Usted se encuentra en: »

¿Conoces Los Falsos Mitos Del Deporte?

Como en todos los aspectos de la vida, circulan algunos rumores o falsos mitos acerca de numerosos temas. Por ejemplo, en materia de salud, en la alimentación, relacionadas con el bienestar y también con el deporte.

 Vamos a desvelar algunos de los más conocidos en el mundo del fitness y trataremos de llevar a cabo un razonamiento lógico capaz de desmentirlos.

 A continuación enumeraremos y explicaremos brevemente varios de ellos:

 

  • ¿Sudar adelgaza? Como todos sabemos, somos un 80% de líquido. Por tanto, si sudamos estamos perdiendo ese líquido que a priori parece que nos esté quemando grasa o calorías a la vez. No es así, la sudoración es un proceso externo de nuestro cuerpo que hace que liberemos toxinas y se abran los poros de nuestro cuerpo, eliminando sustancias perjudiciales.

En el momento que repongamos la cantidad de líquido perdida en nuestro organismo nuestro cuerpo volverá a pesar lo mismo y, por tanto, queda desmentido que el sudor  adelgace.

 

  • Si dejo de entrenar mi músculo se pierde y se convierte en grasa.Dicho así es una barbaridad y es que el músculo propiamente dicho y, a nivel metabólico, nunca podría convertirse en grasa. Otra cosa distinta es que disminuya el mismo si dejamos de ejercitarlo.

 

  • No dejar de tomar proteínas para hacernos más fuertes. Lo más extendido por los gimnasios. Tenemos que tener en cuenta que nuestro organismo es la máquina más perfecta y que, por tanto, tiene unos niveles de vitaminas y proteínas que si superamos pueden ser incluso perjudiciales.

El organismo tiene una asimilación máxima de proteínas por peso corporal. Por tanto, es un absurdo forzar al organismo a que asimile algo que excede de sus posibilidades.

Si que podríamos tomar otros alimentos como hidratos de carbono por ejemplo para esta finalidad.

 

  • Beber agua durante el ejercicio produce flato.

¿Cuántas veces hemos escuchado esto? No tiene nada que ver el beber agua con el flato. Además, sabemos que la hidratación en la práctica deportiva es esencial y que no siempre pasa. El flato a veces va ligado a la falta de coordinación al respirar o incluso al problema de las flatulencias o con la ingesta de alimentos que hemos comido horas antes del ejercicio.

 

  • Agua con azúcar para las agujetas. Uno de los métodos tradicionales para terminar con el dolor muscular es la ingesta de azúcar. También se ha dicho que el agua con limón. Lo que se pretendía con esto era eliminar el ácido láctico en nuestro organismo, Numerosos estudios han demostrado que esto no es así.

Incluso se ha llegado a afirmar que ni siquiera se producen esos cristales después del entrenamiento, pues el lactato sale muy pronto del músculo hacia la sangre.

Además muchos estudios determinan que las agujetas son producidas por roturas de las pequeñas fibras musculares y, por lo tanto, el remedio es practicar más ejercicio todavía. Por tanto ninguna bebida azucarada pondrá el remedio a las agujetas.

 

  • Cualquier ejercicio es bueno para la salud.

 Sabemos que esto es totalmente falso. No todo el ejercicio es bueno para nuestra salud ni todo es el más adecuado a nuestras posibilidades. Por tanto, deberemos tener en cuenta nuestras necesidades físicas para adaptarlo al deporte que más nos pueda beneficiar.

Sabemos que si nos duelen las rodillas no es recomendable trabajar el deporte de alto impacto o por ejemplo que Pilates es muy beneficioso para la espalda.

Cada ejercicio aporta beneficios distintos según el tipo de persona.

 

  • Hacer abdominales elimina la barriga indeseada.

Esto no es así, ya sabemos que para eliminar grasa es necesario hacer ejercicio de forma aeróbica y que hacer abdominales solo fortalece el músculo.

 

  • Hacer deporte a primera hora de la mañana.

Otro de los grandes mitos. Hacer deporte a primera hora del día no quema más grasa, ni tampoco tomar excitantes como el café a primera hora de la mañana para salir a correr.  El rendimiento físico se ve reducido nada más empezar el día pues la vitalidad y los niveles de energía así como la temperatura corporal es más baja.

 

Siempre han existido multitud de mitos, pero hemos decidido explicar aquellos que nos han parecido más importantes. Hay muchos otros , como el estirar siempre es bueno , cuanto más exigente sea un ejercicio resultados más rápidos tendrá , cuanto más ejercicio practiquemos más podremos comer, etc.

Por tanto, antes de hacer caso a rumores que podamos escuchar, lo primero que deberemos hacer es mirarnos a nosotros mismos. Cada persona es un mundo, así que los efectos del ejercicio  podrán variar considerablemente de un individuo a otro.

Hemos de ser consecuentes con nuestras limitaciones y tratar de practicar aquel deporte que nuestra condición física lo permita, ya que ése será el único modo de alcanzar nuestros propósitos.