Usted se encuentra en: »

Fatiga Muscular, Cansancio Tras la Vuelta a la Rutina

Después de una época más suave de entrenamiento como puede ser la época estival donde siempre nos relajamos más y entrenamos en menor medida vienen los entrenamientos largos y duros y la puesta a punto en todos los gimnasios en Septiembre.

Este fenómeno es un hecho que puede generar algunas consecuencias sino sabemos llevar nuestro entrene de forma precavida.

Quien no ha escuchado estos días frases como… “estoy cansado… estoy agotado…no puedo más” o” no poder acabar una clase”.

¿Qué es la fatiga muscular? Hay que saber distinguir la fatiga muscularcon el mero cansancio.

La fatiga muscular aparece después de cada entrenamiento como una consecuencia al mismo.

Hay que distinguir ambos pues la fatiga muscular es el grado máximo del cansancio, podemos decir en otros términos que; “sino te cansas no hay fatiga” y por tanto sino hay fatiga no superas el trabajo muscular cada día.

Pero… ¿a qué se debe?

La fatiga es debida a un trabajo físico en exceso bien sea por practicar mucho ejercicio de continuo o bien porque se practica a una intensidad muy superior a la normal.

También puede ser debido a la falta de cansancio o intervalos de descanso, así como falta de una buena hidratación en el ejercicio por perdida de sudor. Puede ser debido a una mala dieta como falta de ingesta de hidratos de carbono entre otras .

Estas causas se generan de origen fisiológico pero también puede devenir  en otros tipos como por ejemplo mental, como falta de concentración necesaria, así como falta de percepción visual, táctil o sensorial. Puede mermar también a fatiga emocional.

En general cabe hablar de dos tipos de fatiga, será la física y la nerviosa como la sensorial, emocional o mental.

Todo esto genera en el deportista unos síntomas que hemos sentido numerosas veces.

Algunos de estos son los siguientes;

-El primer síntoma de fatiga es el deseo de dejar de hacer el ejercicio que se está practicando (esto los entrenadores personales suelen apreciarlo bastante en actividades colectivas y también en sala) La fatiga va de la mano con caer rendido.

- otro de los síntomas es la falta de coordinación y ejecución en el ejercicio.  La fatiga va ligada a la pérdida de atención y por lo tanto a la ejecución de todos los movimientos.

- Puede ser que la fatiga nos cause pérdidas de sueño así como importantes pérdidas de peso que hay que controlar.

 

La dieta puede influir.

Existen alimentos que ayudan a evitar la fatiga antes y después del ejercicio.

Sabemos que la recuperación en el ejercicio es muy importante y por ello debemos de consumir una cantidad importante de hidrataos de carbono.

Estudios reconocidos señalan que la ingesta de estos nutrientes es preferible tomarlos después de hacer el ejercicio, aproximadamente transcurridos unos 30 o 40 minutos después de que el cuerpo se nos ha habituado y hemos estirado adecuadamente.

Ya sabemos que la recuperación a base de glucógeno nos permitirá recuperarnos más pronto y por tanto evitar el cansancio y fatiga durante el día sobre todo si hemos entrenado de buena mañana.

Recordemos que estos nutrientes se encuentran en el pan, en las pastas o en los cereales. Son de gran ayuda para evitar el cansancio físico.

¿Cómo lo podemos evitar, o al menos disminuir?

Hay que diferenciar entre una fatiga sobrevenida es decir por un esfuerzo momentáneo o bien una fatiga a largo plazo por un entrenamiento largo, continuo y bastante duro.

Las formas de evitarlas son varias y no muy costosas de ponerlo en práctica.

1. En primer lugar la base sería una buena hidratación, antes, durante y después, la fatiga muchas veces se presenta por que nuestros músculos necesitan agua.

2. entre esfuerzo y esfuerzo es conveniente parar y hacer descansos. Sabemos que quien mucho corre pronto para, y por tanto no por trabajar de forma continua vamos a hacerlo mejor. Intentemos hacer series y descansar en intervalos cortos. El musculo se irá recuperando y se nos hará más ameno y fácil continuar con el ejercicio.

3. acuérdate de dormir y comer bien , son dos aspectos imprescindibles para evitar el decaimiento ocasional.

Por todo esto también existen otros factores que nos pueden ayudar, tales como un baño de agua fría después del ejercicio. Esto regenera rápido los tejidos activando los vasos sanguíneos, contrayendo y dilatando los mismos. La sensación después es satisfactoria.

Además convendría algún aporte vitamínico que podríamos tener bajo supervisión médica.

Pues bien , ya te hemos aportado algunas claves del conocido cansancio o fatiga física, son elementos normales que si podemos combatirlos el ejercicio nos será más efectivo y nuestra vida cotidiana mucho más llevadera