Usted se encuentra en: »

Mindfulness y Deporte

¿Qué es MINDFULNESS o atención plena?

Podemos decir en palabras llanas, que es estar en el aquí y en el ahora, vivir el momento presente o como hace muchos años escuché, tener la cabeza donde tengas los pies. Pero claro, nuestro entorno actual nos lo pone bastante complicado. En ocasiones, nos sorprendemos manteniendo una conversación por skype, mientras nos preparamos algo de cenar y al mismo tiempo no paran de sonar whatsapps, ¿dónde estamos; en la cena, en el skype o pensando quién estará enviándome whatsapps? Personalmente, creo que en todos y en ninguno, a esto le llamábamos “multitask”. Lo que antes era una virtud, ahora es un defecto.

¿Para qué practicar MINDFULNESS?

Para muchos amantes de esta “nueva” corriente, es una forma de combatir ese exceso de actividad y atención dividida tan poco productiva (en todos los ámbitos). Imaginaos a una persona que después de un día de trabajo, se va al gimnasio, se sube en la cinta, se pone su selección de música, está pendiente de l@s que van y vienen, sabe que tiene una cena y aún no sabe qué se pondrá y para rematar, le queda poca batería en el móvil y puede que le llame su pareja. Ufff… y esto tan sólo en los primeros 5’ de cinta, ¿os imagináis hasta dónde puede llegar su mente en 20’ más?

En fin, la práctica de la atención plena es para centrarse y concentrarse. Es para conseguir el verdadero disfrute de aquello que se está haciendo, es para vivir el segundo a segundo, sin anticipar lo que pasará después.

¿Puedo empezar a practicar MINDFULNESS?

Por supuesto, puedes empezar cuando quieras, otra cosa es que cuando tú quieras sea tu momento. Os pongo un ejemplo, a mí hace unos meses me recomendaron el mindfulness y un libro sencillito con el que poder tener una primera toma de contacto, y así poco a poco, poder ponerme en marcha. Pero de hecho, no fue tan sencillo, sentía que no era mi momento, sentía que mi atención plena estaba ausente, y me atrevo a decir que cada persona tenemos una manera única de centrarnos y concentrarnos. Es más, basta que quieras vaciar la mente para que empieces a llenarla de innumerables pensamientos.

De alguna manera, lo que quiero decir con esto, es que la práctica de la atención plena es bastante compleja, de repente se nos está recomendando y pidiendo que paremos la máquina de pensar, ya quisiéramos ¿verdad?

La relación del MINDFULNESS y deporte

Sinceramente, creo que las personas más capacitadas para practicar la atención plena son l@s deportistas, de hecho creo que lo hacen sin ser conscientes de ello. ¿Habéis visto las caras de l@s deportistas antes de una competición? ¿Creéis que están pensando en qué van a hacer después? ¡No!, están en su momento, están viviendo plenamente aquello que acontece segundo a segundo. No escuchan, están inmersos en sus sensaciones, están concentrad@s y en su mente sólo está el momento presente. Pero, aquí quiero hacer una salvedad, seamos deportistas o no, si tenemos algún problema psicológico por resolver, puede que esta técnica no sea la más recomendable. Como dije más arriba, no siempre es el momento.

Beneficios del MINDFULNESS en el deporte

Cuando practicamos algún deporte, muchas veces nos vemos amenazados por nuestra mente, no sabemos qué hacer con ella y empieza una batalla contra nuestros pensamientos, pero cuanto más nos resistimos más terreno ganan en nuestro espacio mental. Así que no luchemos, aceptemos aquello que pensamos y dejémoslo ir. Pero es evidente que esto no se consigue en un día, ni en dos, es necesario mucho entrenamiento.

¿Te has fijado en cómo respiras cuando haces deporte?, es un buen punto de partida, centrar tu atención en la respiración (es agitada, es armónica, es lenta…), ahí es nuestro primer contacto con la atención plena, estamos siendo conscientes de cómo el aire entra y sale de nuestros pulmones.

Cuando controlamos la respiración, ya podemos dejarla en modo automático, ahora por ejemplo, podemos fijarnos en cómo es nuestro movimiento corporal en el deporte que estemos realizando, sólo presto atención a mis movimientos (son rígidos, ágiles, forzados…). Tener una buena técnica en cualquier deporte es fundamental, tomemos consciencia de cómo es nuestra técnica.

A partir de aquí, podemos trabajar con sensaciones, sonidos, olores, con cualquier cosa que tenga que ver con el deporte. Esto pretende ser una pincelada de algo que está muy de moda, aunque yo lo conocía hace años como FLUIR.