Usted se encuentra en: »

Claves para no Equivocarte con tu Gimnasio

El periodo vacacional toca a su fin y los excesos que hemos ido realizando durante el verano hay que compensarlos. Si estamos acostumbrados a realizar ejercicio,  lo más seguro será que no lo hayamos abandonado del todo y una buena forma de comenzar el curso de la mejor manera posible y “obligarnos” a ser constantes será apuntarnos a un gimnasio. 

Debemos tener en cuenta una serie de factores que nos ayudarán a determinar cuál es el que más se adecúa a nosotros ya que de lo contrario, se nos hará muy cuesta arriba y seremos incapaces de acudir con cierta asiduidad. 

A continuación, enumeraremos una serie de variables que nos orientarán a la hora de decidir nuestro gimnasio apropiado. 

EL HORARIO 

Será importante ver que nuestra disponibilidad, es totalmente compatible con el horario que nos ofrece el gimnasio. Por ese motivo, sería recomendable previamente visitar las instalaciones en nuestra franja horaria para ver si nos convence por completo. Es importante ver que no existe una cantidad demasiado elevada de clientela, que los vestuarios están correctamente acondicionados y existe un personal capaz de atendernos en cualquier momento. 

Otro aspecto importante, es fijarnos en la cantidad de clases colectivas que nos ofertan. No a todo el mundo le gusta entrenar por libre, existe gente que le resulta más eficaz ser guiado por un profesor en una clase colectiva, siendo la motivación mucho mayor y consiguiendo unos resultados mucho mejores. Si eres de los que prefieren entrenar de este modo, no vayas a aquel centro que no te ofrezca una variedad suficiente que te permita acudir a las clases sin problemas, ya que de lo contrario abandonarás en unos pocos días. 

EL ESTADO DE LAS INSTALACIONES Y EL MATERIAL 

A todos nos gusta entrenar en un espacio amplio e higiénico. Si a menudo encontramos suciedad, desperfectos y poca limpieza, pronto nos cansaremos y dejaremos el gimnasio sin dudarlo. 

Por supuesto, el material  y los aparatos que vayamos a utilizar deberán ser los adecuados  y estar en condiciones. Si continuamente se encuentran averiadas y no se reemplazan aquellas maquinas desgastadas, aparte de que no podremos realizar los ejercicios de la manera óptima, podrán constituir un peligro para nuestra integridad física. 

EL PERSONAL 

Será importante poder acudir en cualquier momento a profesionales que nos asesoren sobre los ejercicios a realizar, nos puedan confeccionar rutinas o incluso darnos recomendaciones dietéticas. Será recomendable tener la posibilidad de también poder contratar a un entrenador personal. 

LA UBICACIÓN 

Quizás éste sea unos de los factores más decisivos. Resultara importante escoger uno cercano a nuestra casa o nuestro trabajo, ya que son los sitios donde pasamos la mayor parte del tiempo. 

Cuando el tiempo empeora, hace frío, etc. nos dará mucha más pereza ir al gimnasio por lo que si a esto le añadimos que está lejos poco a poco dejaremos de ir. 

Sería aconsejable acudir directamente desde el trabajo ya que una vez pasamos por casa, nos cuesta mucho volver a arrancar y en muchas ocasiones optaremos por quedarnos en ella. 

Por tanto, teniendo en cuenta que reengancharnos a nuestra marcha habitual siempre es costoso, deberemos hacer todo lo posible para que se produzca de la manera menos traumática posible. 

Para ello será relevante optar por un gimnasio en el que nos encontremos a gusto y que pueda adaptarse a nuestras necesidades. 

Es importante comenzar desde ya y ser constantes a la hora de realizar nuestras rutinas deportivas. De lo contrario nunca lograremos alcanzar nuestras metas propuestas.