrepeso y obesidad.

Añadió que otros determinantes en estos padecimientos son el consumo de alcohol y tabaco, así como la edad, predisposición sedentaria, así como el estrés.

La experta, quien también colabora para el Instituto Nacional Avícola (INA), comentó que tras varias investigaciones nacionales  y en el extranjero, se logró desmitificar que el huevo es responsable del aumento de los niveles de colesterol en la sangre, ya que el principal factor es el consumo excesivo de las grasas saturadas, azucares, harinas refinadas y bebidas azucaradas.

Mencionó que el exceso de estos alimentos es convertido por hígado a lipoproteínas de baja densidad, conocidas como “colesterol malo” que transportan el colesterol hacia las venas y/o arterias, provocando enfermedades cardiovasculares, como la ateroesclerosis.

Por el contrario, Sánchez Pardo dijo que el huevo contiene lipoproteínas de alta densidad o “colesterol bueno”, el cual impide que el colesterol se deposite en venas y/o arterias, lo que disminuye el riesgo de lesiones y padecimientos cardiovasculares.

Asimismo, explicó que el alimento de origen avícola presenta dos estructuras: yema y clara; la primera se caracteriza por tener 50 por ciento de agua, 30 por ciento de material lipídico y el restante son proteínas, ambos componentes conforman las llamadas lipoproteínas, además se concentran vitaminas liposolubles, como la A, B, D, E y K.

Mientras que la clara del huevo, apuntó, presenta al menos 90 por ciento de agua, casi 9 por ciento de proteínas y el resto deriva en residuos minerales.

Destacó que clara contiene baja concentración de hidratos de carbono, como la glucosa que las personas con diabetes pueden consumir, pues no influye en el incremento de azúcar en la sangre.

“Prácticamente todos los nutrimentos del huevo intervienen en los procesos metabólicos, como por ejemplo las proteínas que son altamente digeribles y se asimilan en su totalidad”, expuso Sánchez Pardo.

Por su parte, Tere Rull de Stern, licenciada en Nutrición, dijo que la yema de huevo contribuye con una sustancia llamada lecitina, rica en folfolípidos (ácidos grasos) que inhiben la absorción intestinal y previenen la formación de colesterol y otros lípidos que posiblemente se adhieran a las arterias.

“Al integrar una persona con diabetes o con riesgos cardiovasculares este alimento en su dieta se estará proporcionando los lípidos requeridos e impedirá que el hígado produzca colesterol debido a que ya lo está adquiriendo mediante los nutrientes del régimen alimenticio”, señaló la especialista.

Rull de Stern manifestó también que de manera natural y tras ingerir este alimento se incrementan los niveles de la hormona (insulina) encargada de regular la glucosa en sangre, pero al controlar la hiperglucemia (elevación de los niveles regulares) se obtiene una lenta absorción de los nutrientes y por tanto conducen al manejo de saciedad para evitar el sobrepeso.

Ambas especialistas coincidieron que para quienes tienen diabetes o complicaciones derivadas de esta enfermedad, llevar una buena dieta no es opcional ni negociable, pues deben entender lo esencial de adquirir un nuevo estilo de vida, además de realizar algún tipo de ejercicio físico y mantener un tratamiento farmacológico, indicados por un experto de la salud.

Cabe mencionar que la Asociación Americana de Cardiología recomienda consumir, en una dieta equilibrada, una pieza de huevo por día, pero las especialistas sugirieron que es aconsejable para quienes no mantengan una actividad física constante, el consumo de cuatro piezas durante la semana, y mantener constante comunicación con el médico responsable de su alimentación.

 

Artículo Facilitado por Juan Antonio Beitia