Usted se encuentra en: »

¿Conoces tu Somatotipo?


Resultaría interesante saber qué tipo de cuerpo tenemos. Parece imposible encuadrarnos a la perfección en uno de ellos, por lo que partimos de la base de que tendremos una mezcla de varios. Para facilitarnos esa labor diferenciaremos más adelante entre tres tipos.

La alimentación y el deporte supondrán un papel fundamental a la hora de encasillarnos en cada uno de los tipos porque condicionarán notablemente nuestro aspecto físico. Gracias a estos factores nos resultará más fácil poder cambiar nuestro aspecto y así poder llegar al tipo de cuerpo deseado.

 

DIFERENTES TIPOS


Tal y como hemos comentado, a pesar de que no podemos pertenecer puramente sólo a uno de ellos, existirán tres tipos de cuerpos por los que nos podremos ir moviendo. Pasaremos a describir al detalle cada uno de ellos y así averiguaremos las características más comunes a nuestro cuerpo.


- Ectomórfico: Se asocia a gente delgada. No son propensos a coger musculatura ni a almacenar grasa. Se caracterizan por extremidades largas y delgadas.

- Mesomórfico: Se trataría de los cuerpos más equilibrados. Tienen predisposición a desarrollar músculos y a no almacenar grasas. Se caracterizan por hombros anchos y una cintura delgada.

- Endomórfico: Aquí encontraríamos el otro extremo. Su principal signo de identidad es el almacenamiento de grasas. Se caracteriza por una cintura gruesa y una estructura ósea de grandes dimensiones.


Nuestra constitución y genética nos llevarán de antemano hacia un cuerpo u otro aunque como ya hemos dicho si mantenemos una dieta equilibrada y realizamos deporte con asiduidad seremos capaces de modificar nuestro aspecto físico.

Deberemos ser nosotros quienes actuemos para encontrarnos donde verdaderamente queramos estar.

 

ADAPTA TU CUERPO AL DEPORTE PRACTICADO

Hemos de ser conscientes ,que no todos los deportes requieren un idéntico físico y que deberemos tener hacia un tipo de cuerpo u otro dependiendo del deporte hacia el cual queramos enfocar nuestro entrenamiento.

Para cuerpos ectomorfos serán adecuados aquellos deportes que impliquen un alto grado de resistencia. Debida a esta constitución ligera que habíamos comentado también serán útiles para actividades aeróbicas como la gimnasia.

Después pasaríamos por el mesoformo, destacando aquellos deportes que impliquen entrenamiento cardiovascular y fuerza. Estas personas tendrán gran facilidad tanto para coger peso como para perderlo.

Por último nos encontraríamos con los endomorfos. Suelen tener una buena capacidad pulmonar y por su gran tamaño, siempre y cuando puedan moverse con potencia, se decantarían por deportes como el rugby. Sería el tipo de cuerpo que puede coger músculo con mayor facilidad.

 


Por tanto, ahora será nuestra sabor saber qué tipo de cuerpo tenemos, si estamos realmente contentos con él y si realmente está acorde con el deporte que solemos practicar.

Sólo de nosotros dependerá continuar nuestros hábitos si vemos que estamos dentro de nuestras metas deseadas o en el buen camino o si de lo contrario hemos de cambiar radicalmente.

Mantén una dieta sana y equilibrada y convierte el deporte en un aspecto necesario de tu vida.