Usted se encuentra en: »

Teléfono móvil, el riesgo del abuso

Teléfono móvil, el riesgo del abuso

Hay más de 4 mil millones de usuarios de teléfonos celulares en todo el mundo, cuatro   personas de cada seis que viven en este planeta son dueños de un teléfono celular, suscribió un plan de teléfono, o viven con alguien que posee un teléfono móvil. La masiva utilización de los teléfonos móviles trae al primer plano  los temas  relacionados  con este  dispositivo, y los peligros para la salud humana que conllevan.

Todos los teléfonos móviles, cuando se encienden, emiten radiación electromagnética en forma de microondas de radio frecuencia. Este es el tipo de radiación de los teléfonos celulares, y puede ser absorbida por el tejido humano (con mayor frecuencia en la cabeza, como consecuencia de colocar el teléfono junto al oído mientras se habla). Varios estudios epidemiológicos y experimentales han asociado el uso prolongado del teléfono celular  con  trastornos del sueño, problemas cognitivos, dolores de cabeza, estrés, tumores cerebrales y cáncer.

En el Consumer Electronics Show 2010, que se celebro en Las Vegas, una compañía llamada Pong ,ha anunciado la disponibilidad de una tecnología ,  que  dice reducir la exposición de los usuarios a la radiación del teléfono móvil en un 60%. Hasta que esta tecnología u otras similares estén lo suficientemente introducidas entre los fabricantes de estos dispositivos, deberemos  tomar ciertas medidas de precaución para protegernos de los peligros del teléfono celular, algunas de ellas las vamos a recordar aquí.

Manten tu teléfono móvil lo mas lejos de tu cuerpo.La mayor exposición a la radiación del teléfono celular ocurre cuando esta a 6 pulgadas o menos de cualquier parte de nuestro cuerpo.

Utiliza  mas los SMS, habla menos. Haz sólo las llamadas más importantes o haz la  menor cantidad de llamadas en tu teléfono, y transmite tus mensajes a través de SMS.

Utiliza auriculares o la función de altavoz. La radiación del teléfono móvil es emitida directamente desde la antena del mismo. El uso de un auricular asegura que el teléfono celular se encuentre lejos de tu cabeza, que puede absorber la radiación EMF.

Usa tu teléfono fijo.Es definitivamente más seguro la línea de tierra que en un teléfono móvil, ya que esto disminuye su exposición a la radiación.

Apaga tu teléfono celular mientras se está cargando.No sólo vas a cargar el teléfono  más rápidamente, sino que también vas a reducir la emisión de radiación  en tu casa u oficina.

Intenta  usar  teléfonos que han sido certificados  para emitir la menor cantidad de radiación posible, mira las etiquetas del fabricante y asegurate que tiene un nivel de SAR bajo ( Specific Absorption Rate).

Hay que procurar mantener el teléfono móvil alejado de los niños.Los cráneos de los niños son más delgados y sus cerebros son menos densos que los cerebros adultos, las señales de radiofrecuencia pueden penetrar más profundamente en el cerebro de un niño que en un adulto.

Debemos mostrar una mayor preocupación por los niños, debido a que la exposición a lo largo de su vida será mucho mayor. Hoy en día,  en el mundo desarrollado, hasta siete de cada diez niños  entre 12 y 17 años tienen un teléfono móvil, y la mitad de ellos lo usan a diario, esto sin duda nos da idea de la magnitud del problema.

Sobre todo intenta, que las llamadas que realices sean lo mas breves posibles, una llamada de mas de dos minutos puede producir cambios en la actividad eléctrica cerebral.

Espera hasta que la conexión se realice completamente:Si tu estás utilizando tu  teléfono móvil con el auricular, espera a que la llamada se conecte antes de colocarlo en tu oreja.

Evitaremos utilizarlos en espacios cerrados(sobretodo lugares con paredes con mucho metal): La protección del metal también actúa como una jaula que atrapa la radiación y la refleja de vuelta al usuario.

Con todo esto no pretendemos o queremos, dejar de utilizar nuestros teléfonos móviles, algo que seria imposible en los tiempos que corren, simplemente queremos poder utilizarlos de la forma mas segura, y sin duda la información, es nuestro mejor aliado en estos casos.