Usted se encuentra en: »

Las Lesiones Más Frecuentes En El Mundo Del Deporte

Las lesiones deportivas son las más temidas por todo aquel que practica algún deporte o actividad física. Algunas ocurren de forma accidental, otras, pueden ser por un mal entrenamiento o falta de ejecución en el ejercicio, también por otros factores como un mal equipo o por falta de una buena condición física.

La medicina deportiva es aquella rama del deporte que estudia los efectos del ejercicio en el organismo humano. Esta clase de medicina se centra en el tipo de lesión, en los efectos y en las consecuencias de la misma.

LAS LESIONES MÁS FRECUENTES.

Las 8 lesiones deportivas más comunes son;

  • Lesiones en la rodilla
  • Hinchazón muscular
  • Fracturas
  • Dislocaciones
  • Lesiones en el tendón de Aquiles
  • Esguinces
  • Torceduras de ligamento
  • Rotura de ligamentos: es una lesión habitual en deportistas profesionales, especialmente en los deportes donde hay que correr, parar, saltar y cambiar de dirección con frecuencia, como en el fútbol por ejemplo.

Veamos brevemente cada una de ellas;

  1. LESIONES EN LA RODILLA.

Dentro de las lesiones de rodilla más comunes cabe destacar, la artrosis, en esta lesión, los cartílagos de la rodilla se desgastan por la actividad física. Este desgaste provoca inflamación Y mucho dolor.

 

 

  1. HINCHAZON MUSCULAR.

El hinchazón del musculo suele relacionarse con tensión, sobrecarga o lesión muscular debido a un sobresfuerzo en la actividad física. El dolor muscular tiende a localizarse en sectores específicos normalmente apareciendo después de la actividad en forma de tendinitis y tiene diversos tratamientos, como frio local, antiinflamatorios o reposo.

 

  1. FRACTURAS.

También grietas o rotura totales o parciales del tejido oseo,provocadas por golpes directos  que pueden causar inflamación y sangrado.

 

  1. DISLOCACIONES.

Las dislocaciones o luxaciones son lesiones en las propias articulaciones que arrancan los extremos de los huesos y los sacan de su posición inicial. La causa suele ser un golpe o una caída fuerte y de impacto, normalmente se pueden producir dislocaciones en el codo, hombro, cadera, rodillas o tobillos, siendo estos los más frecuentes.

 

  1. LESIONES EN EL TENDON DE AQUILES.

Siendo este el más importante del cuerpo humano, cuando el tendón de Aquiles se rompe lo hace de forma completa y además brusca. Normalmente es que el paciente, casi siempre deportista, note un dolor muy agudo y fuerte en la zona, con la sensación de pinchazos o de haberle pegado una patada. A partir de ahí es muy difícil incluso caminar o mediar un paso.

 

  1. ESGUINCES.

Esta lesión se da cuando uno o varios ligamentos de rodilla han sufrido un exceso estiramiento debido normalmente a un retorcimiento.

 

  1. TORCEDURAS Y ROTURAS DE LIGAMENTO.

Los ligamentos pueden torcerse o pueden romperse, es sin duda una de las lesiones más preocupantes y frecuentes en los deportistas.

La articulación del tobillo une pantorrilla y pie.

Existen tres tipos de roturas de ligamento;

-        Los colaterales de articulación del tobillo, sobretodo el externo.

-        La rotura del ligamento de la articulación denominada pulgar del esquiador.

-        Las más escuchada, ligamento cruzado de rodilla.

 

Estas son algunas de las lesiones más frecuentes que podemos tener en el deporte, no obstante hay muchas otras menos normales o poco comunes en la práctica deportiva.

El calentamiento antes del ejercicio, será una fase importante para preparar el musculo y evitar esta clase de lesiones, además los posteriores estiramientos de forma adecuada.

Hoy en día existen numerosos tratamientos para recuperarse de una lesión de forma rápida, siendo la electro estimulación muy utilizada para casos de rehabilitación de la que ya hablamos en artículos anteriores.

Pero además de esto, existe un gran avance en otros tratamientos, como los parches con medicamento de alivio directo en la zona del dolor. Son un gran adelanto para recuperarse pronto de la lesión.

No obstante las recuperaciones de una lesión son lentas y por tanto no es necesario que desesperemos, lo recomendable sería una vuelta gradual al movimiento deseado.

El ritmo debe ser lento y suave para recuperarnos de forma adecuada y además para evitar una fuerte y posterior recaída. Además de esto, recordemos que la presencia del entrenador personal siempre nos será de utilidad para tratar de evitar estas lesiones y hacer funcionar nuestro cuerpo de forma correcta.