Usted se encuentra en: »

Los comienzos del Método Pilates

El señor Joseph Pilates empezó a desarrollar su sistema de ejercicio en Alemania, a principios del siglo XX. Aquejado de asma y raquitismo en la infancia, el método surgió con la idea de fortalecer su débil organismo enfermo. Lo llamó <<el arte de la contrología>>, con el propósito de enfocar el uso de la mente para dominar los músculos.

Fue encarcelado durante la primera guerra mundial y aprovechó para enseñar a los demás reclusos su método, lo que les salvo de la epidemia mortal de gripe de 1918.

Ya al final de la guerra prestó sus servicios como camillero en un hospital de la isla de Man, donde empezó a trabajar con pacientes con incapacidad ambulatoria. Instaló muelles a las camas para que pudieran apoyar sus maltrechas extremidades mientras hacían los ejercicios, y los médicos pronto reconocieron que su rehabilitación era muy eficaz y rápida. Estos ejercicios con muelles se convirtieron en la base del aparato llamado “ cadillac” que diseñaría más tarde para ser utilizado conjuntamente con los de la colchoneta.

Joseph fundó el primer Pilates Studio en Nueva York, tras emigrar a Estados Unidos en 1926. Dicho método fue utilizado por muchos bailarines y actores.

Escribiría su primer libro en 1945, Return to Life (volver a la vida), un libro que personaliza la genuina naturaleza de su método de musculación equilibrada. Con un esfuerzo concentrado y creativo, revitalizas tu estado físico a través del movimiento, y tu mente a través del pensamiento consciente.

El interés del método reside en que cuando comprendes el núcleo de su filosofía, sus movimientos pueden traducirse a cualquier formato. Cada ejercicio es un movimiento importante por sí mismo y se puede utilizar como una forma de estirarse y moverse correctamente a lo largo del día, aunque no es un sistema de ejercicio físico limitado.

Mucha gente usa la esencia de los ejercicios para fomentar su rendimiento en otras actividades, los atletas por ejemplo.

El método Pilates te cambia la manera de afrontar la vida personal y la forma en la que te relacionas con tu cuerpo. Te llegas a sorprender cómo crece el poder para controlar nuestro propio bienestar. Se empieza a tomar consciencia del cuerpo como una parte integral de la mente creativa. Todos nacemos con ese poder y no podemos desperdiciarlo, basta con aprender a dominarlo y utilizarlo en beneficio propio. Invertirás lo que obtengas, así de sencillo.

Por último, con el poder mental verás tus metas con mayor claridad, lo único que deberás hacer será trabajar para alcanzarlas. Con SPORT PILATES tienes la herramienta que te ayudará a lo largo del camino, y además de obtener la dedicación a ti mismo, podrás transmitir esto mismo a tus clientes siendo un profesor preparado a nivel básico en Sport Pilates.