Usted se encuentra en: »

Efectos Inmediatos al Dejar de Fumar

Fumar constituye un acto mediante el cual, absorbemos sustancias previamente quemadas a través de nuestros pulmones. Según el momento de la historia donde nos encontráramos se ha podido ver como algo sagrado,  como algo sofisticado, como algo vulgar, etc. hasta la actualidad que ha sido considerado como algo altamente nocivo para nuestra salud.

Multitud de estudios médicos, revelan que fumar constituye un acto negativo para nuestro organismo y favorece la aparición de enfermedades pulmonares, siendo la más temida el cáncer de pulmón.

La sociedad, se ha concienciado de tal manera que se han sucedido repetidamente campañas para frenar el consumo de tabaco. Los impuestos sobre el tabaco se han disparado para intentar disuadir a la gente de que no fume y en casi ningún establecimiento público está permitida esta práctica

 

EFECTOS INMEDIATOS.

En primer lugar hay que tener bien claro que queremos dejar de fumar.

  1. A los 20 minutos de haber dejado el tabaco, ya se empiezan a notar los efectos, y es que nuestro ritmo cardiaco se normalizará, así como la presión sanguínea, que estará en niveles más normales.
  2. A las 8 horas, conseguiremos que los niveles en sangre del monóxido de carbono y de oxígeno se normalicen.
  3. A las 48 horas de haber dejado el cigarrillo, las terminaciones nerviosas se acostumbran a la ausencia de nicotina, con lo que desaparece el conocido como síndrome de abstinencia.
  4. A las 72 horas, los bronquios y los pulmones dejan de sufrir, se relajan porque ya no notan el paso del humo y relajan su capacidad pulmonar. Vamos recuperando el olfato y el gusto y además nuestro organismo empieza a eliminar las sustancias nocivas. Esto hará que respiremos mucho mejor, además de que los pulmones comenzarán a eliminar la suciedad contenida a causa del tabaquismo.

 EFECTOS EMOCIONALES

Si conseguimos dejar de fumar, con el paso del tiempo pensaremos que hemos logrado algo que previamente nos hemos propuesto y ello nos habrá ayudado a alcanzar una meta. Sentiremos una gran sensación de felicidad y de satisfacción por haber logrado nuestro propósito.

Tal y como ocurre en los efectos sobre nuestra salud, también existirán aspectos negativos en los primeros momentos y nuestro éxito dependerá de si somos capaces de superarlos. Al principio nos sentiremos más irritables y con gran ansiedad. Como hemos dicho, dejándolos atrás, lo conseguiremos

Por tanto, como sucede en cualquier aspecto de nuestra vida, un cambio supone un proceso y mucho esfuerzo. Al igual que ocurre en cualquier entrenamiento, hemos de ser conscientes de que prácticamente la totalidad del éxito depende de nuestra fuerza de voluntad y si pasamos los primeros días poco a poco veremos cambios significativos que nos motivarán para seguir adelante.

A la larga, los aspectos favorables que conlleva dejar de fumar son incalculables y nuestra salud no tiene precio. Debemos ser fuertes y dejarnos ayudar y aconsejar por personas que han podido pasar por situaciones similares porque si no abandonaremos en el intento y no habrá servido de nada todo nuestro esfuerzo.

 

Luchemos por una vida saludable, intentando realizar ejercicio periódicamente y apartar todas aquellas prácticas que resultan negativas para nuestro organismo.