Usted se encuentra en: »

El Psoas Ilíaco

¿DE QUÉ SE TRATA?

Se trata un músculo cuya actividad principal es la unión de la pelvis y la cadera, zonas que realizan funciones totalmente diferenciadas. Se encuentra en una zona con gran actividad mecánica, por lo que hacemos uso de él constantemente y casi siempre se encuentra en tensión.

Comienza en la superficie interna de Íleon, la base del sacro y las laterales de los cuerpos vertebrales desde la D12  hasta L5. El psoas ilíaco se inserta en el trocánter menor, que es una  pequeña  protuberancia  que se sitúa en la parte posterior interna del fémur, en la zona superior de ese hueso.

Dada su potencia y extensión, el psoas ilíaco participa en innumerables ejercicios sin que nos demos cuenta. Por tanto, es muy importante no olvidar estirarlo si queremos que esté en condiciones.

 

PREVENCIÓN DE LESIONES Y SU ACORTAMIENTO.

Este músculo es el principal encargado de nuestra postura corporal, por lo que un acortamiento del mismo podría generar molestos dolores de espalda. Tampoco deberíamos olvidar que permite la flexión de las caderas, produce anteversión pélvica y flexión del tronco.

Una deformación del psoas ilíaco puede derivar en caminar con las espalda arqueada hacia delante. Cuando se produce en uno de sus lados puede desalinear las vértebras lumbares. En estos casos, el cuerpo intentará compensar estos desequilibrios musculando en mayor medida otras partes del cuerpo.

Visualmente, estos desequilibrios se apreciarán mediante unas piernas arqueadas y  las rodillas unidas. Puede ser el responsable de los pies planos, de rigidez y dolores en la columna, debilidad en los tobillos, etc.

En cualquier actividad cotidiana diaria, tal como montar en bicicleta, andar, hacemos uso de este músculo. Por tanto, será muy importante cuidarlo para evitar la aparición de dolencias y lesiones indeseadas. 

En la práctica deportiva, la lesión más común derivada del psoas ilíaco serían las “pubalgias”. El pubis es una de las tres porciones de división del hueso coxal o ilíaco, las demás son el íleon y el isquion, todas con una relación muy directa con el psoas.

Es uno de los músculos mas nombrados y que más se trabaja en el método Pilates , puesto que sirve de apoyo de otros grandes músculos.

 

Existen diversos ejercicios que cualquier monitor de Pilates recomendarápara tratar de prevenir estos dolores lumbares:

-  Un modo muy sencillo sería colocar las piernas una detrás de la otra y estirar la pierna de atrás mientras flexionamos la de adelante. Posteriormente realizaríamos lo mismo pero cambiando de pierna.

- Otra manera de estirar el psoas ilíaco sería efectuando rotaciones de tronco. de pie y con las piernas separadas, comenzando a girar el tronco desde el ombligo hacia abajo, mientras la cadera se adelanta ligeramente y aprietas el abdomen. Se debe mantener la posición unos segundos y rotar hacia el lado contrario.

A pesar de que estos dos ejercicios son concretos para ejercitar el psoas, existen muchos otros que indirectamente trabajan este gran musculo.

 

Por tanto, viendo la importancia que entraña este músculo al encontrarse presente en la mayor parte de los movimientos que realizamos en nuestra vida cotidiana, deberemos tratar de llevar mucho cuidado con el psoas ilíaco y estirarlo cada vez que realizamos cualquier actividad, ya que de este modo evitaremos la aparición de lesiones y de dolencias innecesarias.