Usted se encuentra en: »

Cómo prevenir las lesiones deportivas

Después del frio invierno, por fin vuelven las buenas temperaturas y el calor. Algunas personas en esta época reinician sus actividades deportivas, interrumpidas el pasado otoño y durante el invierno. Sin embargo, un aumento repentino de la actividad, puede dar lugar a lesiones. Si tu lector eres de esas personas, tómatelo con calma regresa a tu rutina de entrenamientos pero de un modo progresivo, o te puedes encontrar siendo el protagonista del siguiente escenario.

Las vacaciones de verano han comenzado y el hijo después del primer año de universidad regresa a su casa y quiere jugar al baloncesto con su padre. La ultima vez que jugaron fue en el pasado Agosto, antes de su ingreso en la Universidad. Naturalmente el corto partido de baloncesto, se convirtió en un juego de varias horas y un duelo de generaciones. A medida que el sol se pone, el padre hace una pausa en el juego, siente un latigazo en sus talones y cae de rodillas de dolor. Al día siguiente, se presenta en la clínica y le diagnostican una rotura del tendón de Aquiles y lo tienen que reparar quirúrgicamente por la noche.

Este tipo de lesión se encuentra en una categoría más amplia denominada “Lesiones por uso excesivo”. Estas lesiones se producen cuando un tendón, ligamento o hueso, debido a una carga excesiva, falla y se produce la lesión. Una lesión como la de nuestro ejemplo no es muy corriente, si lo es el conjunto de lesiones que se producen en esas situaciones y vemos un aumento drástico der las mismas durante la primavera y el verano todos los años. Este tipo de lesiones puede variar desde pequeños esguinces y torceduras, a las rupturas, tendinitis fracturas por estrés y como no el tendón. Vemos estas lesiones principalmente en personas jóvenes y adultas de sexo masculino y que sienten que están en buena forma y piensan que están igual que cuando practicaron deporte con regularidad. También es frecuente ver este tipo de lesiones, por un uso excesivo o alguien que comienza con otra modalidad deportiva a la diferente a la habitual o preparando una competición.

El consejo que damos a nuestros pacientes es la suavidad en los entrenamientos, especialmente si han estado inactivos durante un periodo prolongado de tiempo. Uno debe escuchar a su cuerpo y  cuando realiza una actividad física estar dispuesto a parar si se siente algún problema. Está muy bien estar sano y en forma y recomendamos encarecidamente que lo hagan, ya que ayudaran a evitar muchos problemas de salud en el futuro. Pero en lo que respecta a la salud actual lo mejor es trazar un plan para alcanzar nuestros objetivos, sin duda que un entrenador personal o preparador físico nos ayudara en el reto de ponernos en forma y evitar las lesiones.