Usted se encuentra en: »

El Triangulo Básico del Desayuno

Ya sabes que el desayuno es una de las comidas más importantes del día, pues hace que nuestro metabolismo empiece a ponerse en marcha, después de una larga noche de descanso.

A veces, la falta de tiempo nos lleva a salir de casa con lo primero que cogemos, una barrita, un yogur, un café rápido o un zumo, de esta manera, lo que hacemos es no estar en condiciones para empezar el día con fuerzas y energías, rendir menos y tener más hambre en poco tiempo.

Veamos los alimentos que no pueden faltar en tu desayuno;

1. Fruta;

La fruta no debe faltar en tu dieta, esta te aportará gran dosis de vitalidad y será una importante fuente de energía para todo el día.  Son ricas en carbohidratos sanos y sencillos como puede ser la glucosa, además se constituyen por potentes antioxidantes y múltiples vitaminas importantes. (Vitamina a, b, c…)

2. Hidratos de carbono

Puedes tomar pan normal o pan multi cereal, ricos en fibra. Estos, conllevan un tipo de harina distinto, menos molida, lo que dará lugar a un hidrato de carbono de absorción lento.

Si  prefieres cereales, escoge los integrales que no lleven azúcar ni grasa añadida, exclusivamente la natural del cereal.

Los hidratos de carbono, son esenciales para comenzar el día, es lo que te aporta toda la energía necesaria y que irás quemando a lo largo del día, por ello, es recomendable tomarlos por la mañana y hasta la hora de comer.

3. Algo de proteína

Las proteínas son otro de los nutrientes esenciales, con ella, dotaremos al musculo de la energía suficiente. Lo podemos encontrar en la leche, pero también en el jamón serrano o lonchas de pavo, queso y yogures, en general en todos los lácteos. Es recomendable comer huevo, pero no más de dos a la semana. 

Otras recomendaciones.

Estos tres nutrientes esenciales, son lo que se conoce como triángulo del desayuno, son lo más importante para empezar el día de una forma sana y completa.

A esto, puedes añadirle frutos secos como unas almendras o unas nueces.

Si además, no puedes evitar tomar algo dulce, puedes añadir al desayuno un poco de mermelada o unas gotas de miel. Si escoges la mermelada utiliza una que lleve poca pectina y poca azúcar, estas de normal, también se elaboran con miel.

Cuidado con la bollería industrial, que suele ser riquísima al gusto de cualquier persona y una bomba de calorías y colesterol. Puedes preparar en casa vuestras propias galletas, bizcochos o madalenas naturales y con ingredientes más sanos que los industriales y procesados.

Recuerda, que siempre estas recomendaciones deben de ir unidas a un buen trabajo físico diario que puede ir elaborado por un entrenador personal o por un profesional del Fitness, que te realice un seguimiento diario, de esta manera, estarás más motivado y te será más fácil conseguir tus propósitos.